sábado, 20 de agosto de 2016

El triste espectáculo del PP en la política española

Como no podía ser de otra manera, Pedro Sánchez no se ha dejado chantajear por el manipulador mayor del reino, Mariano Rajoy. Y para hacérselo saber le ha puesto a caer de un burro desde su retiro vacacional en Ibiza:

"Si no hay acuerdo, las elecciones se celebrarían el 25 de diciembre; esto muestra la poca talla de Rajoy como político".

¿Poca? Bueno, la talla política de Rajoy está más o menos a la altura del barro pocilguero (más o menos como la de Sánchez, dicho sea de paso).

Pero sigamos, que esto ha dado para más (aunque parezca increíble). El asunto de que Rajoy pretenda cargarle con el mochuelo de elecciones el día de Navidad le ha sentado tan mal a Sánchez que, lejos de achicarse, le ha subido la apuesta al gallego:

"El PSOE votará en contra no solo de la investidura de Rajoy, sino también de sus presupuestos".

En todos los morros, vamos.

Dicen en LD que los puentes están rotos. ¿Rotos? Hechos añicos diría yo.

Pero aún hay más (sí, ya sé que eso parece imposible, pero lo hay).

Ayer tocaba rueda de prensa de la Vicepresidenta. Y cuando le preguntaron por la fecha de las nuevas elecciones si no hay Investidura su respuesta fue contundente:

"El calendario es el que es".

¿Está claro? ¿Alguien no lo entiende?

Y más (esto es la repera, lo sé). Cuando le preguntaron por la reacción negativa de Sánchez su contestación fue igual de clara que la anterior:

Sánchez "pudo haber opinado de la fecha"

O sea, que como Sánchez no quiso opinar del asunto de la fecha del debate de investidura (algo que ciertamente no le corresponde), va Rajoy y, con toda mala uva, pone las posibles elecciones el día de Navidad, para darle una patada a Sánchez en las posaderas de todos los votantes (no digamos ya de los que tendrán que colaborar en las votaciones).

Y que conste que no quiero cargar las tintas contra Soraya, porque al fin y al cabo es una mandá, y lo único que hace es poner la cara por su jefe, que menudos papelitos la obliga a realizar.

Qué sí, que sí, que todo está muy calculado (por Rajoy, claro, que para calcular es muy suyo) para conseguir mejorar los numeros del PP, vía abstención de la izquierda, ya lo sé. Pero, independientemente de que sean situaciones del camarote de los hermanos Marx, también es triste este espectáculo de sainete de feria que está dando el partido político que gobierna España. Pobre país, en manos de estos politicuchos de tercera.

6 comentarios:

  1. Sanchez es un marmolillo y no me canso de repetirlo,el nivel es tan bajo que abruma,pero Rajoy es un autentico miserable que va a conseguir que la abstención sobrepase al primer partido votado,cosa de la que alegrare,a pesar de que jamas ponderan la abstención como una opción(para mi unica desde hace 30 años) esta clase miserable de politicos basura que padecemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, ese es el nivel de los políticos españoles, en el subsuelo.

      Eliminar
  2. Sánchez y Rajoy no destacan uno del otro por sus cualidades morales, pero lo de Sánchez votando "no" a unos presupuestos inexistentes es totalmente absurdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí lo es, pero está claro que el PP no puede pretender sacar los Presupuestos adelante con la ayuda del PSOE.

      Eliminar
    2. Si Rajoi conserva el gobierno puede prorrogar los presupuestos o buscar apoyos alternativos. Lo que no puede decir Sánchez es no a unos presupuestos que no existen y que bien puede contribuir a elaborar, aun desde la oposición.

      Eliminar
    3. Sería la primera vez en democracia que el primer partido de la oposición apoya unos Presupuestos. Por no decir que eso reactivaría por completo a Podemos. Pero sí, Sánchez se ha adelantado. Hubiera sido mejor esperar a que se presenten (si se presentan, que no creo).

      Eliminar