jueves, 9 de junio de 2005

Referéndum: ¿Apoya usted la guerra de Estados Unidos contra Iraq?

Interesantes respuestas he podido leer en los comentarios a mi meditación titulada "El error de Zapatero, el mismo error de Aznar". Las hay salidas de tono (como a otros textos), pero me refiero a las que entran al debate y no a la descalificación. En concreto a tres, una de un anónimo, una de Dogson, y una de un escritor de un blog amigo, Diaz de Vivar, que viene sufriendo pacientemente este blog desde el principio.

Básicamente, y perdón por la reducción, la opinión que exponen es que el PP no perdió las elecciones generales del 14 de Marzo del 2004 por el apoyo de España a la guerra de Estados Unidos contra Iraq, sino por el efecto de los brutales atentados terroristas acaecidos en Madrid tres días antes de los comicios. Estoy de acuerdo, pero solamente en parte.

Quiero expresar mi opinión al respecto, ya que como este blog lo comencé bastante después de esos acontecimientos, solamente los he tocado de pasada.

Indudablemente la victoria socialista del 14-M, y la consiguiente derrota del PP, estuvo claramente marcada por los terribles atentados del 11-M, y, aún más, por la brutal e indigna manipulación que de ellos hizo la izquierda el 13-M, jornada de reflexión, acusando prácticamente al Gobierno de mentir y de ser el culpable de esos atentados por haber metido a España en la guerra de Estados Unidos contra Iraq.

Pero lo anterior pudo llevarse a efecto porque el Gobierno del PP, con Aznar a la cabeza, apoyó diplomáticamente en todos los frentes la guerra de Estados Unidos contra Iraq. Fue por ello que la izquierda española pudo culpar al Gobierno de ser el responsable de los atentados del 11-M. Si España no hubiera apoyado diplomáticamente la guerra estadounidense, evidentemente no hubiera sido posible la manipulación de la izquierda.

Quiero dejar muy claro que me parece indigno culpar a un Gobierno de unos atentados. Y me pareció y me parece un error haber votado al PSOE solo para bajar del Gobierno al PP como efecto de los atentados, que era precisamente lo que los terroristas querían. Pero el pueblo votó, y en democracia la decisión del pueblo es inapelable.

Ahora bien, quiero entrar en otra pregunta: ¿Acertó Aznar cuando apoyó diplomáticamente en todos los frentes la guerra de Estados Unidos contra Iraq? Por supuesto sé, como amablemente Díaz de Vivar señala, que España no entró en guerra, y que el apoyo fue eso, apoyo diplomático, y finalmente apoyo logístico para el restablecimiento del orden y la reconstrucción del país cuando la guerra hubo terminado. Pero aún así, la pregunta persiste: ¿Debió actuar Aznar como actuó?

Mi opinión es clara: Aznar acertó en el fondo, pero se equivocó rotundamente en la forma. Me explico. Estoy convencido de que las razones de Aznar para apoyar a Estados Unidos en dicha guerra fueron razones estratégicas, para llevar a España a una posición internacional de relevancia como nunca antes habíamos tenido. Aznar sabía que ser el segundo país del mundo más cercano a Estados Unidos, después de Gran Bretaña, tendría para España enormes ventajas en todos los órdenes (diplomático, económico, militar, etc.), y por ello hizo lo que hizo. Estoy totalmente de acuerdo con su visión. Pero...

Pero se equivocó tajantemente en la ejecución. Repito lo que dije en el texto El error de Zapatero, el mismo error de Aznar:

...en democracia simplemente no se puede gobernar contra lo que quiere una sociedad

Creo en la democracia, y creo en la democracia real, en la que los gobernantes hacen lo que quiere el pueblo. Por eso creo que Aznar, aún estando yo de acuerdo, jamás debió apoyar de la forma que lo hizo a Estados Unidos en su guerra contra Iraq. Porque el pueblo español estaba contra esa guerra de Estados Unidos y contra ese apoyo de España.

Pongamos un ejemplo. Vamos a suponer que Aznar hubiera convocado un referéndum con la siguiente pregunta, o una parecida:

¿Esta usted de acuerdo con que España apoye diplomáticamente a Estados Unidos en una posible guerra para derrocar al dictador de Iraq Saddam Hussein, y que una vez conseguido participe de las tareas del mantenimiento de la paz en Iraq y en la reconstrucción de dicho país?

¿Cuánta gente hubiera votado "sí"? Muy pocos. ¿Y cuantos hubieran votado "no"? Una gran mayoría. Porque la realidad, nos guste o no (y a mí no me gusta, quiero dejarlo claro), es que España es un país donde el sentimiento antiestadounidense y el pacifismo campan a sus anchas; y en esta cuestión, para más desgracia, los dos se dieron la mano.

Es más, si analizamos determinadas preguntas, las cruciales a mi modo de ver, del barómetro del C.I.S. de Febrero del 2003, donde se trataba ampliamente la cuestión de Iraq, tenemos lo siguiente:

Pregunta 16
¿Cómo valora Ud. la actitud de Estados Unidos frente a Irak?
Muy bien 1.0
Bien 7.0
Regular 22.5
Mal 31.8
Muy mal 30.1

Pregunta 17
¿Cómo valora Ud. la posición del Gobierno español en la crisis de Irak?
Muy bien 1.2
Bien 9.7
Regular 22.5
Mal 32.5
Muy mal 27.3

Pregunta 18
¿Y cómo valora la posición de la oposición?
Muy bien 3.7
Bien 30.9
Regular 35.0
Mal 14.9
Muy mal 4.7

Pregunta 19
¿Está Ud. muy de acuerdo, bastante, poco o nada de acuerdo con que se produzca una intervención militar contra Irak?
Muy de acuerdo 1.2
Bastante de acuerdo 4.1
Poco de acuerdo 20.8
Nada de acuerdo 70.0

Pregunta 20
En su opinión, ¿qué debe hacer España si se produce una intervención militar en Irak?
Apoyar a los aliados 21.3
Apoyar a Irak 1.2
Mantenerse neutral 66.9


Creo que la opinión de la ciudadanía española está muy clara. Estaba en contra de la guerra de Estados Unidos contra Iraq, se oponía a la política de apoyo diplomático de España hacia Estados Unidos en este tema, apoyaba hasta cierto punto las tesis de la oposición política española, y, lo más importante, demandaba al Gobierno español una actitud de neutralidad.

Se podrá decir, como dijo Aznar, que el Gobierno no gobernaba dependiendo de las encuestas. Es un error, un gran error, y más cuando se trata de un tema de esta magnitud. Porque hasta el mismo Bush tuvo sumo cuidado en tener el apoyo de la ciudadanía estadounidense, medido a través de las encuestas, a la hora de comenzar la guerra contra Iraq. Y jamás Bush hubiera iniciado dicha guerra si los estadounidenses hubieran estado en contra.

El Gobierno español, por una decisión casi personal de Aznar, hizo exactamente lo contrario a lo que la ciudadanía española deseaba. Por más que yo estuve de acuerdo con la postura gubernamental de aquel entonces, creo y creí que no debió actuarse así, ya que, al actuar contra la opinión del pueblo, fue una decisión totalmente antidemocrática; es más, si le sacamos punta a la decisión, podríamos decir que se actuó contra la libertad de los españoles, ya que se les obligó a apoyar diplomáticamente algo que no deseaban.

¿Estaba facultado el Gobierno de Aznar para hacer lo que hizo? Legalmente sí, en virtud del viciado sistema político que tenemos, donde el pueblo poco más puede hacer que votar cuando hay elecciones. Pero éticamente se equivocó, al menos con el concepto de democracia en el que yo creo. Porque, y vuelvo a repetirlo, en democracia no se puede gobernar contra lo que quiere una sociedad. Aznar lo hizo y se equivocó. Y las equivocaciones a veces se pagan muy gravemente.

La confluencia de esas dos circunstancias, el apoyo totalmente impopular a la guerra de Estados Unidos contra Iraq (explotado callejeramente por la izquierda) y los atentados del 11-M (utilizados deshonestamente también por la izquierda), hicieron que el PP perdiera unas elecciones que en principio tenía ganadas. ¿Qué hubiera pasado si no hubiera habido atentados? No me cabe la menor duda de que el PP hubiera ganado las elecciones. Pero tampoco me cabe la menor duda de que si el PP hubiera hecho lo que tenía que hacer cuando la guerra de Iraq, que era mantenerse neutral (Aznar pudo perfectamente quedarse en una línea entre Francia y Estados Unidos), el PP hubiera ganado las elecciones del 14-M aunque los atentados se hubieran producido en la misma fecha que se produjeron.

La política tiene estas cosas. Aznar apostó muy fuerte en el apoyo a Estados Unidos en su guerra contra Iraq. Si hubiera ganado la apuesta, España entera hubiera ganado en prestigio a todos los niveles. Pero la perdió. Y con él España entera, que ahora en gobernada por el peor Presidente de toda la democracia española. Decididamente, gobernar en democracia contra lo que quieren los ciudadanos es un error, un gran error. Y Aznar lo cometió.

8 comentarios:

  1. Creo que el error, que es indudable, fue precedido y seguido de otro error: no explicar por qué debíamos estar al lado de USA. Todos esos motivos politicos, económicos y, sobre todo, geoestratégicos (Marruecos!) no se explicaron; es más, el gobierno de Aznar dió la impresión de menospreciar la opinión incluso de sus votantes. Hoy, que se sepa, todavía siguen negándose a explicarlo. Y que conste que pienso que fue una decisión acertada. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo en todo, menos en tachar de antidemocrático el hecho de no seguir la voz del pueblo. Es más que nada una cuestión nominal: no creo que el sentido de democracia sea ése: la voluntad mayoritaria del pueblo. Democracia y decisión por mayoría no son sinónimas. Que nuestra forma de elección de representates esté basada en las mayorías y que el parlamento también tenga esa forma de tomar decisiones, no quiere decir que ese sea el único requisito para ser democrático. Yo me decantaría por 'torpeza política'.

    ResponderEliminar
  3. Creo que se debe escuchar al pueblo, lo que pasa es que si no me dan buenos argumentos, me cuesta mucho hacerles caso. Que ante los argumentos de que hay que hacer cumplir la ley internacional (de una puta vez), de acabar con una de las más brutales dictaduras del mundo, implantar una democracia ahí y que se extienda por todo Oriente Medio, me vengan con que morirían muchas personas (más personas hubieran muerto de seguir Saddam) y que es para robarles el petróleo, pues yo por mi parte tampoco hubiera escuchado.
    Pero si hay algo que se puede reprochar al PP, es su mala comunicación con la gente. Si se hubiera explicado mejor, si hubieran informado mejor de la situación de Irak, si ahora no bajasen la cabeza cada vez que se habla del tema, igual la opinión pública hubiera sido un poco más favorable.

    Y si cuando empiezan con lo de "¿Dónde están las ADM? se les respondiera con todo lo que se ha encontrado. Y con lo que decían ZP& company entonces; que ellos también creían que habían arsenales de ADM. Todo esto sería diferente. El PP no debería dejar que suelten cualquier gilipollez sin replicarles.

    ResponderEliminar
  4. "Fue por ello que la izquierda española pudo culpar al Gobierno de ser el responsable de los atentados del 11-M. Si España no hubiera apoyado diplomáticamente la guerra estadounidense, evidentemente no hubiera sido posible la manipulación de la izquierda."

    Puede que me reitere, pero se puede aducir lo mismo de la otra vez.

    Esto que cito es verdad, pero es un argumento débil. Cuando el Prestige no había causa ni error fundamental del gobierno, ni planteamiento político criticable al respecto y ya estaban en la pancarta y la desinformación estilo Komintern. No había línea política posible en una catástrofe que la pura gestión. Esta tuvo errores pero no merecían el tratamiento que les dio la izquierda.

    En ese asunto se retrataron más allá de toda duda (para quien quisiera verlo). Fue significativo el insulto de Maruja Torres después de las elecciones municipales y las horrorosas descalificaciones de los voluntarios, que supuestamente fueron a ayudar, pero que demostraron después que iban a hacer aspavientos para cambiar el voto hacia el PP (Internet es fantástico para detectar esto porque la gente la pueden callar poco). El cabreo del PSOE-PRISA era palpable.

    Iba a aprovechar los muertos sin el más mínimo escrúpulo y en eso están. Es tan como digo que la última de ZP ha sido no acordarse de que la mayoría de las vçíctimas de ETA están vivas. Ha dicho que es difícil saber qué piensan las víctimas de ETA (y que hay que hacer caso a los vivos, de los que él sabe su opinión). O sea, al tío se le olvida que entre las víctimas no hay sólo muertos. Es un lapsus muy significativo.

    Dodgson.

    ResponderEliminar
  5. El primer comentario tiene la clave. ¿Alguien sabe (al margen de suposiciones) por qué España apoyó la intervención militar en Irak? Yo no he oído ninguna explicación seria de boca de ningún político.

    ResponderEliminar
  6. "Yo no he oído ninguna explicación seria de boca de ningún político."

    Yo oí muchas y tan serias como la de Aznar hablando de lo poco que le apenaría el derrocamiento de Sadam y de los evidentes beneficios para el pueblo iraquí y la estabilidad de la zona.

    Otra cosa es que te pueda parecer más serio un pancartero lanzando consignas a gritos para que no se oigan las razones "poco serias". Otra cosa también sería que hubieras querido enterarte porque quien quiso se informó.

    Dodgson.

    ResponderEliminar
  7. 1. El PP no realizo la mejor campaña, admitido.
    2. Las elecciones se perdieron por el atentado, indiscutible.
    Siendo tales las premisas y el diagnóstico, la discusión es como enfrentarte a la demagogia representada en un Rubalcaba, Blanco o Zapatero, o del Sr. R. Cardona de la FSM, aquel que tan bien interpreto la estrategia del psoe, "vamos sobrados y si necesitáramos votos, hundimos otro prestige".
    Aunque sí me atrevo a proponer
    1. debates, debates y más debates. 9 de cada 1 los ganamos, el que perdemos es por la capacidad oratoria u otros factores no por el mensaje en sí.
    2. cursos de ventas para los no-izquierdas.
    3. mensajes aderezados en caso necesario con un toque de populismo, que según el público objetivo envuelva el mensaje de una manera más entendible, (no demagogia).
    4. Y conseguir ganarse cauces en los medios de comunicación, más de diez millones lo merecen.

    Con respoecto a la guerra de Irak,
    - cuanto eche en falta los discursos de Blair y sus debates en la BBC!
    - Populismo podría haber sido haber entrevistado en la TVE a unos cuantos fundamentalistas.

    ResponderEliminar
  8. Interesantísimo post e interesantísimos los comentarios. Lástima el tener que irme a currar (yo, como la Manjón, estudio y trabajo, a ver si se creen que sólo los de la Izquierda hacen esto), pero sólo lanzo una apreciación, la cual ya ha sido apuntada por un anónimo (o varios, como no ponen nombre...): EL GRANDÍSIMO PROBLEMA DE COMUNICACIÓN, más bien de INCOMUNICACIÓN QUE PADECE LA DERECHA. El PP y Aznar no supieron (o no quisieron. O las dos) explicar las razones de su apoyo a los Estados Unidos. Estaban en lo cierto, era correcta (para mí) su estrategia internacional...pero no la supieron vender. Blair, por el contrario, se "machacó" mañana tras mañana, día tras día, en explicar a los ingleses y en CONFRONTARSE/DEBATIR con la oposición las razones de su intervención (éstos sí) en Irak. Pero, problemas de (in)comunicación los ha tenido, los tiene y los tendrá el PP como no se suelte de una vez todos (y son muchos) sus estúpidos complejos. Un saludo.
    PD: José, en absoluto es un padecimiento leer tu blog. En cambio sí lo es el soportar a este (des)Gobierno...

    ResponderEliminar