viernes, 21 de octubre de 2016

No fue una protesta, fue un delito

Felipe González no es precisamente santo de mi devoción, pero lo que pasó hace un par de días en la Universidad Autónoma de Madrid fue una auténtica barbaridad. Que una pandilla de extremistas impidan mediante la violencia que alguien se exprese libremente es simplemente una auténtica barbaridad. Y no se puede calificar como un acto de protesta, sino que es (o debería ser) un delito, penado judicialmente, y que debería produciar la detención automática de los autores, su enjuiciamiento, su condena y su cumplimiento de la misma en prisión.

Pero no, esas cosas no pasan en España. Lo que pasa es el silencio de la mayoría, mientras los extremistas justifican estas barbardidades calificándolas de "protestas estudiantiles".

Mal están las cosas en España cuando se permite que los violentos acallen a los pacíficos con su violencia. Muy mal.

2 comentarios:

  1. Lo que no funciona en el Reino de España es la justicia.
    http://etrusk.blogspot.com.es/2014/12/exodos-una-interpretacion-en-terminos.html

    ResponderEliminar