martes, 4 de octubre de 2016

"Hay niñas con pene"

La transexualidad de hombre a mujer (la más común) empieza por tener que mantener relaciones sexuales atípicas (por ser suave) durante un largo tiempo. Por el camino será necesario un agresivo tratamiento hormonal, así como una operación no menor de implantación de senos artificiales. Finalmente se llevará a cabo una castración quirúrgica, convirtiendo el órgano sexual masculino en lo más parecido posible a un órgano sexual femenino, si se desea llevar la transformación hasta sus últimas consecuencias. Resumen muy a grosso modo, porque la verdad es que sobre el tema no sé demasiado, aunque supongo que puede haber más tratamientos de tipo médico o quirúrgico. Este es el camino real a la transexualidad (un hombre que quiere ser una mujer), y no solamente un mero cambio de apariencia exterior (lo cual es travestismo).

La capacidad para asumir la realidad y el costo personal a todos los níveles de lo anterior creo que es muy cuestionable para alguien en plena juventud y pleno proceso de formación de la personalidad, como son los 18, 19 o 20 años; pero bueno, ya que nuestra sociedad ha situado el umbral de la mayoría de edad en esos 18 años, allá una persona a partir de esa edad para hacer con su cuerpo un experimento, después de recibir el conveniente asesoramiento (aunque esto último mucho me temo que no se da en multitud de casos).

Pero lo que es una completa barbaridad es que todo ese largo y durísimo camino estén empezando a caminarlo jóvenes y niños de cada vez menos edad, llegando a la auténtica aberración (sí, aberración, lo digo con todo el sentido de la palabra) de que el devenir de la transexualidad se está comenzando por niños de ¡seis, cinco e incluso cuatro años! en diferentes partes del mundo, sobre la base de afirmaciones y dibujos tan terriblemente simples como el que está al lado de este párrafo.

¿Cómo una persona (dejémos de lado, en aras de lo políticamente correcto, si es niño o niña) de esa tempranísima edad va a comprender las consecuencias a las que se enfrenta? Simplemente se la está sometiendo a un burdo engaño, al reducirlo todo ante sus infantiles ojos a un cambio de peinado e indumentaria, como podemos ver en el dibujo al lado que se usa para fomentar estas prácticas, haciendo que ignore (no cabe otra opción a esa edad) el durísimo camino que está comenzando (sexual, médico y quirúrgico, por lo menos).

Nuestra sociedad está desquiciada, y en esa locura están sucediendo, repito, aberraciones que simplemente no se podían imaginar (literalmente) hace tan solo veinte años. Lo de los niños transexuales es un ejemplo, triste y terrible.

10 comentarios:

  1. A mí me da la sensación de que esto no es más que una manifestación de la mentalidad dominante de negar la realidad: Si tú "te sientes" niña, eres una niña y tienes derecho (eso es lo grave, que se pretende obligar a los demás) a que te traten como a una niña.
    ¿Cómo puede considerarse transexual a un niño cuando aún no tiene los órganos sexuales desarrollados y, por lo tanto, no tiene niveles hormonales que le sexualicen el cuerpo, incluyendo el cerebro?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No sería lo lógico que en vez de decir "hay niñas con pene" (contradicción en sí misma) se dijera "hay niños con aspecto de niña"?
      Porque según esa mentalidad lo importante es la apariencia no la realidad biológica.

      Eliminar
    2. Esa es la gravedad del asunto, que niños que no tienen ninguna madurez en ningún sentido están siendo apoyados en algo que pueden considerar un siempre juego, y que va a alterar completamente el desarrollo normal de sus vidas (en toda su vida, con muy pocas posibilidades de dar marcha atrás).

      Eliminar
  2. Para el progrerío, es más importante los sentimientos que la realidad, de hecho, manifiestan que simplemente deseando algo fuertemente se va a conseguir, alterando la realidad.

    Se ha pasado de ser un varón, o mujer, heterosexual u homosexual, pero siendo lo que se es, a directamente considerar lo que siempre ha sido una enfermedad mental, la transexualidad, como algo no patológico simplemente pro presión política de ciertos lobbies.

    "El 16 de octubre de 2009 distintas organizaciones transexuales se manifestaron en todo el mundo solicitando que en la revisión del DSM V desaparezca la transexualidad como patología."

    http://www.sigla.org.ar/index.php?option=com_content&view=article&catid=88:contenido&id=569:la-transexualidad-deja-de-ser-enfermedad-mental&Itemid=136

    Lógicamente es una enfermedad, cuyo tratamiento puede ser más o menos invasivo, incluso el cambio de sexo en casos extremos como mal menor, pero por eso no deja de ser lo que es.

    Espero que sigan con ese gran trabajo y consideren la gripe como una NO ENFERMEDAD, y con la adecuada presión de algún lobby progre consigan que la gripe no sea una enfermedad y no tengamos que moquear más.

    Lo hechos son fachas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho la transexualidad parece una versión sexual del "Desorden de identidad de la integridad corporal". claramente una enfermedad mental que la corrección política se ha encargado de ocultar.

      Eliminar
    2. Ese es el problema, que vez tras vez, cuando su ideología se opone a la realidad, se quedan con su ideología y cierran los ojos a la realidad (de hecho se enfrentan a ella). Y claro, eso tiene graves consecuencias.

      Eliminar
  3. Genial southpark con este tema...
    https://www.youtube.com/watch?v=IJH5AR0CuRI

    ResponderEliminar
  4. Odias a los transgénicos, es una aberración puramente comercial de las malditas multinacionales y es muy peligrosa para un humano… pero claro no tiene nada que ver con el cambio de sexo de los humanos, debemos de ignorar la dictadura de las cromosomas X o Y, si un hombre se siente más cómodo como una mujer o al revés es totalmente legítimo y natural.

    ResponderEliminar
  5. http://etrusk.blogspot.com.es/2008/04/test-del-autentico-sociata.html

    ResponderEliminar