lunes, 15 de agosto de 2016

Violaciones a porrillo, ¿y nadie ha podido hacer nada después de 34 años?

Llevamos 34 años desde que comenzó el proyecto de ingeniería social en España (o sea, desde que ganó el PSOE por primera vez y Alfonso Guerra dijo aquello de "a España no la va a reconocer ni la madre que la parió", ¡qué razón tenía!) y con lo que nos estamos encontrando es que cada vez la cosa va de mal en peor.

Mucha liberación femenina, mucha educación sexual, mucho feminismo, sí. Y, claro, todo ello debería llevar a que la sexualidad se pudiera vivir en libertad, paz y tranquilidad. En teoría. Pero en la práctica es todo lo contrario lo que estamos viendo.

Para muestra un botón: "Según los datos del Ministerio de Interior, en España se comete una violación cada ocho horas." Vale la pena leer todo el artículo detenidamente (que no está publicado en ningún medio "carca", sino en El Mundo).

El problema es que, una vez más, los dirigentes políticos y sociales son extraordinarios describiendo la situación, pero son una pandilla de necios a la hora de hablar de sus causas (y, ojo, que quede claro que los violadores, abusadores y acosadores sexuales deben ser detenidos, juzgados y condenados -a penas mayores que las actuales, dicho sea de paso-, pero es evidente que existe un problema social planteado por la abundancia de casos).

34 años se supone que deberían haber sido suficientes para educar al menos a dos generaciones de estudiantes en los valores cívicos. Pero la realidad muestra que se va de mal en peor a pasos agigantados. ¿Nadie se da cuenta de que es el sistema amoral lo que está fracasando por completo? Por supuesto muchos lectores de este texto pueden pensar que yo soy un fanático. No hay problema ninguno con esa opinión. El problema es que mis malos augurios de que el asunto seguirá y empeorará se continuarán cumpliendo, como ha sucedido hasta ahora, por desgracia.

12 comentarios:

  1. Me parece increible lo que dicen, "La agresión es un delito, defenderse no. ", con lo que estoy completamente de acuerdo.

    Curiosamente ellos mismos no lo aceptan cuanto trata de defender tu casa de un asaltante, del que desconoces sus intenciones, o si de defiendes "demasiado fuerte" de una agresión y eres hombre. Ya salió el caso del que tuvo que pagar una indemnización tremenda por una pelea donde defendió a su novia.

    http://www.20minutos.es/noticia/2801702/0/condena-abuso-sexual-san-fermin-novio-victima-defensa/

    Por no hablar de poder portar armas en legítima defensa.

    Por cierto, al de Castilla La Mancha, García Page se le ha olvidado poner lo útiles que son los Burkas para evitar ataques sexuales.

    ¡¡¡Hatajo de hipócritas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente tienes razón. Pero las raíces son mucho más profundas. Su proyecto social se les está yendo de las manos (como era perfectamente previsible, dicho sea de paso).

      Eliminar
    2. Su proyecto social no se está yendo de las manos. Va exactamente por donde querían. Familia desestructurada, individuos más sólos y dependientes del estado, conflictos sociales, entre sexos, entre tendencias sexuales, ahora importando masivamente conflictos religiosos, exacerbando también los conflictos raciales, como en USA, etc...

      Todo para que, al final, la única solución sea un megaestado muy fuerte que ponga el ejército y la policía en la calle y al que todo el mundo, además, le esté agradecido.

      A eso se suma el destrozar los ahorros de la gente, vía impuestos, intereses negativos, etc..

      Su proyecto social va en buen camino para ellos.

      Eliminar
    3. Pues, hombre, lo pones negro, negro, negrísimo. Pero hasta es posiblo que tengas razón.

      Eliminar
  2. Estamon en franca descomposición.

    ResponderEliminar
  3. El hecho de que haya anuncios en la televisión pidiendo a las mujeres que se denuncie,no es mas que la coartada de estos politicuchos buenistas.El problema está en el sistema educativo basura que padecemos y el adoctrinamiento continuo que ha convertido a nuestra juventud en autenticos gilipollas.En todo caso,la educación deberia partir de nuestras casas,al menos las que se refieren a las cuestiones morales,aunque si,me imagino las cuestiones morales que recibió el coletas de su padre ó la de su sosias el futuro basukari.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El problema está en el sistema educativo basura que padecemos y el adoctrinamiento continuo."

      A eso que dices le sumamos que han destrozado la familia y la moral y tenemos el resultado que tenemos. Y me temo que irá a peor.

      Eliminar
  4. cada anño una campña promoviendo el sexo libre

    empezaron con pontelo, ponselo, y ahora van por acte la prueba del sida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he dicho un millón de veces desde entonces. Me han llamado de todo. Pero los resultados son los que avisé. Pero, claro, el equivocado sigo siendo yo. En fin.

      Eliminar
  5. Ayer leí que una madre y su hijo piden que se respete su "amor", pero no el amor materno-filial, sino el sexual.

    Las juventudes del Partido Socialista Sueco han pedido que se despenalice la necrofilia, si el difunto ha dado el consentimiento a que sus restos sean así utilizados.

    Los legisladores canadienses han decretado que el sexo con animales no es delito.

    Una enferma de SIDA española, que se declara "orgullosa de ser puta, lesbiana y tener Sida", se jacta de tener todas las relaciones sexuales que puede, por supuesto sin protección ni avisar a sus compañeros o compañeras, y denuncia que alguien pueda advertir de su enfermedad a sus víctimas.

    Al lobby LGTBI no le basta con que se respeten sus opiniones; quieren prohibir cualquier opinión discrepante, acusando de delitos de odio a quienes no están de acuerdo con su adoctrinamiento en las escuelas (con la colaboración necesaria de los políticos del PP).

    Nada de esto es casual. Es una demolición perfectamente orquestada de cualquier valor tradicional. Si los habitantes de Sodoma y Gomorra vieran todo esto, se quedarían horrorizados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, esos son algunos de los síntomas de la enfermedad que yo llamo ingeniería social en España. Y más síntomas vendrán, y más graves.

      Eliminar