sábado, 8 de octubre de 2016

A un mes Hillary lidera las encuestas y Trump amenaza con destapar escándalos sexuales



Falta exactamente un mes para que se celebren las elecciones presidenciales estadounidenses. Como se puede ver en la imagen sobre estas líneas, Hillary Clinton le saca a Donald Trump una cómoda ventaja, no tanto en el llamado "voto popular" (49.3% a 45.7%) sino sobre todo en el denominado "voto electoral", que es la suma de los votos que los estados aportan (333 a 205), y que es realmente lo único que importa.

La cosa está fea para Trump, muy fea. Por un lado salieron a relucir sus palabras despectivas hacia Alicia Machado, una antigua Miss Universo, a quien por engordar tras conseguir el galardón la llamó "miss cerdita" y "miss señora de la limpieza", algo que sacó Hillary Clinton en el primer debate; lejos de decir que se equivocó, al día siguiente intentó justificar sus palabras, diciendo que efectivamente ella estaba ganando peso, lo cual empeoró la cosa; y cuando, días después, sus palabras ya se estaban olvidando él mismo se encargó de volverlas a poner en el candelero, con una serie de tuits... a las cinco de la mañana, en los que atacaba a la antigua miss y se preguntaba (sin pruebas) si Hillary Clinton la ayudó a convertirse en ciudadana de Estados Unidos para utilizarla en contra de él; todo ello le ha valido que incluso se dude de la sanidad de sus facultades mentales. Y por otro lado está el asunto de la revelación de una declaración de impuestos suya, en la que declara unas perdidas de más de 900 millones de dólares, y que pudo produciar que no pagara impuestos por cerca de veinte años (podría ser esa la razón por la que se ha negado sistemáticamente a publicar sus declaraciones de impuestos); su justificación fue decir que supo usar la ley para no pagar impuestos, lo que demuestra que es una persona muy inteligente; Hillary, a puerta vacía, le ha marcado el gol de decir que con eso quiere decir que los que pagan impuestos son estúpidos. A eso hay que añadir que hace solamente unas pocas horas se ha publicado una conversación de hace años de Trump en un intermedio de un programa de televisión, en la que usa un lenguaje completamente obsceno para referirse a las mujeres, así como presume de intentar tener relaciones sexuales con una mujer casada... cuando él estaba prácticamente recién casado con su actual esposa; ¿cómo va a afectar a su campaña en las encuestas?, ni idea, pero no creo que positivamente, desde luego.

¿Y qué va a hacer Trump ante todo esto? Es imprevisible. Lo que sí sabemos, conociendo su estilo, es que algo hará. Por lo pronto ha comenzado a poner cada vez más énfasis en los líos amorosos... de Bill Clinton, para a continuación preguntarse (también sin pruebas) si Hillary le engañó a su vez en alguna ocasión. Lo que sorprende es que algo así lo saque un hombre que va por su tercer matromonio y que en los dos anteriores tuvo infidelidades sexuales totalmente comprobadas (a lo que habría que añadir lo de ayer). Pero también ha dicho que tiene un dossier con escándalos sexuales que está dispuesto a usar. La respuesta desde las filas demócratas no se hizo esperar, y han filtrado que en dicho caso ellos no se quedarían de brazos cruzados, y que ya tienen un dossier del mismo tipo sobre Trump, que también publicarían si él inicia este tipo de guerra.

Mañana se celebra el segundo debate presidencial, y creo que dependiendo de como el mismo afecte a las encuestas Trump tomará una decisión u otra. Pero de lo que sí estoy seguro es que de que si las encuestas le siguen yendo en contra va a tomar algún tipo de acción, aunque sea a la desesperada, para intentar dar la vuelta a las encuestas, tal vez en la última semana. Veremos que pasa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario