martes, 13 de diciembre de 2011

El rey le niega a su yerno la presunción de inocencia

Este hombre debe estar aterrorizado para hacer lo que ha hecho. Una cosa son opiniones, como las de la prensa o los bloggers, y algo muy diferente un comunicado público en el que se le juzga (La Casa del Rey no considera ejemplar el comportamiento del duque de Palma) y condena (No volverá a participar en ningún acto de la Familia Real por el momento). Si bien podían haberle apartado silenciosamente de la agenda, lo lógico hubiera sido esperar para emitir un comunicado así a que fuera condenado por la justicia; o a que se abriera juicio contra él; o al menos a que se le imputara.

Pero está claro que las encuestas de opinión, que muestran que los españoles poco a poco (muy poco a poco según mi opinión) van abriendo los ojos en lo que respecta a los oscuros manejos económicos del rey y sus allegados, han decantado la balanza para que el rey haya puesto el dedo pulgar hacia abajo en lo que a su yerno respecta.

Algunas de las preguntas que me hago son éstas: ¿Por qué el rey ha tomado semejante decisión si no tiene nada que ocultar? ¿Si todo lo que él hace es legal que importancia tiene lo que haga su yerno? ¿Acaso teme que este asunto de Urdangarin sirva para que la opinión pública tome conciencia de los oscuros negocios en los que él esté implicado y por eso quiere marcar distancias de forma exagerada?

El problema es que cosas así (y más graves) ya se venían mencionando desde hace mucho en determinada prensa menor (los diarios de tirada mayor siguen con su pacto de silencio) y algunos libros. Pero ahora la cosa ha saltado a nivel judicial. Y Juan Carlos ve peligro para él y su hijo (que son las dos únicas personas que realmente le interesan en el mundo).

Algo muy gordo se cuece en el Palacio de la Zarzuela, con Juan Carlos de Borbón como cocinero.

1 comentario:

  1. lo tuyo es grave, si el Rey hace una cosa que tú haces está mal.... ¿por qué? no queda claro en el artículo

    ResponderEliminar