miércoles, 2 de marzo de 2005

¿Hay esperanza para España?

Dos textos me impresionaron hace poco en el mundillo de los blogs liberales, en relación al tema de la unidad de España, o más bien de su ruptura.

Uno fue el soberbio artículo de Luis I. Gómez, publicado en su blog, titulado "Adiós, España". En dicho escrito frases como "Se nos va de las manos", "Mi sentido común me dice que España se rompe" y "Y mi corazón empieza a despedirse" sentí que me taladraban los ojos.

El otro texto que me impresionó fue un comentario de Kasulibes (por cierto, recomiendo la lectura de su blog) en este mismo blog, en el que escribió: "Pero la verdad, el suicidio de una nación, inducido por su presidente, es algo que no se produce todos los días, algo que deja perplejo a cualquier espectador." Esa frase, "el suicidio de una nación", realmente me impactó.

He estado pensando en lo leído. Y en algunas otras cosas relacionadas. Me preguntaba: ¿Dónde está la sociedad española? No me refiero a los políticos, los militares, los empresarios, los curas o la prensa. Cada cual de esos grupos tiene su espacio, y creo que lo llena bien. Me refiero a los españoles de a pie. ¿Dónde están? ¿Por qué no salen a la calle a manifestarse ante el desguace de España? ¿No ven que el Presidente de España se está aliando con un declarado separatista catalán (Carod) a la vez que desprecia a un ardiente defensor de España (Rajoy)? ¿No ven que los socialistas vascos van camino de meterse en el mismo saco con los independentistas vascos, dando la espalda a los vascos que se sienten españoles?

¿Acaso la sociedad española está tan anestesiada por los políticos que gobiernan y por la prensa que gobierna también que ya no siente el dolor de lo que se avecina? ¿Es posible que la sociedad española está ya cansada de tantas demandas nacionalistas en Cataluña y el País Vasco durante tantos años que ya casi prefiera "que se vayan"? ¿Puede ser que después del apoyo del Gobierno del PP a Estados Unidos en la guerra contra Iraq la sociedad española prefiere estúpidamente llevar la contraria a ese PP en todo, aunque lo que defiendan Rajoy y los suyos sea lo correcto?

¿Hay esperanza para una sociedad así? ¿Acaso la sociedad española no se está condenando a sí misma al fracaso total?

Las respuestas creo que son estás: Sí. No. Aún hay esperanza para España. España no está condenada a romperse.

¿Por qué, después de haber expuesto tan negro panorama, aunque sea en forma de preguntas, llego a la conclusión teóricamente contraria? Porque, a a pesar de todo (y es mucho que lamentar) nada, absolutamente nada, está perdido.

Debemos recordar que se gobierna no desde la palabrería gratuita, no desde los gestos más o menos teatrales, no desde el "talante" coyuntural, no desde las actitudes acomodadas a las circunstancias. Todo eso puede ser interesante de analizar (lo es), incluso sintomático de por donde pueden ir las cosas (posible, incluso probable), pero no es determinante. Se gobierna única y exclusivamente desde el Congreso y el Senado, ganando votaciones conforme a la legislación vigente, y publicando esas tomas de decisiones en el Boletín Oficial del Estado. Esa es la realidad.

Y hasta ahora esa realidad lo que nos demuestra es que, en la línea de la ruptura de España, no ha habido nada. De echo, lo que ha pasado en la práctica ha sido exactamente lo contrario, ya que el Plan Ibarretxe sufrió una fuerte derrota en el Congreso.

Para que España estuviera a punto de romperse, serían necesarias reformas estatutarias inconstitucionales avaladas por el Congreso de los Diputados. Para que España tal y como la conocemos actualmente estuviera a punto de desaparecer, tendríamos que estar hablando de una reforma de la Constitución Española que afectara a su base misma.

Y para que lo anterior ocurriera tienen que pasar primero muchas cosas. Una de ellas, por ejemplo, que el Partido Popular claudique en la defensa de España, cosa que no creo que suceda. Otra más, y de la que no hablamos mucho, que la parte del PSOE que cree en España (y es bastante grande, como lo ha demostrado, sin ir más lejos, el mismo Felipe González) ceda ante los que no les importa su participación, y no creo que tampoco suceda.

No confío en el actual PSOE. Desconfío totalmente de Zapatero. Pero tengo la esperanza puesta en esa parte del PSOE que se sienten españoles, y están dispuestos a defender esa idea; aunque lamentablemente no puedo poner nombre a un líder de esa parte (tal vez pudiera ser Felipe González). Y también mi esperanza reposa en un PP que hasta ahora tiene clara la idea de España y de la Constitución Española; liderado por un hombre, Mariano Rajoy, que tiene los pensamientos bien asentados e inteligencia sobrada.

La hora de la verdad se planteará, si es que se quiere romper España, cuando esa idea se plasme en un texto escrito como proyecto legal, sea cual sea su denominación (como sucedió con el Plan Ibarretxe), y ese texto cuente con apoyos suficientes para ser aprobado. Si eso sucede, incluso puede ser que antes que se rompa España, quien se divida en pedazos sea el partido gobernante, el PSOE.

Mientras tanto, a pesar de todo, a pesar de la triste decisión de la mayoría de los electores españoles el 14 de marzo del 2004, a pesar del lamentable partido político que gobierna España, a pesar de la deficiente e incapaz persona que preside España, a pesar, repito, de todo eso y de más, creo que hay esperanza.

Sí, la hay. Hay esperanza para España. Estoy seguro de ello.

6 comentarios:

  1. Ahondando en tu acertado diagnóstico: estoy convencido de que cualquier paso "efectivo" en dirección "ruptura del país" supondría un paso en dirección "ruptura del PSOE". La duda está en el oren de factores. Un PSOE roto tras un cambio "centrífugo" de la constitución no ayuda a nadie. Un debate con amenaza de cisma dentro del PSOE, ante la posibilidad de tal paso centrífugo sí sería efectivo y disuasorio.

    ResponderEliminar
  2. La idea es tener esperanza, tener fe en las personas y en sus actos, pero hay veces que se confunden deseos con realidad. Y, este es tu caso, José. ¡Ojo!, que pienso como tú, pero no veo un futuro tan "idílico", desgraciadamente. Escribía en un artículo sobre el día después del referéndum que este es un país de borregos y, cada día que pasa, me reafirmo en esta convicción. La que llevan preparando los nacionalsocialistas desde hace 11 meses ¡y la gente tan pancha!. Esto lo llega a hacer el PP...y Guerra Civil de nuevo. Por eso, mís críticas se dirigen ahora, no al PSOE, sino al PPa y, en especial, a Mariano Rajoy. ¿Qué cóño hace?. O no hace, más bien. ¿A qué espera?. ¿A que esté todo perdido?. Mal camino lleva si es así porque, sin lugar a dudas, no caminaríamos juntos.
    PD: Enrique de Diego acaba de publicar un nuevo libro ("El suicidio de España", Ed. Libros Libres) en el que utiliza las palabras de Luis y Kasú (seguramente ellos las "habrán tomado" de él), libro que ya he comprado y espero que me llegue a casa pronto. Ya que estoy con libros, y se acerca el aniversario del 11-M, me lanzo a recomendaros la lectura de un librito del mismo autor y misma editorial titulado "Días de infamia. Del 11-M al 14-M", que publicó el año pasado (y que compré y leí con delectación) y en el que trata todo lo acontecido en esos lamentables días y añade unos breves ensayos sobre el Islam y el antiamericanismo rampante y ramplón. Excelente. El mejor que he leído sobre el tema (al que añadiría "La obsesión antiamericana" de Jean-François Revel). Perdón por la extensión, es que me "enciendo" con estos temas...

    ResponderEliminar
  3. Luis, yo creo que cuando a los gobernantes actuales del PSOE se les ocurriera plasmar por escrito (o tomar posición a favor) un texto legal que de salir victorioso llevara a la ruptura de España, dentro del PSOE se abriría un debate que podría llevar a la división; y eso sería aprovechado por el PP para obligar a elecciones anticipadas, las cuales ganaría. Recordemos que España no perdona las divisiones internas (casos de UCD y Coalición Popular). Y hay que añadir que para la reforma de la Constitución es necesario el acuerdo del PP, porque se necesita 3/5 o, como mínimo, 2/3. Que el clima esta raro, está raro, muy raro; pero aún hay lugar para la esperanza.

    Díaz de Vivar, discrepo de tu visión. ¿Qué crees que deberían hacer Rajoy y el PP? Porque no hay ningún proyecto de texto legal que cuestione la unidad de España, como he dicho. Por lo tanto, lo único que pueden hacer es oposición pura y dura, denunciando las contradicciones del Gobierno. Y si el Gobierno llega a poner en peligro a España, entonces habrá lugar para sacar la gente a la calle, para pedir la dimisión de Zapatero, para exigir elecciones anticipadas, etc. Pero mientras tanto, hacer eso a menos de un año de la toma de posesión de Zapatero como Presidente, y sin peligro legal por escrito, sería tildado por el PSOE de fanatismo, extremismo, etc. Hay que darle tiempo al tiempo. Muchos (yo por ejemplo) queremos a Zapatero y el PSOE fuera del Gobierno, pero si el PP y Rajoy se apresuraran lo que probablemente conseguirían es exactamente lo contrario. Hay que esperar. Estoy seguro que Zapatero en algún momento meterá la pata hasta el cuello... y entonces será el momento de ir a por él.

    Gracias a los dos por vuestra participación.

    ResponderEliminar
  4. "No existe nación moderna con más solera, y los españoles, la realidad tangible de esa nación, no consentirán que se dilapide caprichosamente su patrimonio de siglos ni el marco de su historia, el depósito de su tradición cultural, la crónica de su aventura en el mundo".

    Lo de arriba es el final de un artículo, seguro que conocido por todos, de Mariano Rajoy, en ABC creo recordar. Bien, yo creo que tenemos dos cuestiones distintas sobre las que discutir. La primera viene recogida en el post de José, y no es otra que el temor a concluir en un estado desmembrado en otros, temor afrontado con esperanza, como leo. Bueno, ante eso el PP puede hacer poco, salvo votar en contra en Congreso y Senado las propuestas que no le gusten, como una posible reforma de los estatutos sin pies ni cabeza, por ejemplo. Eso, y recurrir las decisiones que crea inconstitucionales al tribunal competente.

    Ahora bien, otra cosa muy distinta es lo que comenta Díaz de Vivar, pues me parece que tiene más que ver con el modo de hacer oposición de Rajoy. Produce un poco de risa contemplar como el PSOE desprecia hasta la saciedad los pactos ofrecidos por Rajoy y todavía continúa diciendo Zaplana que es posible hablar o negociar sobre el modelo de Estado con ZP. No es de extrañar que surjan noticias como ésta. Por ahí el PP igual que con la política de medios de comunicación: no aprenden.

    ResponderEliminar
  5. Sobre el tema de lo que puede hacer el PP, en cuanto a las reformas estatutarias, efectivamente votar en contra, y, en su caso, presentar recurso de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional. A partir de ese momento sería la hora de "montarla" en la calle y en la política, con exigencia de dimisión de Zapatero, o convocatoria de elecciones anticipadas. Pero es que, si se quiere romper España de veras, hay que cambiar la Constitución, y para eso necesitan al PP.

    Sobre el tema de la oposición que está ejerciendo el PP, yo creo que es estratégica. Pienso que está ofreciendo pactos al PSOE, para dejar claro ante la opinión pública que es el PSOE quien no quiere pactar con el PP, sino que prefiere a los separatistas. A partir de ahí llegará el momento de la oposición pura y dura.

    Sobre los movimientos dentro del PP para formar una nueva dirección en el partido, me parecen muy peligrosos. Podrían ser aprovechados por el PSOE para acusar al PP de falta de unidad. Si eso cala entre la ciudadanía, nos puede costar ver al PSOE ganar no solo unas elecciones (las pasadas), sino dos (y las próximas)... o tres (y las siguientes). Recordemos la experiencia de Alianza Popular y Coalición Popular cuando Felipe González se instaló en el poder.

    Gracias, Kasulibes, por la aportación.

    ResponderEliminar
  6. En estos momentos vivimos en una España dormida, pasiva sin estimulos.
    Cuando hablo con amigos socialistas, siempre me sorprendo de que coincidimos en las ideas,
    Risas de matrimonios homosexuales
    la sanidad igual para todos, españoles y catalanes, y quien la quiera mejor que se la pague.
    Autonomias las justas y que no nos cuesten mas dinero.
    Maragall, el tipo de los cubatas, y si le gustan porque no se los va a tomar.
    Las bodas por la Iglesia,y las comuniones, los entierros,y los bautizos con el cura.
    Y a la hora de votar, coño hay que votar PSOE.
    Yo no lo entiendo

    ResponderEliminar