martes, 23 de agosto de 2016

Todo apunta a que el PSOE no se va a mover del "no" a Rajoy

Los socialistas confían en que continúe la caída libre de Podemos, que es "el principal interesado en que el PSOE se abstenga" para arrebatarles el liderazgo en la oposición y desactivarles políticamente. Esta es una de las claves que radican en la cerrazón de Pedro Sánchez. Pero la principal no es otra que la batalla por el liderazgo interno. Con la vista puesta en el 39º Congreso Federal del PSOE, que se espera para el mes de octubre o noviembre, Sánchez sabe que "quien rubrique la abstención a un Gobierno del PP no podrá seguir al frente del partido".

Así están las cosas. Dos argumentos de peso, uno externo y otro interno, como he venido diciendo.

El externo es Podemos. Los de Iglesias como es sabido están en horas bajas, y Pedro Sánchez se quiere aprovechar de eso para quitarles votos en unas cercanas elecciones. Pero sí dejaran gobernar a Rajoy, Podemos volveria a resurgir y serían los extremistas los que acabarían arrebatándoles votos a los socialistas.

Y el argumento interno, de más peso aún. El que deje pasar a Rajoy desaparece del mapa político. Más si es Pedro Sánchez, a quien le están esperando al girar la esquina sus "compañeros". Si quiere seguir con algo de vida política tiene que seguir en el "no es no". Vida política que, curiosamente, podría alargarse si el PSOE mejora sus pésimos últimos resultados en unas cercanas elecciones.

Con todos esos ingredientes parece que al final España va a celebrar el día de Navidad votando. La comedia de tercera de la política española no tiene nombre, de verdad.

4 comentarios:

  1. los de Podemos no tienen más que abstenerse y ya está: No hay nuevas elecciones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja. Lo mejor que he leído en mucho tiempo.

      Eliminar
    2. "Cabalgar contradicciones" creo que lo llaman.
      Aunque igual resulta que Rajoy convence a García Page... O quizá unas convenientes "urgencias fisiológicas" facilitan la investidura. Cualquier cosa es posible, incluso que tengamos que votar en Navidad o Año Nuevo.

      Eliminar
    3. En este caso no creo que el PSOE dé su brazo a torcer, porque no puede, vamos, ya que si lo hace Podemos se los come crudos.

      Y, como he dicho en otro texto, el PSOE ya está trabajando en la propuesta de reforma de la ley electoral, para que las elecciones no tuvieran que celebrarse el día de Navidad (supongo que pretenden que se puedan mover a siete días antes), con lo que nadie les podría culpar a ellos de la fecha si la reforma no sale adelante.

      Eliminar