viernes, 10 de junio de 2011

Los "indignados" cada vez mucho más fuera de control

Los hechos del miércoles en Madrid eran un aviso y los de ayer en Valencia un aviso aún mayor. Los números son claros, unos pocos cientos de "indignados" intentan suplantar en la Comunidad Valenciana la voluntad de por lo menos casi dos millones de personas, que son los que votaron al PP y al PSOE en las recientes elecciones autonómicas valencianas. Y lo hacen violentamente, como expone el artículo de referencia, más violentamente aún que los del día anterior ante el Congreso de los Diputados, en Madrid, añado yo.

El Gobierno del PSOE, que estaba muy cómodo con esta situación antes de las elecciones, ya no lo está tanto. Se está viendo obligado a actuar, como sucedió preventivamente en Madrid, y como ha sucedido activamente en Valencia. La situación está envenenada, con un Gobierno condicionado por la época preelectoral que vive España y un PP que utiliza electoralmente la situación, actúe el Gobierno o no actúe (sí, ya sé que la política funciona así, porque así ha funcionado siempre el PSOE y los del PP no pueden ser menos si quieren ganar; ya lo he dicho siempre, la política es muy cochina).

Defiendo y defenderé las protestas pacíficas. Pero éstas ya no lo son. La violencia ejercida es más que evidente. Y, como he dicho, están fuera de control. Cada día más. O se cortan las protestas violentas de raíz, o el asunto se va a convertir en un grave problema social de impredecibles consecuencias. Como he dicho otras veces, estas cosas se sabe como empiezan, pero no como terminan.

2 comentarios:

  1. Los socialistas saben que van a perder las elecciones generales de dentro de unos meses, y esto de los indignados es un ensayo general de lo que se le viene encima al PP cuando acceda a la Moncloa y tenga que tomar medidas duras para solucionar los desmanes que han hecho los socialistas por su mala gestión durante estos últimos 8 años de gobierno nefasto en todos los sentidos.
    Yo creo que los socialistas han tirado la toalla, se han resignado a dejar el poder cuando toque, pero le van a dejar un regalito al PP que es que la extrema izquierda va a tener tomada la calle, para no dejar gobernar a los populares y asi que el gobierno de Rajoy se erosine pronto, reproduciendose lo mismo que las manifestaciones por la guerra de Irak que tan buen resultado dieron con el atentado final.
    La masonería, Rubalcaba es su nuevo candidato,no sabe gestionar bien cuando esta en el gobierno, pero lo que se le da muy bien es la conspiración para conseguirlo. Con todo esto quiero decir que para que Rubalcaba acceda al poder antes hay que perderlo.

    ResponderEliminar
  2. Las manifestaciones del "Nunca mais" y del "No a la Guerra" no desgastaron substancialmente al PP, que seguía encabezando las encuestas el día 10 de Marzo de 2004, aunque Rajoy había dilapidado parte de su ventaja inicial.

    Por eso "alguien" acudió al Plan B el 11 de Marzo, y luego hasta el 13, y eso si dio resultado. Me asusta pensar cual puede ser el Plan B la próxima vez, con Galdedo Rugalcalviva en el poder.

    ResponderEliminar