martes, 4 de enero de 2005

¿Debe Turquía formar parte de la Unión Europea?

La cuestión de si Turquía debe o no formar parte de la Unión Europea no es, evidentemente, nada fácil de resolver. La verdad es que personalmente tengo algunas reservas. Pero, aún con dichas reservas, por ahora soy partidario de una respuesta negativa. Y a continuación quiero aportar mis razones para ello.

En primer lugar, por una cuestión geográfica. Aunque una parte de Turquía está en Europa, no por eso puede ser calificado Turquía como país europeo. Y es que la realidad es que el 95% del territorio turco está en Asía, mientras que la parte europea de Turquía es solamente el 5%. Por lo tanto, Turquía es más un país asiático que un país europeo.

En segundo lugar, por una cuestión democrática. Los usos y costumbres democráticos (incluidos los derechos civiles y los derechos humanos) no son respetados en Turquía tal y como se respetan en los países de la Unión Europea.

En tercer lugar, por una cuestión religiosa. No hablo aquí de que la mayoría del país sea musulmán, lo cual entra dentro de la libertad religiosa. Mi cuestionamiento es porque considero que la separación entre religión y estado es muy cuestionable en Turquía. Hay tendencias en la legislación turca a seguir la legislación islámica, mientras que en la Unión Europea la separación de religión y estado está totalmente clara.

En cuarto lugar, por una cuestión económica. El índice de riqueza de Turquía está muy por debajo del índice de los países de la Unión Europea. Ello crearía, de entrar en la Unión Europea, un desbalance a la hora de las ayudas económicas, que, en el peor de los casos, podría incluso colapsar la Unión Europea.

En quinto lugar, por una cuestión demográfica. Turquía tiene más de 67 millones de habitantes. De entrar en la Unión Europea, sería el segundo país más poblado de ésta, solamente superado por Alemania. Ello, tomando el punto anterior, crearía un flujo migratorio hacia los demás países que es muy cuestionable que pudiera ser soportado por la Unión Europea sin resentirse seriamente.

En sexto lugar, la cuestión fronteriza. La lógica dice que las fronteras de la Unión Europea deberían ser Rusia y Turquía. Pero si Turquía entra en la Unión Europea, las fronteras de la Unión Europa se irían hasta Georgia, Armenia, Azerbayán, Armenia, un país tan inestable como Iraq, un país terrorista como Siria y un país que es una amenaza nuclear como Irán. Indudablemente las inestabilidades y peligros de estos países, al ser vecinos de la Unión Europea, podrían ser un serio peligro para ella.

En conclusión, podría ser que en el futuro la situación cambiase, y de ser así, estoy dispuesto a reconsiderar mi posición. Pero personalmente lo dudo mucho. Las razones arriba indicadas me hacen estar en contra del ingreso de Turquía en la Unión Europea.

5 comentarios:

  1. Pues mi posicionamiento en principio es favorable.

    Creo que es además una cuestión estratégica de vital importancia. Un país musulmán plenamente integrado en la Unión tiene que ser necesariamente un factor positivo en esta lucha contra el Islam practicado por los intolerantes. Pero evidentemente se tienen que dar unos condicionantes como esa división de poderes clara y necesaria, plenos derechos individuales, etc...

    No podemos dejar abandonada a Turquía que siempre ha tenido vocación europea y lo peor, no podemos dejar que ese territorio caiga en manos del islamismo radical... poco importará donde se encuentre Irán si la mismísima Turquía se nos convierte en un Irán.

    Tampoco debe asustar su demografía. Es lógico invertir más en el país en un principio, pero no deja de ser un mercado importantísimo y tiene condicionantes para el desarrollo. Puede que precísamente con la ayuda de la Unión la situación mejore al punto de no ser necesaria la emigración.

    Que el 95% esté en Asia es un poco trivial. Israel está al 100% en Asia Menor y yo sería partidario de su entrada en la Unión... si bien con Israel nos unen importantísimos lazos culturales, históricos y demográficos... aunque ahora los europeos estén más por romperlos y olvidarlos.

    En cualquier caso es un reto para ambos. Turquía debe ceder, debe mostrar vocación europeista... y si eso implica sufrir un proceso de humanización del Islam, debe acometerlo, y por contra, Europa debe mimar a Turquía, invertir quizá más que en ningún otro país y convertirla en una perla.

    Un saludo.

    Ibrahim Horvath

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, estoy en contra de la entrada de Turquía en la UE. Suscribo todos los puntos anteriores, pero hago especial mención de dos: la democracia y la religión. La democracia es todavía incipiente en Turquía y no está plenamente establecida, muchos e importantísimos flecos quedan pendientes.
    La cuestión religiosa es sumamente importante. Nunca, repito, nunca el Islam (que significa sumisión, no lo olvidemos) ha permitido que un régimen político lo mas parecido a una democracia se estableciera en uno de sus territorios. Echemos un rápido vistazo a las países islámicos que son democráticos: ninguno. Porque, sencillamente, el Islam es incompatible con la democracia.
    La entrada de Turquía en Europa sería el caballo de Troya en lo que, Oriana Fallaci, llama ya EURABIA.

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué nuestras fronteras se extenderán hasta Irak, Irán, Siria y el Cáucaso? ¿Cuándo estuvo Europa ausente de esos límites? Alejandro de Macedonia y los romanos fueron más lejos que eso. Con Turquía, volveremos a tener Troya dentro de Europa. Solo hay que tener miedo al miedo.

    ResponderEliminar
  4. Estoy completamente de acuerdo que entre turquia
    a la union europea,
    ya que es un pais estrategico a la hora de intervensiones belicas y politicas en asia.

    Consta mas ventajas que deventajas en corto plazo

    la unica desventaja en largo plazo es la EURABISACION

    es lo unico que temer
    algo sumamente peligroso y letal a largo plazo, las emigraciones no son cosa de hipotesis o teoria son leyes reales las que se estan viviendo hoy en dia,se peuden ver arabes con sus vestimentas culturales vagando por europa y viviendo en casas donde las podria habitar un buen europeo honesto y ¡creedor fervemente de la democracia y libertad!

    pero que pasa que las socciedades europeas empiezan a ser conquistados como los judios conquistaron cannan en la batalla de jerico claro esta que la conquista no se valera de armas si no de tiempo y emigracion.

    saludos correo

    ivanbes666@hotmail.com

    ResponderEliminar
  5. Es sabido que Turquía es un socio comercial estratégico de la Unión Europea... en especial de Alemania... pero por más grande socio comercial de europa del este que sea , si la democracia es practicamente inexistente NO debería entrar, ese es el motivo claro... la emigracion de africanos, hindues, y demás consecuencias no son tan determinantes como el tema de la democracia ignorada por parte de sus practica religiosa.....A veces suena duro pero por el momento NO !

    ResponderEliminar