martes, 7 de junio de 2011

Humala ganó en Perú, pero no podrá hacer lo que le dé la gana

Se celebró la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Perú, la cual ganó el izquierdista Ollanta Humala a la derechista Keiko Fujimori.

Lo ajustado del resultado (finalmente ha sido 51,20% para él y 48,7% para ella) hizo que no se conociera con absoluta certeza el vencedor hasta el día de ayer.

Pero el hecho de que Humala haya ganado no quiere decir que pueda hacer lo que quiera. Y ello independientemente de sus deseos. Y es que en las elecciones legislativas el resultado fue éste:

Alianza Gana Perú (Ollanta Humala), 47 diputados
Fuerza 2011 (Keiko Fujimori), 37 diputados
Perú Posible (Alejandro Toledo), 21 diputados
Alianza por el Gran Cambio (Pedro Pablo Kuczynski), 12 diputados
Solidaridad Nacional (Luis Castañeda), 9 diputados
APRA (sin candidato presidencial), 4 diputados
Total de escaños 130

Hay que tomar en cuenta que Perú Posible (Alejandro Toledo), Alianza por el Gran Cambio (Pedro Pablo Kuczynski),y Solidaridad Nacional (Luis Castañeda) son todos ellos partidos centristas, cuya división, basada más bien en personalismos, fue la que propició que ninguno de sus candidatos estuviera en la segunda vuelta (de haber estado hubiera ganado claramente a cualquiera de los dos que llegaron).

Dando por sentado que el partido de Humala contará con la oposición total del grupo de Keiko Fujimori, tendrá que apoyarse en alguno de los partidos centristas para sacar sus iniciativas adelante. Y solamente tiene dos opciones, o se apoya en el partido de Alejando Toledo o lo hace en la suma de los de Pedro Pablo Kuczynski y Luis Castañeda. Me inclino por la primera opción, ya que Toledo finalmente pidió el voto para Humala, mientras que Kuczynski lo hizo para Keiko. O sea, que Humala tendrá que hacer de la necesidad virtud, y girar hacia el centro para poder gobernar.

Algunos dicen que Ollanda Humala va a hacer en Perú lo que Hugo Chávez en Venezuela. Estoy convencido de que no. Y no es que el sujeto me merezca la menor confianza, ya que tengo a Humala por un extremista de izquierdas de la misma catadura que Chávez. Pero Perú no es Venezuela. Cuando Chávez ganó, lo hizo de forma contundente, mientras que Humala lo ha hecho por los pelos. Chávez llegó al poder en Venezuela en medio de una gravísima crisis institucional, mientras que Perú, a pesar de sus defectos, tiene un sistema institucional bastante estable. Sistema que, como he dicho, no le permitirá hacer a Humala lo que le apetezca, ya que no goza de poder suficiente en el congreso para poder hacerlo.

Por supuesto, habrá que seguir de cerca lo que pase en Perú. Humala no me merece ninguna confianza. Pero, en función de su escasa mayoría, tanto en el ejecutivo como en el legislativo, creo que optará finalmente por seguir los pasos del brasileño Lula Da Silva y no del venezolano Hugo Chávez.

2 comentarios:

  1. al final hacen lo que les da la gana, tienen el poder, peino canas y ya no me fio de ninguno sea del color que sea, aquí en Asturias la corrupción campa a sus anchas y siempre se las componen para quedar en el poder los mismos

    ResponderEliminar
  2. Lo mismo se dijo en Venezuela, que no iba a poder, que no lo iban a dejar hacer nada, y finalmente hizo todo. Humala es un izquierdista y alguien que durante el gobierno de Toledo desconocio su legitimo gobierno. Para nadie es un secreto que Humala representara lo que Correa a Ecuador y Evo a Bolivia, la extension de la Revolucion Bolivariana de Chavez, personaje que cuenta con sobrados recursos financieros para comprar todos los apoyos necesarios para que Humala arrase y haga todo lo que le provoca. Asi que Sres, a prepararse porque los que les viene es rojo rojito.

    ResponderEliminar