martes, 6 de diciembre de 2011

33 años de la Constitución

La Constitución, aprobada en referéndum el 6 de diciembre de 1978, fue buena en aquel día, pero hoy necesita una urgente reforma. Por aquel entonces la defendí con auténtico entusiasmo, porque creía y sigo pensando que probablemente era la única posibilidad de pasar de la dictadura franquista a una democracia que, aunque limitada, le permitía al pueblo expresar su voluntad de Gobierno. Pero poco a poco ese entusiasmo se ha ido enfriando, porque veo que en muchos casos los partidos han ido asumiendo cada vez más poder, retirándoselo a los ciudadanos. Es por ello que hay determinadas reformas que deberían encararse lo más pronto posible, como por ejemplo la elección directa del Presidente de Gobierno, el cuestionamiento de la Monarquía o el llamado Estado de las Autonomías. Es hora de que se le dé el poder de decisión directa al ciudadano, que debe ser considerado políticamente mayor de edad en lugar de tutelado por unos políticos que son los que toman las decisiones en su nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario