miércoles, 10 de agosto de 2016

El futuro será del cristianismo verdadero o será un desastre

Dice Santiago Navajas en El futuro será ateo o no será: ...la religión, esa visión infantil que sustituye al nihilista punto de vista macbehtiano del cuento idiota que no significa nada por un pueril relato de mentiras y supercherías,...

Yo podría decir lo mismo del ateísmo que él defiende, pero me parece que no tiene ningún sentido caer en descalficaciones gratuitas. Simplemente diré que ese ateísmo es un enorme acto de fe en un objeto equivocado, lo que comprobarán los ateos en algún momento, en esta vida o en la futura.

Pero, además de la descalificacióin casi irracional anterior (tal vez sin el casi), Santiago Navajas hace algunas afirmaciones en su escrito que quiero destacar por aquí.

Porque si eres ateo en Estados Unidos olvídate de llegar a ser presidente. Es, con todos los defectos habidos y por haber, el primer país del mundo de únicamente dos (el otro es Israel) que fueron fundados sobre la democracia. Y desde ahí, en poco más de 200 años, se ha convertido en la única (repito, única) potencia mundial. No parece que les vaya mal a estos fanáticos creacionistas estadounidenses (y menos si los comparamos, por ejemplo, con los inteligentes ateos españoles).

Siendo la única visión del mundo que prescinde de elementos sobrenaturales y de prácticas supersticiosas, del mito y del rito, el ateísmo está vinculado tanto al pensamiento científico como a la innovación tecnológica, al humanismo filosófico y al arte vanguardista, a la democracia liberal y a la economía de mercado. Nada de lo cual, por supuesto, existe, por ejemplo, en el cristiano Estados Unidos, sino que lo tiene que importar de la atea Europa. En fin.

Estructurado siguiendo el individualismo metodológico y el materialismo ontológico, el ateísmo ha secularizado el mundo, contribuyendo a que el pack de ciencia, el arte y filosofía hayan vencido a la religión como fundamentos del pensamiento occidental, eliminando la sinrazón que constituye el núcleo fundamental de la visión religiosa del mundo. Sí, claro, y como ejemplo tenemos a la Unión Soviética, pasada, y a las presentes China y Corea del Norte (también por ejemplos, porque la lista es muchísimo más larga).

El ateísmo ilustrado, junto a sus inseparables compañeros, el materialismo, el consumismo y el individualismo ha puesto en valor el “aquí y ahora” como categorías antropológicas que han hecho palidecer, hasta convertir en espectros, tanto las delicias celestiales como los tormentos infernales. Donde estén un par de semanas en las Bahamas que se quite la eternidad de los nueve cielos del paraíso dantesco así como las huríes por siempre renovadas en los cielos islámicos. La profundidad del argumento habla por sí sola. No importa la veracidad en el tiempo de un hecho, sino el disfrute momentáneo. Colocamos ese disfrute humano momentáneo en el centro y todo lo demás puede ser negado, aunque sea completamente veraz.

Es cierto que algunos países se han declarado oficialmente ateos y han perpetrado persecuciones de índole religiosa. Pero no en cuanto ateos sino en cuanto comunistas. Siendo el comunismo una de las últimas grandes religiones monoteístas producidas en Occidente (de Karl Marx a Joseph Smith) fundamentada en una utopía de corte platónico y, en consecuencia, violenta. Supercómodo el argumento. Declaramos a las consecuencias del ateísmo una religión y lo colocamos por lo tanto en el bando opuesto al nuestro. Me quedo sin palabras.

La religión es básicamente un error acerca de cómo mirar al mundo. El fundamentalismo, un error acerca de cómo leer los libros. Resumido y ya está. Poco importan los argumentos de, por ejemplo, la existencia de Dios (no hay creación sin creador, no hay organización sin organizador, por citar solamente dos ejemplos) y de la resurrección de Jesús (que, igualmente como ejemplo, fue defendida como veraz hasta morir por ella por todos los apóstoles, los cuales no la creían hasta que vieron a Jesús resucitado). Lo que importan para Santiago Navajas no son los argumentos reales, sino la realidad filosófica.

El ateísmo, junto a sus hermanas la ciencia, la democracia y el capitalismo,... Todos los científicos son ateos, todos los demócratas son ateos, todos los defensores del capitalismo son ateos. Todos los cristianos son, por lo tanto, unos ignorantes, dictadores y anticapitalistas. Sí, ya se que Santiago Navajas no dice eso. Pero su afirmación es simplemente de una torpeza total, sobre todo cuando los principales científicos, creadores de la democracia moderna y defensores del sistema capitalista han sido cristianos (y los ateos han venido detrás, beneficiándose de los logros).

Hay mucho más en el artículo que podría ser rebatido (y, sin duda, mucho mejor de lo que yo lo he hecho aquí), pero valga como muestra un botón.

Añado que no hay idea más liberal que el cristianismo verdadero. Jesús en sus enseñanza jamás (repito, jamás) habló de obligar a nadie a creer. Habló de predicar el Evangelio y dejar que cada cual optará por creer o no creer. Que distintas ramas religiosas supuestamente cristianas hayan hecho lo contrario (obligar a creer y castigar a los que no aceptaban dicha obligación, incluso con torturas y la muerte) no cambia el mensaje original del cristianismo verdero, el enseñado por Jesús. Esos seguidores de Jesús sufrieron (y siguen sufriendo) persecución, torturas y muerte por creer y enseñar las enseñanzas de ese Jesús de fe y amor en paz y libertad.

¿Y qué hay en el otro lado del cristianismo verdadero? En Asia, pobreza, marginación, dictaduras. En Africa, auténticos espantos (unos malos y otros peores). En Europa, un Estado que se ha convertido en dios y que ha ocupado el lugar de Dios, ante quien los europeos se arrodillan sin cuestionalo.

Solamente un ejemplo de lo anterior. España. Un país a cuyos habitantes se les lleva sometiendo a un proyecto de ingeniería social desde el 2 de diciembre de 1982 (fecha en que el PSOE llegó al poder) hasta la fecha (con, tal vez, el paréntesis de los ocho años de Aznar). Cuando ya pensábamos que se había llegado al límite (es un decir, algunos somos más pesimistas y pensamos que toda situación tiene la posibilidad de empeorar) con la equiparación total del matrimonio entre personas del mismo sexo al matrimonio entre heterosexuales (adopción incluida), ahora nos encontramos con que el nuevo paso está siendo el fomento (sí, fomento) del travestismo y la transexualidad en las escuelas entre la juventud, incluso la niñez, aún en contra de la opinión de sus padres. Es solamente un ejemplo. Eso sí, de la atea (en la práctica) España. Y toda esa ingeniería social se ha hecho (y se sigue haciendo) en cuestiones que la sociedad no demandaba, pero ante las cuales esa misma sociedad ha permanecido completamente callada. Repito, en la atea España.

Europa poco a poco se va convirtiendo en un megaestado mastodóntico (ateo y pacifista. eso sí) que puede perfectamente reventar por no saber enfrentarse a sus amenazas, entre las que están una interior de los que quieren ser mantenidos por ese estado sin hacer nada y otra exterior (y a la vez interior) de la dejadez frente a los musulmanes (de dentro y de fuera).

Mientras tanto en Estados Unidos, con sus millones de defectos (no es una frase, soy consciente de ellos, porque vivo aquí), aún se salvaguardan algunas libertades individuales y aún el Estado tiene algunos límites de hasta donde puede llegar. Ese Estados Unidos donde aún los cristianos podemos decir que lo somos sin miedo a que, en el mejor de los casos, se rían en nuestra cara y, en el peor, nos persigan por ello (como en Europa en general y en España en particular, ateas ellas en la práctica).

Termino con un par de breves cuestiones, a modo de conclusión, que ya me he pasado de largo (gracias si alguien ha conseguido llegar hasta aquí).

La primera, que el ateísmo en realidad no es más que una forma de querar negar la existencia de Dios y que se reveló por medio de Jesús, para colocar al ego en su lugar y pretender que no hay nadie ante quien rendir cuentas de nuestros actos y que podemos guiarnos por nuestro libre albedrío en lugar de por las enseñanzas de Jesús. Vana ilusión. Pero sin duda la fe ciega no conoce límites.

La segunda, que el futuro llegará, de un modo o de otro. Pero ese futuro será del cristianismo verdadero o será un auténtico desastre. Me temo lo segundo. Porque si hablamos de ateísmo y de supuesto progreso, ya tenemos a Europa como ejemplo (pasos que, por desgracia, Estados Unidos va sigiendo poco a poco). Y si se sigue por ese camino sigo temiendo, y ese temor es que lo peor está por venir (a las dos orillas del Atlántico). La única esperanza que queda es que a nivel individual algunos entiendan que Dios existe y que se reveló a través de Jesús, y que a partir de ahí decidan poner a ese Jesús como Señor de sus vidas y seguir esas enseñanzas de Jesús.

14 comentarios:

  1. http://etrusk.blogspot.com.es/2008/10/la-imparable-fe-humana.html

    ResponderEliminar
  2. Me dá que todo es producto de una indigestión de navajas en mal estado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Indudablemente el artículo de Santiago Navajas está muy lejos de su línea tradicional de altísima calidad.

      Eliminar
  3. Ante la duda de cuál es el cristianismo verdadero, me quedo con un neutral escepticismo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi Iglesia cristiana, en la que tampoco creo ni sigo mucho, es la única verdadera. Si no creo en ésa, que es la verdadera, imagina creer en otras :D

      Eliminar
    2. Bueno, el cristianismo verdadero es que Jesús expresó en los Evangelios (desarrollado por las Epístolas, pero la base sigue siendo los Evangelios).

      Hay que tomarse, eso sí, el tiempo para intentar llegar a ese mensaje sin prejuicios, lo cual sin duda no es fácil.

      Eliminar
    3. Yo prefiero el cristianismo precalcedónico. Sus tradiciones y su estética me resultan muy interesantes

      Eliminar
  4. Lo cierto es que el auge de la democracia y la ciencia no se dan hasta que no se debilita al cristianismo (oh, casualidad).
    Por mucho que les duela a algunos, el cristianismo fue hacia la tolerancia a la fuerza, pataleando, quejándose y llorando.
    Cuando el cristianismo fue predominante políticamente fue tan brutal como lo es el islamismo hoy en día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, si hoy el cristianismo es diferente del islamismo es a disgusto y por haber perdido poder e importancia social.

      Eliminar
    2. srt,

      Si sustituimos la expresión "cristianismo" por "catolicismo europeo" en tu comentario estaría de acuerdo contigo.

      Pero, como he dicho en el texto, el único país fundado sobre la base de la democracia en aquel tiempo, Estados Unidos (posteriormente llegaría Israel), lo hizo por cristianos y sobre la base del cristianismo.

      Eliminar
    3. Gesualdo,

      Lo que dices tal vez es aplicable al catolicismos europeo, pero no al cristianismo estadounidense, que ha defendido con uñas y dientes la libertad y la democracia.

      De hecho, los ataques en Estados Unidos contra la libertad están viniendo de los ateos hacia los cristianos (incipientes aún en comparación con Europa).

      El día que el ateísmo imponga sus leyes (que me temo que va a llegar) se demostrará, por desgracia, el error de tu argumento y del de srt.

      Eliminar
    4. El cristianismo estadounidense, en todas sus variantes, clamó por la Libertad de pensamiento cuando se vio perseguido y atacó a las otras variantes cuando estuvo en posición de hacerlo; como todas las religiones.
      Sobre el ateísmo y sus leyes, pues... Debemos recordar el mineralismo, contra el que ya nos prevenía hace años Fernando Arrabal. Las ruedas de molino no se digieren nada bien.

      Eliminar
  5. Suelo seguir bastante al señor Navajas porque, aun sabiendo que difiero con él en muchos e importantes puntos, suele ser una persona sensata en sus exposiciones y clara en sus razonamientos, cosa que no ha logrado en este articulo que, - con todo respeto- tira de argumentos infantiloides y clichés de lo mas simplista, mezclando churras con merinas de forma más propia de un "piji-progre" del psoe o podemos que de su persona.
    Aprovechano el tema y como pequeño homenaje, con el permiso del titular del blog, les invito a ver este breve enlace a una entrevista a Don Gustavo Bueno. que seguro que Dios - si finalmente existe - tendra en su Gloria:
    https://www.youtube.com/watch?v=muGpqP_Sc7k

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como he dicho en otro comentario, indudablemente el artículo de Santiago Navajas (a quien yo también sigo y con quien estoy de acuerdo en muchas cosas, independientemente de su ateísmo) está muy lejos de su línea tradicional de altísima calidad.

      Y muchas gracias por el enlace sobre Gustavo Bueno.

      Eliminar