martes, 20 de diciembre de 2011

Hechos son amores y no buenas razones

He seguido la sesión de investidura de Rajoy con poco interés (más bien ninguno). Quitando alguna que otra sorpresilla en la votación (CiU ha votado en contra cuando se esperaba que se abstuviera, PNV se ha abstenido cuando se esperaba que votara en contra) todo según lo previsto.

Rajoy ya es Presidente; a partir de ahora habrá que ver que medidas toma y que efecto tienen, y juzgarle por ello. Las palabras se las lleva el viento, y así será con todas las que se han pronunciado en la sesión de investidura. Lo que quedarán son los hechos, que deberán producirse a partir de este momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario