martes, 21 de junio de 2005

La familia, única arma eficaz contra el SIDA

El titular y primer párrafo de la noticia es algo simplemente brutal:

Annan: el sida continúa propagándose a un ritmo alarmante

El Secretario General de la ONU Kofi Annan, dijo el jueves en Nueva York que el VIH y el sida continúan propagándose a un ritmo alarmante, por lo que es más necesario que nunca que los gobiernos hagan todos los esfuerzos posibles para ampliar el acceso de la población a los servicios de prevención y tratamiento de la enfermedad, que afecta a 40 millones de personas.


Lo curioso es que, reconociéndose que llevamos 24 años padeciendo en la sociedad mundial esta epidemia, nuestra Ministra de Sanidad, Elena Salgado, sigue dando como bueno el método que ha fallado durante todo este tiempo:

Elena Salgado subrayó que se debe educar “de manera afectiva y sexualmente a los más jóvenes”. “Facilitemos el acceso y promovamos el uso correcto del preservativo”, dijo.

Lo dicho, 24 años llevan los estamentos públicos empecinados en hacer campañas de uso del preservativo, además de animar a la libertad sexual desde edades no ya juveniles, sino casi infantiles, y estamos como estamos.

El único arma verdaderamente eficaz para luchar contra el SIDA tiene un nombre que nuestros políticos no han querido ni quieren ver: Familia. Lo que se debe hacer es promover entre la niñez y la juventud la familia. Y, como parte de esa promoción, animar a niños y jóvenes a depositar su esperanza no en el sexo prematuro, sino en la libre decisión de la abstinencia sexual hasta llegar a contraer matrimonio.

No se trata aquí de negar la eficacia del preservativo como medida de protección de las personas que ya padecen SIDA o anticuerpos, para no contagiar a los demás. Se trata de proteger a los que están sanos, para que continúen estándolo, y así acabar, o al menos disminuir, la plaga.

Debemos reconocer que los adolescentes no están preparados para asumir el riesgo de contraer el SIDA al mantener relaciones sexuales, y que por lo tanto, no son capaces, en esos momentos de alta tensión emocional, de darse cuenta que el uso incorrecto o no uso del preservativo les puede ocasionar contraer una enfermedad mortal.

No estoy hablando aquí, aclaro, de métodos anticonceptivos, con los que estoy totalmente de acuerdo. Hablo de luchar contra el SIDA.

Las estadísticas nos muestran que la potenciación de las relaciones sexuales desde temprana edad con el uso del preservativo no han dado resultado para ganarle la batalla al SIDA. Por el contrario, estamos cada vez peor. Por lo tanto, algo, mucho, habría que cambiar para darle la vuelta a la pelea. No pretendamos triunfar con un "más de lo mismo". No se puede.

No hago una apología de la prohibición. Solamente defiendo que las campañas públicas deberían ir orientadas, en vez de a la promoción de las relaciones sexuales y al uso del preservativo, a animar a los jóvenes a abstenerse de relaciones sexuales y a promocionar el matrimonio; que se debe informar del uso del preservativo, con toda seguridad, pero a la vez que se dice que hay riesgo de contagio siempre que se use mal e incluso usándolo bien en caso de ruptura. Hay que decirle a la juventud que mantener relaciones sexuales sin preservativo es mortal, y que mantenerlas con preservativo es jugar a la ruleta rusa. Por lo tanto, que la única seguridad para no contraer el SIDA es abstenerse de las relaciones sexuales hasta el matrimonio, y, una vez llegado a éste, mantener las relaciones sexuales solamente a nivel matrimonial.

Soy consciente de que al defender las ideas expresadas en este texto corro el riesgo de ser calificado como fascista, retrógrado, y adjetivos parecidos. Sé que quienes merecen los parabienes de demócratas, progresistas, y demás, son la Ministra Salgado y el Gobierno actual. Y conozco, por supuesto, que mis medidas son rechazadas y las de ellos apoyadas. Mientras tanto, el SIDA sigue avanzando, y matando personas.

8 comentarios:

  1. Hombre, fascista no eres. Simplemente creo que tu moral es conservadora y que tus creencias ponen en el acento en una forma de ver la vida determinada. Todo muy respetable. Pero con todo el respeto, no creo que aportes ninguna evidencia digámosle científica o un argumento intelectual sólido que permita decir que "la familia" (¿qué familia? ¿la musulmana que permite más de una esposa? ¿la familia española que no debaja trabajar a las mujeres y educaba las niñas para ser amas de casa? ¿la del padre infiel que contagia a su mujer?) sea ninguna garantía de nada por sí misma. SIDA, higiene en definitiva, creo que tiene más relación con la educación, la información y todas esas cosas que tienen que ver más con el desarrollo que con la pobreza y la ignorancia.

    ResponderEliminar
  2. "Simplemente creo que tu moral es conservadora"

    Y la de los otros no se sabe cuál es, lo que constituye un problema porque sus argumentos, al ignorar la utilidad de los de los demás, demuestran que hablan desde algún tipo de moral.

    Es decir, los argumentos supuestamente científicos de los expertos de la ONU siguen los dictados de una moral que tiene el inconveniente de ser desconocida. Es evidenten que es así porque si fueran tan científicos darían algunos números que avalan en cierta medida la moral de otros (por ejemplo, la correlación negativa entre la incidencia del SIDA y la implantación de la creencia católica en África. Ocultan datos porque están en una acción de enfrentamiento ideológico disfrazado de científico.

    Es muy característico que perpetres exactamente aquello de lo que acusas a los demás. Es muy de izquierdas. Defiendes lo que es una falsificación científica cuando son simplemente datos falsos que sustentan una determinada visión de lo que es moralmente aceptable ¡pero empiezas acusando a los demás de ello!

    Elena Salgado habla de educar afectiva y sexualmente (sic) (¿es el es el típico analfabetismo sociata o periodístico?), cosa perfectamente compatible con la defensa que hace el comentarista de la familia como el lugar donde se lleva a cabo la educación del menor.

    Dodgson.

    ResponderEliminar
  3. Hombre, nunca ha habido más información que ahora, no creo que eso se pueda negar. La educación sexual se ha orientado en el sentido de "haz lo que quieras, ers libre", sin explicar que eso implica una responsabilidad. Es el mismo caso de la píldora del día después. Las jóvenes la toman como anticonceptivo, y creo que saben que no lo es. Mucha gente se toma a risa el tema de la abstinencia, yo mismo lo veo como algo imposible, pero hay un hecho innegable, y es que evita el contagio del SIDA, al menos por vía sexual. ¿Que no es posible?. Ya lo sé, pero es lo que hay.

    ResponderEliminar
  4. Sigo tu blog por que en muchos pensamientos coincidimos, pero creo que en este a mi entender estas demostrando una posicion arcaica y un tanto retrograda, al SIDA no se le conbate cn la abstinencia ni diciendole a los niños que esperen a casarse para tener sexo. Al SIDA se le ataca con la informacion y la prevencion, el sexo forma parte del ser humano y no puede hacerse de él casi un tema tabú, sino en todo caso educar para evitar.

    ResponderEliminar
  5. Es la filosofía de la iglesia católica expuesta por Ratzinger. Para luchar contra el SIDA no hay cosa más eficaz que la abstinencia fuera de la pareja, y la fidelidad dentro de ella. Se puede estar de acuerdo o no con esta manera de vivir, pero desde luego es muy eficaz y coherente.

    ResponderEliminar
  6. Yo estoy totalmente de acuerdo; podrá gustar o no, pero la abstinencia y la fidelidad a la pareja, son las únicas que previenen al 100% (en lo que al contagio por vía sexual se refiere). ¿Por qué no informar de eso también, y dejar a la gente después que elija?

    ResponderEliminar
  7. totalmente de acuerdo con mis otros compañeros, que sólo se combate con la fidelidad a la pareja y una buena educación familiar, justamente lo contrario de lo que está promoviendo el sectario gobierno actual.

    un abrazo liberal...

    ResponderEliminar
  8. La moral es algo personal, pero los datos del SIDA no lo son. La realidad, morales personales aparte, es que la promoción de la promiscuidad sexual y el uso del preservativo lo único que ha hecho ha sido que el SIDA siga contagiando gente. Son datos objetivos. Y la realidad es que si se practicase la abstinencia sexual antes del matrimonio y la mutua fidelidad, el SIDA estaría abocado a desaparecer en una generación. Yo no defiendo que a nadie se le obligue a esto, sino solamente que se informe de ello, en campañas gubernamentales. A eso le llamo yo potenciación de la familia contra el SIDA. Y luego que cada cual haga lo que quiera, es decir, tener relaciones sexuales o no. Lo que no me parece justo es que a los jovenes se les esté ocultando una parte de la realidad, para mí la más importante, que es que la única forma eficaz de protegerse del SIDA es abstenerse de relaciones sexuales antes del matrimonio y practicar la mutua fidelidad dentro de él.

    Es otro tema, pero para mí la base fundamental de la familia es un hombre y una mujer comprometidos en matrimonio y que deciden tener hijos y educarlos dentro del mismo. Que existen otros tipos de familia (madres solteras, matrimonios recasados con hijos de anteriores uniones, etc.) no lo dudo. Pero la base de la sociedad debe ser la anterior. Eso, o de lo contrario lo pagaremos caro.

    ResponderEliminar