sábado, 28 de enero de 2017

Gran Bretaña deja de mirar al sur para mirar al oeste



Con el Brexit Gran Bretaña marcó un punto de alejamiento de la Europa continental que lo más probable es que sea de no retorno. Con el hecho de que Theresa May haya sido la primera jefa de gobierno extranjera en visitar a Donald Trump Gran Bretaña deja claro que sus intereses van a estar en un mayor acercamiento que el actual (probablemente mucho mayor) a Estados Unidos. Lo demustra que por ejemplo haya hablado de sus intenciones de firmar un acuerdo de libre comercio con el país al otro lado del Atlántico.

Y no creo que a la larga le vaya a ir mal a Gran Bretaña con ese cambio de mirada. La Unión Europea poco a poco se ha ido convirtiendo en un monstruo burócrata que devora a sus propios hijos a base de leyes, regulaciones y controles de todos los tipos. Mientras tanto en Estados Unidos, a pesar de todos sus defectos, aún se puede respirar algo que cada vez existe menos en la Unión Europea: libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario