miércoles, 22 de junio de 2005

Trabajo infantil = Explotación infantil

Este niño tenía (y tendrá) la misma edad de mi hijo:


El texto es esclarecedor:

Saiful es uno de los trabajadores más jóvenes de la cantera. Todavía no ha cumplido los tres años. Los mazos son demasiado grandes para él y en su lugar emplea una barra de hierro, con la que golpea el suelo, una y otra vez, entre lágrimas. (DAVID JIMENEZ)

Aunque no tanto como el párrafo que se le dedica en el artículo, que resulta simplemente estremecedor:

Saiful, uno de los más pequeños, no ha cumplido los tres años. Los mazos son demasiado grandes para él y en su lugar aporrea las piedras con una barra metálica mientras llora desconsolado. Los demás niños se burlan de su debilidad. «Está empezando, es un mocoso», comentan.

El trabajo periodístico data del año 2001, que fue cuando lo leí. El otro día estuve buscándolo, y después de bastante rato conseguí encontrarlo, puesto ahora por "El Mundo" en forma de especial. Recuerdo que después de leer el texto anterior y ver la fotografía, miré a mi hijo, que con sus 3 años de edad por aquel año 2001, jugaba alegremente a mi lado. Se me hizo un nudo en la garganta al pensar que ese niño, Saiful, era brutalmente explotado en una cantera de piedras, cuando debía estar disfrutando entre juegos, como mi hijo, de sus 3 años de edad.

La brutalidad del artículo periodístico no queda ahí. Otro ejemplo:

El calor es asfixiante -hasta 40 grados-, el polvo envenena los pulmones, el esfuerzo físico es agotador y los accidentes, constantes.
Los niños se sientan en lo alto de los montes de rocas y van escogiendo las piedras una a una, las sujetan entre sus diminutos tobillos, las golpean con fuerza una y otra vez hasta que logran romperlas. La mayoría de los pequeños picapedreros están completamente desnudos y sólo los más afortunados llevan los pies protegidos con trozos de plástico atados a los tobillos con rudimentarias cuerdas. El resto se arriesga a romperse los dedos de los pies con cada golpe. «Si no das de lleno en la piedra te haces mucho daño y ya no puedes trabajar en mucho tiempo, entonces te castigan», dice Lipi, una niña de siete años que lleva más de tres en las canteras de Pagla y muestra heridas ya cicatrizadas.


Lipi tenía la misma edad que actualmente tiene mi hijo, y, en vez de picar piedra, debería hacer lo mismo que hace mi hijo con esa edad, estar dando sus primeros pasos escolares para prepararse para un futuro.

Las fotografías de la brutalidad de la explotación infantil siguen siendo impactantes:



Para quien le interese el tema, recomiendo vivamente el artículo y las fotografías.

Alguien podría decir que esa es una noticia del 2001. La triste realidad es que las cosas no han cambiado para nada. Una noticia muy reciente, del día 10 de este mismo mes, tiene este titular:

Un millón de niños trabaja en minas y canteras, según denuncia la OIT

Para luego dejarnos desolados (al menos a mí) con esta frase introductoria:

Excavan y arrastran el oro fuera de las minas, se sumergen en ríos y túneles inundados y transportan materiales pesados, muelen rocas y pican piedra.

Encontré un trabajo muy completo sobre el tema, titulado precisamente Trabajo infantil. Me pareció de lo más objetivo. Escribe cosas tales como:

Incluso los más fervientes partidarios del no-trabajo infantil reconocen que tareas apropiadas pueden aportar a los niños habilidades y responsabilidades, mantener unidas a las familias y contribuir a los ingresos familiares.

Y relata las condiciones que la UNICEF ha establecido para diferenciar el trabajo infantil de la explotación infantil:

el trabajo infantil es inapropiado si:
es con dedicación exclusiva a una edad demasiado temprana,
se pasan demasiadas horas trabajando,
el trabajo provoca estrés físico, social o psicológico indebido,
se trabaja y se vive en la calle en malas condiciones,
el salario es inadecuado,
el niño tiene que asumir demasiada responsabilidad,
el trabajo impide el acceso a la escolarización,
el trabajo mina la dignidad y autoestima del niño (como el esclavismo y la explotación sexual),
impide conseguir un pleno desarrollo social y psicológico.


Es más, hay normas internacionales establecidas también en cuanto a la edad:

Establece que 15 años es la edad mínima aceptable en países industrializados, y 14 años en los demás países. Permiten que los niños hagan trabajos suaves a los 13 años en países industrializados y a los 12 en países más pobres.

Todo lo anterior me parece muy equilibrado. Ahora bien, ¿en cuántos casos se cumplen esas normas laborales y de edad? En los países pobres (que es donde se produce el trabajo infantil) en prácticamente ninguna. Y como ejemplo veamos lo que dice el mismo trabajo:

La mayoría de los niños que trabajan a tiempo completo lo hacen en el sector agrícola comercial, pero hay niños trabajando en multitud de sectores: servicio doméstico, , minería, pesca de gran profundidad (buceadores), construcción, material deportivo, calzado deportivo, equipamiento quirúrgico, cerillas y pirotecnia, carbón vegetal, fábricas de cristal y cerámica.
En la India: esclavizados, en canteras, en el campo, servicio doméstico, picking rags en las calles, alfombras, saris de seda, cigarrillos "beedies", joyería de plata. artículos de piel (incluyendo calzado y material deportivo), alfombras de lana tejidas a mano, piedras preciosas sintéticas y naturales, diamantes, prostitución, restaurantes, trabajo doméstico, teterías y moteles.


Y después continúa describiendo condiciones de trabajo verdaderamente brutales, que no voy a copiar para no alargar este texto demasiado, pero que si alguien tiene verdadero interés le recomiendo que lea detenidamente.

Probablemente existen algunos casos en que el trabajo infantil se realiza en condiciones que no daña al niño que lo práctica. Pero estoy completamente seguro de que son la ínfima minoría. La realidad es que la práctica totalidad de los niños que trabajan son obligados a hacerlo y, además, también son obligados a hacerlo en unas condiciones de trabajo que dañan de una forma traumática su desarrollo físico, psíquico y educacional.

Creo en la libertad. Y eso quiere decir que estos niños deben tener la libertad para elegir su futuro. Una libertad que se les cercena cuando se les obliga a trabajar desde su niñez. La única libertad va unidad al conocimiento, a la educación; y mientras no exista conocimiento y educación, no existirá libertad, sino explotación y esclavitud.

Aún recuerdo en una película sobre la esclavitud en Estados Unidos cuando un "amo" le decía a otro algo así como: "No podemos dejar que los esclavos aprendan a leer, porque si saben leer no querrán ser esclavos". La falta de educación esclaviza, la educación ofrece la libertad de elección.

En tanto en cuanto el trabajo infantil prive al niño de su derecho a la educación (y lo hace en casi todos los casos), va en contra del principio de la libertad individual. Además de que, en la infinidad de las situaciones, las condiciones de los trabajos son simplemente brutales, yendo, por lo tanto, en contra del principio de la justicia.

Por lo tanto, el trabajo infantil viola en la práctica totalidad de los casos la justicia y la libertad de esos niños, y se convierte por lo tanto, lisa y llanamente en explotación infantil.

9 comentarios:

  1. Evidentemente, casos extremos como el que comentas no tienen justificación.

    Sin embargo, en España a principios del siglo pasado era normal que los niños trabajaran en el campo. Mi abuela materna empezó a servir en una casa a los 9 años. No sabía leer ni escribir.

    No es lo ideal, y me alegro de que mis hijos estudien sin problemas, pero probablemente no podrían hacerlo si las generaciones anteriores no hubieran trabajado duro para salir de la pobreza.

    El problema no es el trabajo infantil, sino la sociedad que impide que el sacrificio de una generación pueda ser aprovechado por sus descendientes.

    ResponderEliminar
  2. El niño que no puede coger el mazo ya no trabaja allí. Ahora haciendoos caso no curra, sólo juega entre los árboles. Su familia no gana lo suficiente para alimentarles a todos, por lo que a parte de no poder ir al colegio, ha visto morir de hambre a sus dos hermanos menores.
    Ahora bien, el no tiene trauma alguno, porque sigue jugando como los niños españoles con sus juguetitos nuevos...

    ResponderEliminar
  3. Con cosas así, a uno se le quitan las ganas de muchas cosas
    tal vez por ello esta semana uno esté alegórico

    ResponderEliminar
  4. Me temo que ni ellos ni sus padres saben que son explotados. Lo consideran "normal". Eso es lo peor.

    ResponderEliminar
  5. ¿Y es correcto el trabajo infantil en el mundo del espectáculo? claro, se dirá que sí porque eso da mucha pasta, ¿pero es ese el mejor ambiente para el desarrollo del niño? se dirá que sí porque eso da mucha pasta, ¿pero puede decidir libremente el niño ser actor o cantante? se dirá que sí porque ¿adivinan por qué?

    ResponderEliminar
  6. Aquí aún se está discutiendo del tema desde diversos puntos de vista:
    http://akin.blogalia.com/historias/30994#comentarios

    ResponderEliminar
  7. ...Bueno lo unico q quiero decir es que todo niño tiene derecho a ser libre a una educacion sana y de disfrutar un bienestar comun... digo esto x que soy un chico de 17 años que estoy a 5 dias de asumir un roll como enbajador de los EE.UU en un modelo de ONU q hace mi colegio y creo que hay muchas atrocidades q se cometen contra los niños de todos los paises y creo yo q esto se debe a la politica que implementa cada pais para gobernar y creo que hoy en dia los politicos estan mas preocupados x otras cosas y no de lo mas importante que son los derechos de todas las persona...eso es todo lo q queria decir!!! epero que no nos conformemos con las audas que brindan la ONG como el caso de UNICEF o la OIT si no que este tema tenemos que tratar todos de resolverlo junto...

    ResponderEliminar
  8. Hola, me llamo Vanessa y soy peruana. Tu blog me impactó, pero es una realidad difícil con la que tenemos día a día que enfrentar, en mi país como en otras partes del mundo, es común ver a niños trabajar e la calles y en provincias.
    Yo estoy realizando un trabao monográfico sobre este tema, y estoy pensando algunas propuestas que debemos aportar cada uno desde nuestras posiciones, ya que es un problema que no sólo incumben a algunos, sino a todos.

    ResponderEliminar
  9. Es muy triste que el ser humnano se preocupe por viajes a la luna por ejemplo, en lugar de poner todas esas ganas y ese dinero en mejorar la calidad de vida de millones de niños en el mundo. Seguramente alguna multinacional es la culpable y despues son ellos;esos yanquis se mierd.. los que vienen a hablar de derechos humanos cuando ellos son los primeros en no cumplirlos ( siempre con "el tercer mundo" segun ellos)

    ResponderEliminar