jueves, 6 de octubre de 2016

Qué risa, tía Felisa

Hace cuatro días el PP estaba dispuesto a hacer cualquier cosa para que el PSOE se abstuviera a su vez de cualquier manera (todos los diputados, los necesarios únicamente o incluso que el número suficiente se ausentara de la votación). Pero ya no. Ahora quieren todo tipo de garantías. Y no seré yo quien les quite la razón. Porque la verdad es que razones no le faltan. Por un lado no quieren hacerle el juego a un PSOE que marcaría los plazos en función de sus propios intereses. Tampoco quieren depender de un PSOE que les haría la vida imposible para intentar hacerse perdonar haber dejado gobernar a Rajoy, e intentaría ser más extremista desde el primer momento que Podemos. Y finalmente, y por supuesto lo más importante, que el PP sabe que en unas elecciones generales dentro de un par de meses se van a comer con patatas a los socialistas (tienen asegurada la mayoría absoluta con C´s, pero no descarto que incluso la puedan conseguir incluso ellos solos).

Qué vueltas da la vida. Antes el PP suplicando y el PSOE instalado en el famoso "no es no". Ahora resulta que son los socialistas los que suplican a los peperos que les dejen abstenerse y hacer Presidente a Rajoy, pero parece que el gallego, que es hueso duro de roer, va a dicer "pues ahora no es no también". Y a mí, qué queréis que os diga, me entra la risa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario