jueves, 6 de enero de 2005

El Islam y la libertad

En el artículo que publiqué el pasado martes, titulado ¿Debe Turquía formar parte de la Unión Europea? yo defendía la tesis de que en principio no, por las razones expuestas. A dicho tema hubo dos opiniones; la primera, de Ibrahim Horvath, contraria a mis tesis; y la segunda, de Díaz de Vivar, favorable a mis tesis.

Hay un párrafo que quiero destacar del comentario de Díaz de Vivar:

La cuestión religiosa es sumamente importante. Nunca, repito, nunca el Islam (que significa sumisión, no lo olvidemos) ha permitido que un régimen político lo mas parecido a una democracia se estableciera en uno de sus territorios. Echemos un rápido vistazo a las países islámicos que son democráticos: ninguno. Porque, sencillamente, el Islam es incompatible con la democracia.

Esas palabras me hicieron pensar de nuevo en algo que muchas veces me ha venido a la mente, la relación entre el Islam y la libertad.

Si comparamos un mapa de las religiones en el mundo con otro mapa de la libertad religiosa en el mundo, nos encontramos con que todos los países de mayoría islámica están entre los países "no libres" o "parcialmente libres" desde el punto de vista religioso. Y, datos técnicos aparte, creo que es evidente que en los países mayoritariamente islámicos la libertad religiosa no es comparable en ningún modo para cristianos y judíos con la libertad religiosa que gozan los musulmanes en los países mayoritariamente cristianos o el país mayoritariamente judío (Israel). De hecho, en muchísimos países mayoritariamente musulmanes (casi todos), no existe la libertad religiosa, e incluso el cambio de religión de un musulmán está castigado duramente. Nada que ver con la libertad absoluta de la que gozan los musulmanes en los países cristianos e Israel, donde cualquier cristiano o judío puede convertirse al Islam sin temor a castigo alguno.

Si hablamos de libertad política, que yo recuerde los únicos países de mayoría musulmana que la tienen son tres: Afganistán, Iraq y Turquía. Los dos primeros lo han hecho a partir de una conquista militar por un país mayoritariamente cristiano (Estados Unidos) enmarcada dentro de la guerra contra el terrorismo; es decir, no por iniciativa propia. El tercero, Turquía, a pesar de tener formalmente libertad política, e incluso democracia, padece como es sabido de muchísimas deficiencias en las áreas de las libertades y los derechos humanos, que no lo hacen comparable en ningún grado con los países de mayoría cristiana o Israel.

Ahora bien, si hablamos de derechos humanos y el Islam, es sumamente interesante el artículo La declaración de los Derechos Humanos en el Islam, escrito por Pedro Buendía y publicado en el Grupo de Estudios Estratégicos.

En dicho artículo se puede leer la mencionada Declaración de los Derechos Humanos en el Islam. En dicha declaración derechos y religión islámica se mezclan continuamente, apelando a leyes religiosas como fuentes de derecho.

Podemos leer conceptos tan aberrantes desde el punto de vista de la liberad como los siguientes:

Sólo la verdadera religión garantiza el desarrollo de esa dignidad por medio de la integridad humana.

Todas las criaturas son siervos de Allah.

No es posible suprimir una vida si no es a exigencias de la Sharía.

La integridad del cuerpo humano será preservada, sin que sea posible violentarla, ni revocar este derecho sin mediar justificación en la Sharía.

Los padres, y todo aquel que ocupe su lugar, tienen derecho a elegir el tipo de educación que deseen para sus hijos, siempre que se tengan en cuenta sus intereses y su futuro a la luz de los valores morales y de las prescripciones de la Sharía.

El Islam es la religión indiscutible. No es lícito ejercer ningún tipo de coerción sobre el ser humano, ni aprovecharse de su pobreza o ignorancia, para llevarle a cambiar su religión por otra distinta, o al ateísmo.

Se prohíbe la confiscación o incautación de bienes, excepto a requerimiento de la Sharía.

Todo ser humano tiene derecho a la libertad de expresión, siempre y cuando no contradiga los principios de la Sharía.

Todo ser humano tiene derecho a prescribir el bien, y a imponer lo correcto y prohibir lo censurable, tal y como dispone la Sharía Islámica.

La información es una necesidad vital de la sociedad. Se prohíbe hacer un uso tendencioso de ella o manipularla, o que ésta se oponga a los valores sagrados [del Islam] o a la dignidad de los Profetas. Tampoco podrá practicarse nada cuyo objeto sea la trasgresión de los valores, la disolución de las costumbres, la corrupción, el mal o la convulsión de la fe.

Todos los derechos y los deberes estipulados en esta declaración están sujetos a los preceptos de la Sharía islámica.

La Sharía Islámica es la única fuente de referencia para la aclaración o interpretación de cualquiera de los artículos del presente documento.


Hasta aquí las citas tomadas de la Declaración de los Derechos Humanos en el Islam. Los apuntados son algunos ejemplos, muy llamativos sin duda, pero hay más.

Pero, en función de lo apuntado, podemos ver en relación a los derechos humanos como tal, que la Declaración, al hacer el añadido a menos que lo diga la Sharía (o semejante), lo que en la práctica está afirmando (aunque con cierto ocultamiento) es que, bajo las condiciones estipuladas en la Sharía, cualquiera de esos derechos se puede violentar

Por lo tanto, lo que la Declaración niega son los siguientes derechos: El derecho a la vida, el derecho a la integridad del cuerpo humano, la libertad de los padres para elegir la educación de sus hijos, la libertad religiosa, el derecho a la propiedad privada, la libertad de expresión, la libertad de elección, y la libertad de información.

Por descontando queda la evidencia de que no existe libertad de religión, y que la Declaración acepta solo como religión verdadera al Islam, al que queda sometida toda legislación y toda persona.

Para cualquier persona que crea en la libertad todo lo anterior no puede ser otra cosa que un cúmulo de despropósitos, que lo único que buscan es imponer una visión de la vida, la islámica.

Ahora, la pregunta es: ¿Y quienes pueden afirmar todas esas barbaridades? Pues la respuesta es sorprendente. Todos los países que forman parte de la Conferencia Islámica, ya que fue esta organización internacional quien la aprobó en su 19ª Conferencia, celebrada en El Cairo el 5 de Agosto de 1990, y que hasta el presente no ha sido ni anulada ni reformada.

Aquí está la lista de los países miembros, en inglés:

Afghanistan, Islamic State of
Albania, Republic of
Algeria, People's Democratic Republic of
Azerbaijan, Republic of
Bahrain, Kingdom of
Bangladesh, People's Republic of
Benin, Republic of
Brunei Dar-us-Salam, Sultanate of
Burkina Faso
Cameroon, Republic of
Chad, Republic of
Comoros, Union of
Côte d'Ivoire, Republic of
Djibouti, Republic of
Egypt, Arab Republic of
Gabon, Republic of
Gambia, Republic of
Guinea, Republic of
Guinea-Bissau, Republic of
Guyana, Cooperative Republic of
Indonesia, Republic of
Iran, Islamic Republic of
Iraq, Republic of
Jamahiriya, Socialist People's Libyan Arab
Jordan, Hashemite Kingdom of
Kazakhstan, Republic of
Kuwait, The State of
Kyrgyzistan, Republic of
Lebanon, Republic of
Malaysia
Maldives, Republic of
Mali, Republic of
Mauritania, Islamic Republic of
Morocco, Kingdom of
Mozambique, Republic of
Niger, Republic of
Nigeria, Federal Republic of
Oman, The Sultanate of
Pakistan, Islamic Republic of
Palestine, The State of
Qatar, The State of
Saudi Arabia, Kingdom of
Senegal, Republic of
Sierra Leone, Republic of
Somalia, Democratic Republic of
Sudan, Republic of the
Suriname, Republic of the
Syrian Arab Republic
Tajikistan, Republic of
Togo, Republic of
Tunisia, Republic of
Turkey, Republic of
Turkmenistan, Republic of
Uganda, Republic of
United Arab Emirates, The State of
Uzbekistan, Republic of
Yemen, Republic of

Soy un ferviente defensor de la libertad, y dentro de la libertad, de la libertad religiosa. Pero hemos de reconocer la verdad. Las religiones son lo que de ellas hacen sus seguidores. Ni más ni menos. Y hoy el Islam es una religión de imposición. ¿Podrá cambiar en el futuro? Es posible, pero no seguro. En cualquier caso, lo que vemos en el presente dentro de la totalidad de los países de mayoría musulmana no es muy alentador.

La realidad, por dura que sea, por políticamente incorrecta que sea, es solo una. Entre el Islam y la libertad, hoy por hoy, no hay ninguna relación.

4 comentarios:

  1. Ups!! Corrija el pequeño patinazo sr. García Palacios... donde dice Ibrahim Horvath debe decir Díaz de Vivar... sin duda un nick más beligerante con el Islam que Ibrahim.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, el extracto reseñado lo escribí yo. En absoluto beligerante con el Islam, el cual sí que es beligerante con todo aquello que no se someta a él o se rija por la Sharia. Yo, simplemente me atengo a los hechos. Como español y como cristiano. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. hola, yo haria la siguiente pregunta no cree usted que si el islam fuera tan malo como usted piensa, la religion con mayores seguidores del mundo seria otra distinta al islam, porque si la mayor parte del mundo(1 de cada 5habitantes) es musulmana, será porque ven que el islam no es un peligro para ellos sino un bien para ellos, a veces cuando se produce una pelea se escuchan las dos partes para poder juzgar, lo digo porque hay mucha gente que no conoce bien el islam, lo ve desde fuera y se dedica a hablar de el, por eso recomendaria conocer el islam desde sus propias fuentes, ademas si el islam estuviera en contra de la libertad, no hubiera dejado a los cristianos y judios practicar su libre adoracion como paso en la epoca en que el islam estuvo en España, que habia una iglesia junto a una mezquita junto a sinagoga, ademas le digo lo siguiente la mayoria de los judios que vivian en españa se fueron a marruecos y tunez con los musulmanes cuando fueron estos ultimos expulsados de españa, porque sabian que en una sociedad musulmana podian practicar su religion libremente sin estar perseguidos como en españa por la inquisicion, con esto no quiero criticar a nadie ni a ninguna religion sino expresar que el islam es una religion que respeta las libertades, gracias a todos los lectores y un saludo al escritor de este articulo y sus lectores, por una convivencia pacifica entre todos.

    ResponderEliminar
  4. el islam no permite la libertad y por lo cual nunca va a ser democratica

    ResponderEliminar