domingo, 18 de diciembre de 2011

Nunca he entendido las restricciones de horario

Por fin una comunidad autónoma se atreve a dar libertad completa de horarios. Nunca he entendido que en una sociedad moderna, al menos teóricamente, como la española se obligue a las personas a cerrar su negocio en un determinado horario. Aquí en Estados Unidos esto es un tema completamente asumido, y hay pequeños negocios que abren en determinados horarios y hay grandes superficies que están abiertas las 24 horas al día los 365 días al año. Y no hay ningún problema.

La restricción de horarios me recuerda la época franquista, cuando la Guardia Civil multaba a los que abrían los domingos.

Ya va siendo hora de que no solamente en Madrid, sino en toda España se le permita a la gente que abra su negocio cuando le apetezca. Una cuestión de libertad.

13 comentarios:

  1. La cuestión es en qué medida los trabajadores de esos comercios verán restringidos sus derechos laborales por esa ampliación de horarios. No solo los del mediano comercio, sino los de las grandes superficies. Una ampliación de ese tipo sin la correspondiente vigilancia para que se respete la libertad de los trabajadores es una excusa, sin más, para el abuso laboral.

    ResponderEliminar
  2. Y cuando nos daremos cuenta de que los derechos de los trabajadores los deben defender los trabajadores y no papa estado. Si alguien trabaja 10 horas o 12 es porque le conviene económicamente no porque le pongan una pistola en la cabeza. Lo que el estado intervencionista provoca con su acción es precisamente llevarnos a un paro terrible que elimina opciones a los trabajadores para decir no y aceptar mejores condiciones en otro lado.

    ResponderEliminar
  3. No. No es cierto que quien trabaja 10 o 12 horas es porque le conviene económicamente. Tampoco es porque le pongan una pistola en la cabeza. No siempre. Y el problema es que tomar decisiones desde arriba que pueden generar abusos sobre las personas, sin tomar las pertinentes medidas para evitarlos, es hacer mala política. Es beneficiar a algunos y perjudicar a otros. Eso no tiene nada que ver con la libertad ni cpn el libre mercado.

    ResponderEliminar
  4. para anonimo 1º: lo que se aprobo fue la libertad de horarios comerciales, no la ampliacion de horas de trabajo semanal. si los negocios aumentan las horas de apertura, necesitaran mas empleados. y los que quieran competir, los pequeños, tambien tendran que contratar. a ver si esta vez no la cagan los sindicatos.

    ResponderEliminar
  5. Pero esa es una argumentación falaz. Si se aprueba la libertad de horarios comerciales y no se regulan, a la par, las condiciones laborales de los dependientes, eso de que si los negocios aumentan las horas, necesitarán más empleados, puede ser así, pero puede ser también que no necesitarán más empleados, porque harán trabajar más a los que ya tienen (por lo mismo). Tú dirás que eso es presumir mala fe. Cierto. Pero todo esto viene a cuento, simplemente, de recordar que esa libertad de apertura no es una libertad, como casi ninguna, cuya consecuencia sea, sin más, ella misma.

    ResponderEliminar
  6. Osea que el que trabaja 10 o 12 horas no es porque le conviene económicamente. ¿Entonces porqué?
    Lo mejor según parece es ser sujeto pasivo esperando que el estado te garantice sueldo, horario y condiciones. A lo cual el empresario podrá decir... no me compensa... lo cual nos lleva a... España.

    ResponderEliminar
  7. Esa libertad completa de horario (24/7, que dicen por aquí) ya existe en Estados Unidos (al menos en Arizona, Florida y Texas, estados que conozco personalmente) y no se abusa laboralmente de nadie. Simplemente cuando alguien solicita un trabajo, se le proponen unas condiciones, y si quiere las acepta y si no no. Y por arriba de las 40 horas semanales nadie está obligado a trabajar, y si lo hace la ley le obligada al empresario a pagar tiempo y medio. Es todo. Y la cosa funciona.

    Es más, en España que yo sepa ya hay negocios que abren las 24 horas y otros al menos los 7 días (gasolineras, restaurantes, 7-eleven, etc.) y la cosa funciona. No hay diferencia con los comercios. Bueno, sí, la hay. Habrá más oportunidades de trabajo.

    ResponderEliminar
  8. Yo me pregunto,por que la señora Aguirre liberaliza todos los sectores(includio la administracion) y cualquier ciudadano pueda realizar cuaqluier actividad los 7 dias de la semana.

    ¿por que yo no puedo ir a mi medico de cabecera,a hacienda o al ayuntamiento un fin de semana?

    ResponderEliminar
  9. Parece que algo tan sencillo como que la tienda es MIA y, por tanto, la abro cuando YO QUIERO, escapa a la inteligencia, sin duda exquisita, de los "Ingenieros sociales" de izquierdas y derechas.

    ResponderEliminar
  10. No se nos escapa a los ingenieros. Lo que pasa es que los ingenieros sabemos que las cosas no son solo eso: mi tienda es mía, pero no solo mis posibles empleados ya no son míos, sino que el contexto social y económico en que tengo mi tienda, del que yo me beneficio y al que afecto con mi actividad, no lo rijo yo. La libre competencia no es libre si los demás no tienen la libertad que tengo yo para abrir cuando me dé la gana. A mí me parece bien la libertad de horarios, pero siempre y cuando, insisto, haya juego limpio por detrás.

    ResponderEliminar
  11. Pero vamos a ver, criaturas (es que algunos lo poarecen: que son demasiado jóvenes, quiero decir): ¿es que no hubo ya libertad de horarios en España entre el 85 y el 93? ¿Eh?

    ¡Por favor! Me hacen gracia esas elucubraciones y esos ejemplos lejanos. ¡Pero si el ejemplo ya está en la España misma! A ver, quizá algunos no habíais nacido o érais muy pequeños, pero yo sí recuerdo esos años, y no pasó nada malo de todo eso que decís. ¿Es que nadie puede consultar datos al respecto?

    ResponderEliminar
  12. Lo de criaturas, sobra.

    Entre el 85 y el 93 España se parecía a la España de 2011 como un huevo a una castaña. Ese tipo de comparaciones no son rigurosas, sino simplificadoras de la realidad; la falsean, por tanto, porque pretenden aislar determinadas intervenciones en la economía y sociedad de un país, sin tener en cuenta, precisamente, la situación económica y social en que se producen.

    ResponderEliminar
  13. HAY QUE ESTAR EN LA PIEL DE LOS QUE NOS TOCARA TRABAJAR LOS DOMINGOS ECT.... ¿DONDE ESTA LA CONCILIACION DE LA VIDA FAMILIAR?. HAY QUE PENSAR QUE SE TRABAJAN TARDES,SABADOS,DOMINGOS ...Y NI EL SUELDO NI LOS DIAS LIBRES (SOBRE TODO LUNES, MARTES, MIERCOLES, JUEVES Y VIERNES, COMPENSAN A LOS QUE TENEMOS UNA FAMILIA. NO SE PUEDE DEJAR DE TRABAJAR Y LLEGA A SE DURO.

    ResponderEliminar