miércoles, 5 de octubre de 2016

De seguidora de Ayn Rand a seguidora de Jesús

Creció en una familia atea socialista, pero ella prefirió seguir el objetivismo ateo de Ayn Rand. Finalmenrte se desilusionó del mismo y se concentró completamente en sus estudios universitarios de astrofísica. A través de dichos estudios llegó a la conclusión de la existencia de Dios, y se convirtío en una teísta (aunque meramente intelectual, sin compromiso personal). Más adelante, por medio de estudiar a científicos cristianos, aceptó el libro bíblico de Génesis como verdad. Finalmente, un tiempo después, aceptó a Jesucristo como su Salvador y se convirtió en una auténtica seguidora de El. Su nombre: Sarah Salviander.

La semana pasada la mencioné. Pero la verdad es que su testimonio me ha impresionado grandemente. Así como su manera de expresarlo. Aunque no la conozco personalmente, a pesar de su impresionante curriculum académico parece una persona sencilla.

Sin duda es un ejemplo de como la ciencia, correctamente entendida, puede llevar a una persona al encuentro de Dios.

9 comentarios:

  1. La verdad es que no necesito excesivas explicaciones para entender que alguien bueno,pueda ser creyente;lo inconcebible para mi,es ser socialista,eso si necesita de explicaciones abundantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, Anónimo, eso de creyentes y socialistas lleva en España de moda desde 1982.

      Eliminar
    2. Y, Asertus, al parecer también está de moda últimamente en el Vaticano.

      Eliminar
  2. Yo tengo un problema con esto de la existencia de Dios. Aunque más o menos entiendo y puedo llegar a admitir más o menos las Cinco Vías de Santo Tomás, de ahí, que exista algo, a todo el montaje de las distintas religiones hay un abismo.., y me quedaría más bien, como mucho, en un escepticismo aristotélico...

    Además, como diría Carlin, Dios es un ser todopoderoso que, sin embargo, no para de pedirnos nuestro dinero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, Asertus, yo creo que no es bueno mezclar asuntos, y en esto de las cuestiones espirituales (o religiosas, o como se les quiera llamar) hay que hacer lo mismo que en los demás órdenes de la vida, separar las cosas para poder llegar a algún tipo de conclusión.

      La primera pregunta a contestar es ¿existe Dios? Si la respuesta es afirmativa la siguiente sería ¿es el Dios de la Biblia el Dios verdadero? Si a su vez ésta es afirmativa la que viene es ¿es Jesús realmente quien dijo ser? Y si esa es también afirmativa la última sería ¿cuál es la iglesia que más cerca está de lo que Jesús enseñó?

      Creo que básicamente fue el camino que siguió Sarah Salviander desde su ateísmo a su compromiso personal con Jesús. ¿Es fácil ese camino? Por supuesto que no. Pero creo que vale la pena infinitamente más que, por ejemplo, quedarse en una iglesia (la que sea) porque ahí me bautizaron o porque ahí iban mis padres desde que nací. O quedarse en una agnosticismo que, al menos a mí, me dejaría vacío.

      Sobre el tema del dinero hay mucho que hablar. He conocido iglesias que te pedían casi todo lo que tenías (cuando viví en Miami), otras que te piden moderadamente y otras que no piden prácticamente nada. Dios, por supuesto, no necesita el dinero. Pero habremos que concluir que las iglesias deben mantenerse de alguna forma (a menos que queramos que las mantega el Estado, lo cual no creo que sea muy acertado). Por lo tanto las deben mantener sus miembros.

      Y ahí entramos en otro tema, el del gobierno de las iglesias (o sea, quien decide lo que se hace con el dinero -entre otras muchas cosas, claro-). Básicamente hay tres tipos de gobierno: autoritario, representativo y democrático (con algunas variantes en cada tipo). Con lo cual la persona que está buscando tiene, evidentemente, donde elegir, porque variedad hay toda la que quieras.

      Además de que existe un tipo de persona (y existe mucho) que va a una iglesia (normalemte una iglesia grande, tal vez una megaiglesia) porque la gusta lo que allí sucede (en muchos casos le encanta), pero no aporta ni un dólar (lo cual es completamente legítimo).

      Podríamos seguir, pero no te quiero cansar (o sea, más de lo que ya lo he hecho). En resumen, todo lo relacionado con el mundo espiritual es un camino de búsqueda personal, una búsqueda que sin duda vale la pena.

      Y perdona por el rollo.

      Eliminar
    2. Para nada rollo, como dices este tema es bastante personal, lo dejamos ahí ;)

      Eliminar
    3. Sí, Asertus, evidentemente el tema es bastante personal.

      Eliminar
  3. Esta mujer me recuerda a un chiste de La vida de Brian: sé que es el mesías verdadero porque he seguido a unos cuantos

    ResponderEliminar