viernes, 4 de marzo de 2005

Una buena decisión del Gobierno, ¡por fin!

Casi un año ha tardado Zapatero y su Gobierno en tomar una decisión que sea de mi agrado. Pero por fin ha llegado. Se trata de la Ley de Prevención del Tabaquismo, y las correspondientes sanciones para quienes la incumplan.

Creo en la libertad. Por lo tanto, los fumadores deben ser libres para fumar. Pero los no fumadores deben ser igualmente libres para no padecer los efectos de los fumadores. Es absolutamente cierta la frase de que "el límite de la libertad individual es la libertad de los demás".

El fumador no puede obligar, por ejemplo, en un centro de trabajo, en un restaurante o en un parque, a un no fumador a que respire el humo de su cigarrillo. Ello viola la libertad del no fumador.

Por lo tanto, bienvenida sea una ley que protege los derechos de las personas a no padecer imposición de otras personas. ¡Por fin!

5 comentarios:

  1. Al final va a ser verdad que todos llevamos un dictador en nuestro espíritu...
    En un restaurante nadie te obliga entrar, nadie te obliga a trabajar en una empresa, lo del parque pase, porque es un espacio público, pero por ese razonamiento, ¿Qué hacemos con el humo de los coches, los animales y niños incontrolados?... En los pueblos abandonados la vivienda está a buen precio y allí nadie fuma.

    Por cierto, yo no fumo y trabajo entre fumadores; creo que con sentido común, respeto y educación se arreglan mejor las cosas que con leyes hiperreguladoras hasta el absurdo.

    Un saludo, Drosophyllum

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo. Yo ni fumo ni dejo fumar en mi casa, pero por que es mi casa. Son los dueños, de la casa, de la empresa o del restaurante los que deben decidir

    ResponderEliminar
  3. Estoy con el anónimo y Hare. Porque el día que decidamos que no tenemos por qué aguantar que la gente vista con colores chillones porque nos molesta a los ojos, ¿habremos de pedir que todo el mundo vaya de negro?

    Lo que tiene narices es que se vea bien prohibir que se fume... en en parque, es decir, al aire libre. Y en espacios cerrados lo lógico es permitir que sea el dueño quien elija, que lo indique con un cartelito, y que los no fumadores sean libres de que no les molesten con el humo... yendo a otro local que no permita fumar.

    Y no, tú no crees en la libertad, ni que los fumadores tengan derecho a fumar, si a continuación decretas que debe limitarse ese derecho salvo en su propia casa. Pues si crees que eres todo un amante de la libertad por que crees que la gente puede hacer lo que quiera *en su casa*. buen amante de la libertad estás tu hecho: esa libertad se da por hecha, salvo cuando se es un totalitario. Un amante de la libertad no necesita decirlo, porque "va en el cargo".

    ResponderEliminar
  4. Gracias por las participaciones. Sí, creo en la libertad, pero no entiendo la razón por la cual el consumo de una droga (el tabaco es legal, pero droga al fin al cabo, aunque legal; aunque la mona se vista de seda, en mona se queda) ha de interferir en el normal desarrollo, económico y social, de una sociedad. En ese sentido vale la pena mencionar que el país hasta donde yo sé más liberal del mundo, Estados Unidos, impone innumerables restricciones al consumo del tabaco cuando hay presentes otras personas.

    ResponderEliminar
  5. El país más liberal del mundo, pero no al 100%, entre otras cosas por estas limitaciones a la libertad individual, y no sólo de los fumadores sino tambien de los propietarios que no pueden elegir dejar fumar en sus establecimientos aunque quieran.

    Por otro lado, la equiparación entre tabaco y resto de drogas es:

    - 1/ desconocer que la teoría liberal propugna la libertad de consumo y de compraventa de drogas. No entra en el terreno moral, y muchos liberales estamos en contra de las drogas, pero también de que se prohiba por ley; la ley no debe regular la moral.

    - 2/ hacer demagogia: porque no es lo mismo los efectos socioeconómicos de las drogas tradicionales (que yo sepa, nadie atraca bancos para pagarse un paquete de malboro) que del tabaco. Ni el tabaco provoca las alteraciones de conducta y estados psíquicos que provocan las drogas. ¿Acaso has visto alguna vez tener un accidente de coche por estar conduciendo bajo los efectos de la nicotina? ¿o maltratar y pegar a mujer e hijos cuando se llega de la calle habiendo fumado?

    en serio, menos demagogia.

    ResponderEliminar