jueves, 18 de agosto de 2016

Las mamarrachadas de Rajoy

Hace mucho que dejé de creer en Rajoy (sí, creí un poco en él durante algún tiempo). Y lo que veo día a día me confirma cada vez más en esa opinión. Es capaz de hacer en política el "más difícil todavía" de la manipulación.

Parecía que con la negativa a ir al debate de investidura para el que le propuso el rey después de las pasadas elecciones había llegado al límite (tran intentar una manipulación del monarca para que no propusiera a nadie, con todos los peligros que eso conllevaba, que ya comenté). Pero no. Después de aceptar condicionalmente la propuesta del rey de ser el candidato a Presidente de Gobierno tras las últimas elecciones, se sigue negando a poner fecha (mostrando, además, una clara contradicción con lo que dijo de Sánchez en las mismas condiciones tras las primeras elecciones, pero eso son pequeñeces cuando hablamos de Rajoy). Y llega ese "más difícil todavía". Y además por partida doble.

Primero dice que hay mucha urgencia para formar gobierno, pero se toma una semana para convocar al Comité Ejecutivo del PP para "pedirle autorización" (mandan narices, cuando hablamos del dictador del partido) para negociar con Ciudadanos.

Y segundo (es para reír, de verdad), dice que quiere negociar con Sánchez la fecha del debate de investidura. Y, claro, el socialista le ha dicho que eso no es problema suyo.

Rajoy sabe que en un país tan politicamente de pandereta como España tiene totalmente la sartén por el mango, porque de cara a unas terceras elecciones solo tiene las de ganar. Y lo está explotando a la perfección, manipulando la situación hasta la saciedad.

El espectáculo de unos políticos, con Rajoy a la cabeza, que dicen una cosa y hacen la contraria (por ejemplo, hablando de urgencia, pero yéndose de vacaciones) empieza a ser vomitivo. Y no por la probabilidad de las terceras elecciones (independientemente de lo cómico, creo que sería lo menos malo), sino por todo este ir y venir fingido, de teatro de pueblo.

Y lo peor de todo es que, a pesar de las mamarrachadas políticas que hace continuamente, Rajoy sigue con todas las probabilidades de aumentar la ventaja sobre sus rivales si hay terceras elecciones. ¡Cómo serán los demás!

No hay comentarios:

Publicar un comentario