Red Liberal Círculo Liberal Agregador Liberal-Conservador La Coalición de Blogs Anti-Islamistas

martes, 18 de enero de 2005

Valores fundacionales del Estado de Israel

(publicado en Desde Sefarad)

En primer lugar quiero agradecer a José Cohen la invitación que me ha hecho a escribir en su blog, así como las positivas palabras que me ha dedicado en varias ocasiones. Mayor agradecimiento aún si cabe por el hecho de que esa invitación y esas palabras vienen de alguien que es un respetado blogger, José Cohen, quien escribe con calidad y conocimiento sobre un tema apasionante, Israel.

Hablando de Israel, hoy quiero analizar brevemente las bases mismas sobre las que fue fundado, es decir, los valores fundacionales del Estado de Israel.

Es tremendamente interesante este párrafo de la Declaración de Independencia de Israel:

EL ESTADO DE ISRAEL permanecerá abierto a la inmigración judía y el crisol de las diásporas; promoverá el desarrollo del país para el beneficio de todos sus habitantes; estará basado en los principios de libertad, justicia y paz, a la luz de las enseñanzas de los profetas de Israel; asegurará la completa igualdad de derechos políticos y sociales a todos sus habitantes sin diferencia de credo, raza o sexo; garantizará libertad de culto, conciencia, idioma, educación y cultura; salvaguardará los Lugares Santos de todas las religiones; y será fiel a los principios de la Carta de las Naciones Unidas.

Aquí podemos ver los valores fundacionales de Israel, los cuales se han mantenido hasta el día de hoy. Pasemos a analizarlos brevemente.

Solidaridad con sus hermanos. La decisión de ayudar a los judíos de cualquier parte del mundo ha sido una constante de Israel. No importaba ni importa su condición económica o racial. Cualquier judío gozaba y goza del privilegio de poder ingresar en Israel para vivir sin problemas.

El desarrollo como beneficio de todos. No fue Israel ni es un país en el que el desarrollo es única y exclusivamente para beneficio de unos pocos, de una clase dirigente que se aprovecha del trabajo de los demás, como en otros muchos lugares de la tierra. Israel promueve que los progresos del país sean aprovechados por todos los ciudadanos que allí viven.

Libertad. Después de la vida es el valor más importante del ser humano. Israel lo respetó desde su fundación. Libertad política, libertad económica, libertad religiosa; libertad de pensamiento, libertad de expresión, libertad de decisión. Las anteriores son seis frases que, aún hoy, en el siglo XXI, hay muchos países del mundo que las niegan. Pero Israel las respetó desde su fundación, y las sigue respetando hoy.

Justicia. La creación de un ordenamiento jurídico estable, que proteja al débil del abuso del poderoso. Ha sido y es una constante en Israel.

Paz. Desde su fundación Israel ha buscado la paz con ahínco, tanto entre sus ciudadanos como, y sobre todo, con los países vecinos. Siempre ha luchado por llegar a acuerdos estables que den estabilidad a las fronteras, aún al precio de entregas territoriales. Y lo sigue haciendo.

Derechos políticos. Israel se fundó sobre la base del respeto a los derechos políticos. Es el segundo país del mundo, después de Estados Unidos, que se fundó sobre bases estrictamente democráticas. Derechos políticos y democracia que llegan hasta el día de hoy.

Derechos sociales. Entendemos como derechos sociales los derechos al trabajo, a la alimentación, a la salud, a la vivienda y a la educación. Son evidentemente derechos que solo se respetan en una minoría de países del mundo, los países más avanzados. Y sobre estos derechos se fundó Israel, y son derechos que siguen perdurando actualmente.

No discriminación por raza. Hasta el día de hoy llegan las persecuciones y discriminaciones en el mundo por causa de diferencias raciales. Pero Israel garantizó desde el principio la no discriminación en función de raza.

No discriminación por credo. Judíos, cristianos, musulmanes, ateos, etc. Nadie seria discriminado por lo que creyera.

No discriminación por sexo. La discriminación por sexo es una constante en muchísimos países del mundo, perjudicando a las mujeres hasta límites verdaderamente terribles. No así en Israel, que desde el principio dejó claro que no habría discriminación por razón de sexo.

Libertad de culto. Desde el principio en Israel cada cual pudo practicar con total libertad la religión que quisiera. No se puede decir eso mismo de muchos países hoy en día.

Libertad de conciencia. Cada cual puede pensar y actuar en la forma que lo desee, basándose en sus principios personales, con la sola condición de que no haga daño a otra persona. Esa libertad, básica del ser humano, fue incorporada en Israel desde su nacimiento.

Libertad de idioma. Pocos países la tienen. Normalmente los países tienen un idioma obligado para sus ciudadanos. No así Israel, donde cada cual es totalmente libre de comunicarse en el idioma que desee.

Libertad de educación. Aún en muchos países avanzados esta libertad no existe, interfiriendo continuamente el Estado, obligando a los padres a una determinada educación para sus hijos. No así en Israel, donde la libertad de educación es total, ya desde su fundación, por lo que los padres puede educar a sus hijos de la forma que les parezca más apropiada.

Libertad de cultura. Cada cual pudo y puede tener la cultura y las tradiciones y formas que considere mejores.

Protección de los Lugares Santos de todas las religiones. Siendo Israel tierra de religiones, toda ella en general y Jerusalén en particular, el Estado de Israel se comprometió a proteger por igual a todos los llamados "Lugares Santos" de todas las religiones, lo cual sigue haciendo en el presente.

Fidelidad de los principios de la Carta de las Naciones Unidas. Solo esta frase merecería un artículo completo. No es el caso. Pero quiero destacar esta frase de la introducción de dicho documento: A reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en 1a dignidad y el valor de la persona humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres y de las naciones grandes y pequeñas. Palabras que para muchos países son solo eso, y que las violan constantemente, con sus propios ciudadanos y con otros países alrededor. Pero estos principios han sido respetados por Israel, desde su nacimiento hasta hoy.

Como hemos podido ver, Israel se fundó sobre las bases de un Estado tremendamente avanzado en cuestiones de libertad, democracia, justicia social, igualdad, etc. Y sobre esos mismos fundamentos se ha mantenido hasta el día de hoy. La mayoría de los estados del mundo no se pueden comparar ni tan siquiera mínimamente en sus valores que defienden. Incluso hay estados avanzados que quedan por debajo de Israel en varios aspectos.

En conclusión, en Israel los valores fundacionales, que se han mantenido hasta el presente, son sencillamente admirables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada