miércoles, 15 de febrero de 2006

Estados Unidos se denigra vilmente a sí mismo (3)

Ya he escrito un par de textos sobre el lamentable asunto del aborto en Estados Unidos (uno y dos). Espero que este tercero sea el último (al menos por ahora), pero quiero compartir un dato que encontré buscando información para el anterior texto.

Resulta que quien implantó el aborto en Estados Unidos no fue el legislativo, como, en el peor de los casos, debería ser. Fue el Tribunal Supremo. Pero es que, además, todo apunta a que lo hizo en contra de la voluntad mayoritaria de los estadounidenses. Porque este dato me sorprendió:

Parecía obvio que antes de 1973 la mayoría de los norteamericanos no querían la legalización del aborto. Los proabortistas habían fracasado en las legislaturas y en los tribunales estatales (las dos terceras partes de los Estados declararon constitucionales las leyes existentes). También fracasaron los referéndums (es decir, las leyes propuestas para dirigir el voto popular), que pedían el aborto a petición hasta las veinte semanas del embarazo, los cuales los proabortistas intentaron en dos Estados en las elecciones de noviembre de 1972. Los dos Estados fueron Dakota del Norte (con solamente un 12% de católicos), en el cual el 78% de la población votó en contra del aborto y Michigan, en el cual, aunque una "encuesta" previa había arrojado que el 60% de la población era proaborto, el 65% votó en contra de la legislación proaborto.

Vale la pena leer todo el artículo.

Es decir, que nos encontramos con que en Estados Unidos un puñado de jueces son los que han decidido que el aborto es una elección correcta, y punto y final. Ni el poder legislativo, ni la voluntad popular libremente expresada por medio del voto han podido ni pueden hacer nada. El Tribunal Supremo habla y todos deben callar. Muy mal asunto cuando una democracia al final queda secuestrada (al menos en este tema) por un grupo de personas, por muy teóricamente inteligentes que sean.

2 comentarios:

  1. He estado leyendo los artículos que has dedicado al tema del aborto y realmente no tenía ni idea de como las gastan por esos pagos con el aborto.

    Sorprendido ando.

    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Independencia del poder judicial, debe ser algo maravilloso. Cada vez que oigo que algo así existe, se me caen las lágrimas de la emoción.

    ResponderEliminar