domingo, 15 de febrero de 2009

Vergonzosa colaboración

Ya lo sabíamos, pero no es lo mismo verlo por escrito. España colaboró, de forma vergonzante, en los traslados a Guantánamo por parte de Estados Unidos de los secuestrados en la guerra contra el terrorismo islamista. Ahora hay pruebas de ello.

Primero el Gobierno de Aznar dio su consentimiento expreso para que los aviones estadounidenses con los secuestrados pasasen por suelo español. Más tarde fue el Gobierno de Zapatero el que hizo la vista gorda a que los mismos aviones estadounidenses con idénticos secuestrados pasasen igualmente por suelo español; porque es evidente que sabían lo que pasaba, ya que estúpidos no son, pero prefirieron mirar para otro lado. Y todo ello, en las dos épocas, la de Aznar y la de Zapatero, de forma vergonzosa, porque entonces y ahora niegan lo que evidentemente ocurrió.

A muchos en España se les llena la boca hablando de legalidad, derechos humanos y demás, para utilizar todo ello contra Estados Unidos. Y tienen razón, pero no para utilizar la ley del embudo. Porque al menos ellos lo que hicieron en el territorio bajo su control, la creación de un campo ilegal de prisioneros en su base militar en Guantánamo, lo hicieron públicamente, dejándoselo saber a todos en general y a los ciudadanos estadounidenses en particular. Pero los sucesivos gobiernos españoles colaboraron en los secuestros ocultando dicha colaboración a todo el mundo, especialmente a los ciudadanos españoles.

¿A qué juegan los gobiernos españoles? No se puede hacer una ley para luego incumpliría. No se puede hacer en privado lo que luego no se puede mantener en público. Estamos hablando ni más ni menos que de una vergonzosa colaboración, que se hace por motivos serviles e inconfesables. Espero que los tribunales de justicia entren en el asunto, caiga quien caiga. Aunque, conociendo como funcionan estas cosas en España (lo del GAL era infinitamente peor, y ya sabemos todos en qué quedó), dudo mucho que la cosa pase a algo más que fuegos de artificio judiciales.

1 comentario:

  1. Me impresionado su condescendencia hacia esos terroristas asesinos que el Gobierno de los Estados Unidos de América ha concentrado en la base de Guantánamo. ¿Preferiría usted que los dejasen libres en las bases de entrenamiento terrorista donde los cogieron prisioneros?

    ResponderEliminar