lunes, 22 de agosto de 2016

Sí, Jesús resucitó


La frase del tuit sobre estas líneas de Santiago Navajas como respuesta a mi texto sobre la alternativa del cristianismo verdadero al ateísmo parece dejar claro que desde su superioridad intelectual no necesita más argumentos que una frase irónica.

Pues miré, señor Navajas, sí, hay más de dos mil millones de personas en el mundo que creen que Jesús resucitó. Y aunque la cantidad no implica la veracidad, al menos eso refuta su ironía.

Y sí, señor Navajas, Jesús resucitó. Los argumentos están ahí para el que quiera encontrarlos. Por eso solamente me limitaré a decir que los hombres que vieron a Jesús después de haber resucitado sufrieron tal transformación que murieron por defender eso, la resurrección de Jesús. Eso descarta por completo el argumento de la falsificación, porque nadie moriría por algo que sabe que es mentira. Existe otro argumento en contra, el de la alucinación. ¿Alucinación colectiva de personas que se habían vuelto descreídas tras la muerte de Jesús? ¿Alucinación del anticristiano Saulo de Tarso en medio de un viaje para perseguir (aún más) a los cristianos? Quien quiera creerlo es muy libre de hacerlo, pero no seré yo uno de ellos. Como alguien dijo, la gran mayoría de juicios se resuelven en base a los testigos. Y esos testigos en el presente caso aseguran claramente que sí, Jesús resucitó.

6 comentarios:

  1. No, no hay dos billones de cristianos en el mundo. Dos mil millones... tal vez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto. Gracias por la corrección. Ya lo he corregido en el texto.

      Eliminar
  2. Hombre, en realidad no tienes testigos sino un libro que dice que hay testigos, pero da igual, no es a lo que voy.
    Si los testigos son prueba de algo entonces no tendrás ninguna duda de que los extraterrestres visitan la Tierra cada poco, lo digo por los miles de testigos de diferentes países sin conexión entre ellos a los que un supuesto contacto con alienígenas les ha cambiado la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los apóstoles murieron defendiendo que habían visto a Jesús resucitado, y, a la vez, murieron por esa defensa. Esa coherencia (hasta morir a causa de ello) les otorga toda la credibilidad.

      Eliminar
  3. La ironía de Navajas se basa en el dogma cientificista "Hombre, pero si todos sabemos que sólo la ciencia descubre cosas". El dogma de moda, pero al fin y al cabo un dogma. Y tener un dogma supone un salto de fe.

    Algo interesante aquí:

    https://shadowtolight.wordpress.com/2015/03/13/science-and-the-resurrection-belief-are-not-incompatible/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema, que se parte de algo aceptado previamente (la ciencia como dios y la no existencia de Dios), y a partir de ahí se monta todo el edificio.

      ¿Pero y si la ciencia no es tan perfecta como parece y Dios existe? Pues simplemente entonces el edificio se viene abajo.

      Eliminar