martes, 14 de febrero de 2006

Liberalismo cristiano

Desde hace algún tiempo he venido haciéndome esta pregunta: ¿Soy liberal?

Me la empecé a hacer a raíz de determinados comentarios que leí cuando escribí que rompía relaciones con Jorge Valín, por el asunto de la prostitución infantil.

Me la volví a hacer también por bastantes comentarios cuando escribí una especie de serie sobre algunos temas que podríamos llamar sociales, y que fueron los siguientes:

Trabajo infantil = Explotación infantil
Prostitución infantil = Explotación sexual de niños y niñas
¿Agua solamente para ricos?
¿Seguridad solamente para ricos?
Seguridad y salud en el trabajo
¿Sanidad totalmente privada?
¿Educación totalmente privada?
Intervención estatal en la educación
La ayuda al más débil

Particularmente me llamó la atención un comentario anónimo que venía a insinuar que mis ideas son socialdemócratas y que mi interés era convencer a los liberales de que no deben serlo. Aquello, he de ser sincero, me hizo incluso plantearme abandonar Red Liberal (a pesar de que siempre Daniel Rodríguez Herrera me ha tratado muy amablemente), porque como ya anuncia la cabecera de este blog, ...quiero expresar con total libertad mi opinión..., y no es cuestión que me someta a autocensura por el hecho de que mi blog esté en un determinado grupo de blogs.

Ahora bien, antes de responder con un "no" a la pregunta de "¿Soy liberal?", y actuar en consecuencia, me tomé el tiempo para investigar algo sobre ideas liberales de la actualidad. Y me encontré con algunas sorpresas. Vamos con ellas.

¿Es liberal Alberto Recarte? Porque él escribe lo siguiente: Pero, en ausencia de suficientes actividades voluntarias, el estado debe actuar. Debe prestar subsidiariamente educación y sanidad, obligar a que todos los trabajadores dediquen una parte de sus salarios a la constitución de pensiones y atender a la extrema indigencia.

¿Es liberal el partido político Unión Liberal Cubana? Porque ellos defienden lo siguiente: En esencia, el rol fundamental del Estado debe ser mantener el orden y garantizar que las leyes se cumplan, mientras se ayuda a los más necesitados para que estén en condiciones reales de competir. De ahí que la educación y la salud colectivas, especialmente para los miembros más jóvenes de la comunidad -una forma de incrementar el capital humano-, deben ser preocupaciones básicas del Estado liberal. En otras palabras: la igualdad que buscan los liberales no es la de que todos obtengan los mismos resultados, sino la de que todos tengan las mismas posibilidades de luchar por obtener los mejores resultados. Y en ese sentido una buena educación y una buena salud deben ser los puntos de partida para poder acceder a una vida mejor.

¿Es liberal Pedro González-Trevijano? Porque él opina: Un Estado que resguarde la continuidad de nuestros valores compartidos y de una cohesión nacional en materias como la política internacional, el modelo educativo, la organización judicial, el sistema sanitario y el orden fiscal. Un Estado que tutele el principio de unidad jurídico y económico imprescindible. Un Estado que ampare la igualdad de derechos y deberes en todo el territorio nacional. Un Estado que asegure unas prestaciones sociales comunes.

¿Es liberal Esperanza Aguirre? Porque ella prometió esto: Pregunta.- Dentro del Plan de Vivienda Joven de la Comunidad de Madrid, con casas en alquiler con opción a compra, ¿no son muchos los hogares (79.000) que se han prometido para esta legislatura? Respuesta.- Efectivamente, puede que parezcan muchos, lo que pasa es que nosotros vamos a hacer viviendas de distintos tamaños, no vamos a medirlo en dormitorios, como tradicionalmente se hace, sino en las necesidades de los jóvenes. Creemos que hay un sector de la población, que está aproximadamente en 1.500.000 madrileños, que están por debajo de 35 años que han encontrado su primer empleo y que se quieren independizar de sus padres; que por una parte tienen ese deseo de independencia para vivir solos, o con sus parejas de hecho o de derecho, y que, por otra parte, sienten la presión que sentimos todos los españoles de que dinero del alquiler es un dinero tirado y más vale invertir en una propiedad.

¿Es liberal Smith en Batiburrillo? Porque él opina: El liberalismo es una ideología compleja, adaptable a muchas situaciones.

¿Es liberal Antonio Mascaró Rotger? Porque él define lo siguiente: Neoconservador: seguidor de la nueva derecha, de moderado discurso liberal. Acepta intervenciones estatales importantes en educación y sanidad a cambio de rebajas de impuestos y contención de la inflación.

¿Es liberal Daniel Rodríguez Herrera? Porque él describe esto: Este es posiblemente uno de los pocos puntos en que algunos liberales discrepan en cuanto a política social, pues muchos consideran necesario que el Estado ayude a todos a tener una educación mínima. La diferencia está en lo que cada uno considere mínimo y, sobre todo, el modo en que se garantice.

¿Es liberal, repito, Daniel Rodríguez Herrera? Porque él opina: Lo primero es indicar que con la reducción del intervencionismo estatal se reduce efectivamente el número de personas que necesitan ayuda, siendo más y más los que pueden ayudarse a sí mismos. No obstante, siempre quedan personas que por diversas razones (enfermedad mental, minusvalía, etc.) no pueden ayudarse. Para estas personas apoyamos los beneficios de la caridad privada (que es voluntaria, y que suele dirigirse a quienes realmente lo necesitan) frente a las políticas sociales de los gobiernos (que para llevarse a cabo necesitan coaccionar violentamente a la gente para sacarles dinero). No obstante, muchos de nosotros abogamos por un papel subsidiario del gobierno en estas materias, pero sólo en aquellos campos donde no actúe la iniciativa privada, si los hubiere.

Y podríamos seguir.

¿Qué es lo que pretendo demostrar? Que no se puede acotar el término liberal a un solo concepto, sino que dentro de ese palabra caben muchas concepciones de la política y, sobre todo, de la vida.

Mi visión de la vida y de la sociedad es que hay que dar libertad para que la iniciativa privada entre en todos los campos. Pero que, a la vez, el estado debe garantizar unos servicios mínimos para todos los ciudadanos, sobre todo aquellos donde la iniciativa privada no tendría interés en entrar, o si entra las personas de más bajo nivel económico se quedarían sin ellos por no poder pagarlos; no hablo de monopolios estatales, sino de ayudas estatales, directas o indirectas, a los más desfavorecidos.

Ello procede de mi concepción personal de la vida, que está basada (al menos lo intento, aunque con infinidad de defectos) en profundas convicciones cristianas. Es por ello que defiendo no solamente la vida, sino también la dignidad humana; y después la familia; y por supuesto la propiedad.

Volviendo a la pregunta del inicio: ¿Soy liberal? Me la volví a hacer recientemente, a raíz del texto del compañero de este blog Orlando Suárez en su propio blog (El Blog de Orlando Suárez), donde amable y generosamente por su parte venía a calificar este pequeño rincón como un aire tan liberal como el que actualmente muestra este ejemplar blog.

No sé si mi blog es ejemplar, como dice el compañero; creo que él es más generoso que justo al decir eso, y lo agradezco. Tampoco sé si mi blog esta impregnado de un aire liberal, como afirma, pero querría creer que sí. En cualquier caso, mi liberalismo se basa en mi cristianismo, y siempre pondré el primero al servicio del segundo, y jamás al revés.

Volviendo a la pregunta inicial de "¿Soy liberal?", después de escribir este texto tengo que contestar que probablemente sí, aunque no estoy completamente seguro. En cualquier caso, como diría el filósofo, yo soy yo y mis circunstancias, o tal vez, aplicado a mi caso, yo soy yo y mis contradicciones. Y, si soy liberal, lo soy, como la canción, a mi manera. Y esa manera mía no es otra que un liberalismo cristiano. Así soy yo.

17 comentarios:

  1. Amén.Lo podría haber escrito yo de mí mismo.

    ResponderEliminar
  2. Habemos muchos como tú; que seamos liberales o no, decídanlo los demás. A mi me gusta pensar que sí.

    ResponderEliminar
  3. Estoy muy de acuerdo contigo. El liberalismo no se puede enmarcar. Si se lo hace, dejaría de ser liberalismo. Existe una gran tendencia a confundir a Cristo con cierta autoridad eclesial que en determinada época oscura intentó una dictadura religiosa. Cristo no es eso, Dios nos hizo libres a través de El y de Su Palabra. Somos liberales porque defendemos la libertad individual como Don de Dios. Pero no por esa libertad, podemos olvidar los mandamientos del Señor de amar y de dar, hasta la vida por los demás. Yo también soy un liberal cristiano. Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  4. Aunque no este de acuerdo con muchos de sus planteamientos me apenaria que abandonase RedLiberal y que se declarase como no liberal. Yo considero que unos de los principios del liberalismo es el debate. Triste será el día en que no discrepemos en nada.

    ResponderEliminar
  5. Creo que el liberalismo es lo suficientemente amplio (por ancho) como para que haya cabida tanto a los libertarios como a los "liberales cristianos".

    Ahora bien no porque tú seas liberal, van a dejar de serlo (o serlo menos o peores)Valín, Rallo o cualquier "austríaco".

    ResponderEliminar
  6. Es curioso el halo mítico que rodea a ese término bajo el cual todos, de un extremo al otro quieren cobijarse. Prefiero términos como tolerante y honrado.

    ResponderEliminar
  7. perdona majo, pero yo soy liberal anarcocapitalista y cristiano.
    ¿los que no pensamos como tú somos malos cristianos?

    un saludo.

    Erpayo.

    ResponderEliminar
  8. Hace tiempo que me di cuenta de que, en determinadas ocasiones, dedicaba un buen rato a pensar si ciertas opiniones mías me hacían desmerecer la etiqueta "liberal". A la tercera o cuarta ocasión, decidí que iba a dejarme de tonterías y que iba a trabajar en depurar y justificar mis posturas y no en adaptarlas a una determinada definición. Ánimo, pues creo que estamos en una situación enormemente parecida.

    ResponderEliminar
  9. No estoy en absoluto de acuerdo con esta entrada. :-)

    1.- Meter en el mismo saco a Smith y a Toni Mascaró, por ejemplo, es como mezclar a Fraga con Huerta de Soto.

    2.- Creo que hay que saber diferenciar entre religión-moral-conciencia con política y economía. Porque son cosas totalmente diferentes. Una cosa es en lo que tú crees en tu fuero interno. Esa fe es tuya, de nadie más. No se la tienes porqué imponer a nadie más, y eres libre de actuar al respecto y ser consecuente con tus creencias.

    Otra cosa muy diferente es que tú creas en la libertad individual, propiedad privada, vida, etc,... Una cosa es tu interior, y otra cosa son las relaciones externas.

    3.- Otra cosa con la que no estoy en absoluto de acuerdo es en esa necesidad de encuadrarse en alguna ideología. Yo considero que el liberalismo no es una ideología en absoluto. No hay dogmas de fe ni nadie que marque el camino, ni nada parecido. El liberalismo no es ni más ni menos que puro sentido común. Y que cada cual haga y piense como le parezca oportuno, sea ateo, cristiano, budista o musulmán.

    ResponderEliminar
  10. Excelente reflexión, José; creo que muchos de quienes compartimos inquietudes hurgásemos en el interior de nuestra conciencia, llegaríamos a tus mismas conclusiones. Y como ha comentado antes que yo regiomontano, me gustaría pensar que por el hecho de poder asumir en la práctica totalidad tu escrito no dejo de ser liberal.
    El liberalismo es junto con la utopía del anarquismo, el modo de entender la política que más confía en los individuos. Por ello y merced a mi convicción que la libertad es el tesoro más preciado que disponemos en todas y cada una de nuestras actividades en general y la política en particular, creo que si, que puedo considerarme realmente liberal.
    Saludos liberales.

    ResponderEliminar
  11. En la línea de "Erpayo" ... ¿Sólo de este modo se es un buen cristiano?
    El liberalismo no es moral ni ideología, es la garantía de que las leyes y el Estado -siendo mínimo o nulo- nos darán la libertad. Que tú pienses que es un don... bien. Pero otro cristiano se adhierá al socialismo por aquello del "Jesús hippie".
    Pero vamos, buena reflexión. Precicar la libertad no significa aceptar todo lo que se diga u haga en libertad.

    ResponderEliminar
  12. a mi tb me ha pasado, precisamente a raíz de leer a los para mí austríacamente "exagerados" miembros del Juan de Mariana.

    Me compré uno cuantos libros didácticos sobre ideologías. Conservadores, liberales, socialistas, fascistas, etc. Libros enfocados en la historia inglesa.

    Al final la única definición posible para encuadrar a todas las "facciones liberales" q decían existían era la siguiente: El fin del liberalismo es un sociedad uniclasista de ciudadanos que se autogobiernan, y punto.

    El camino para llegar a ese fin es donde estaría el problemilla.

    Los primeros liberales eran del tipo "laissez faire", según decían estos libros a medida que el capitalismo se asentó, los liberales fueron viendo que no era "oro todo lo que relucía" y que el Estado debía intervenir de algún modo para lograr la "igualdad de oportunidades", concepto primero liberal que luego los socialdemócratas se han adueñado de él. En Inglaterra tal programa social ha llegado al extremo de considerarse más de "izquierdas" que el del propio Partido Laborista, de tendencia socialdemócrata...

    En fin, estoy totalmente de acuerdo contigo, Yo tb llegue a la conclusión de que el cristianismo en cierta manera era un barrera muy gorda para aclamar al laissez faire, según dicen los liberales extremos creyentes deben de ser Protestantes.

    Es de lógica, eso de q sería más fácil que entrara un camello por el ojo de una aguja que un rico entrara en el reino de los cielos..., tal que no casa muy bien con el afán de lucro, por muy real que a veces, y sólo a veces, sea eso de la mano invisible, y el reparto de la riqueza por arte de magia...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. ¿Y exactamente que tiene que ver el ser cristiano con defender la sanidad pública, por ejemplo? Desconozco ese pasaje bíblico. xDDD

    La moral en su sitio y el derecho en el suyo. En cualquier caso, las mezcolanzas tienen su aquel. Yo soy minarquista (hoy me siento moderado) y no veo contradicción alguna con el Evangelio ni con la tradición. Antes al contrario, puesto que la estatalización es contraria a la libertad del individuo, eje central de la Redención.

    En fin, también soy madridista, pero no veo relación con el liberalismo, así que ahí lo dejo.

    ResponderEliminar
  14. Wininu, hay que enterarse un poco mejor de qué defiende el liberalismo.

    Que uno defienda la libertad de acción, no presupone una finalidad determinada. Antes al contrario.

    Yo puedo querer hacerme rico (lícitamente) y tú usar tu libertad para otros fines más caritativos (aunque para dar hay que tener). Y uno podrá actuar más en consonancia con la moral cristiana que el otro, pero ambos ser liberales. No mezclemos.

    Los límites morales que uno tenga no son asunto del resto, salvo que supongan una cercenación de la libertad ajena.

    Lo que no puede ser es que Jesús mande un mensaje liberador mediante el que somos protagonistas de nuestra propia salvación (¡ahí es nada!) y luego vengan los hombres a ejercer la coacción invocándolo a Él. El colmo, vamos.

    Y todo ello suponiendo que sea incompatible la riqueza con seguir a Jesús (¿cual sería el límite exacto de la misma?) Pero exégetas tiene la Santa Madra Iglesia.

    ResponderEliminar
  15. me refería exclusivamente al liberalismo económico puro y duro basado en la defensa a ultranza del mercado, que casa poco con lo Católico y sí mucho con la Reforma.

    "Difícil es hacer una síntesis de las posturas éticas en relación con el mercado, pero me atrevería a arriesgar la siguiente:

    - Postura Escolástica: Los resultados que arroje el mercado sobre el conjunto de la sociedad serán en su globalidad beneficiosos si los individuos que en el mercado participan tienen una moralidad que represente un freno al propio mercado.

    - Postura Liberal (Smith): Los resultados que arroje el mercado sobre el conjunto de la sociedad serán en su globalidad beneficiosos aunque los individuos se guíen exclusivamente por su propio egoísmo.

    - Postura Intervencionista (Keynes): Los resultados que arroje el mercado sobre el conjunto de la sociedad podrán ser negativos independientemente de la ética de los participantes."

    Extraido de "JERARQUIA, MERCADO, VALORES"
    David Anisi
    Universidad de Salamanca
    Córdoba, 2 de Diciembre de 1993


    Creo que ha quedado bien claro

    ResponderEliminar
  16. ¿Es liberal Alberto Recarte? No.
    ¿Es liberal el partido político Unión Liberal Cubana? No.
    ¿Es liberal Pedro González-Trevijano? No.
    ¿Es liberal Esperanza Aguirre? No.
    ¿Es liberal Antonio Mascaró Rotger? No.
    ¿Es liberal Daniel Rodríguez Herrera? Bastante.
    ¿Es liberal José García Palacios? No.

    Así de simple.

    ResponderEliminar