jueves, 15 de diciembre de 2016

Es mentira, estás sola

Te dicen que el Estado te protege; es mentira, estás sola. Te dicen que la policía te defiende; es mentira, estás sola. Te dicen que la ley te ampara; es mentira, estás sola.

Ni el Estado, ni la policía, ni la ley te pueden defender en momentos de emergencia, ni a ti, ni a mí, ni a nadie; estás sola. Dependes de ti misma y de las medidas de seguridad que hayas podido tomar previamente.

Por eso hay lugares que debes evitar, sustancias que no debes tomar, calles por las que no debes caminar, automóviles en los que no debes montar, personas con las que no debes salir, relaciones sentimentales que no debes comenzar. Entiéndeme, no estoy diciendo que si alguien te asalta, ataca, golpea, viola o mata estará justificado. Claro que no, de ninguna manera. Si algo así sucede todo el peso de la ley deberá recaer sobre tal persona. Lo que te estoy diciendo, como le digo a mi hija de 16 años, es que no quiero que nada de eso te suceda, porque entonces será demasiado tarde y no tendrá remedio.

Y para que nada de eso te suceda lo que debes hacer es no dejar que nadie te engañe con falsas ideas de defensa, sino reconocer que la única persona que se puede defender de una situación así eres tú, solamente tú, tomando las medidas necesarias antes de que suceda algo irremediable.

2 comentarios:

  1. Además el estado se encarga que de las zonas donde no se pueda ir sean más y más, y de importar inseguridad mientras sigue restringiendo todo derecho a la autodefensa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues desgraciadamente es así. A lo que hay que sumar la levedad de las penas. Por eso lo único que queda es cuidarse uno mismo en la medida de las posibilidades. Curiosamente lo que está siendo atacado por el progrerío para el caso de la protección de sí mismas de las mujeres, diciendo que es una actitud machista. Los mismos que crean el mal quieren impedir el remedio. Tiene narices la cosa.

      Eliminar