miércoles, 27 de enero de 2016

La coalición anti-PP socialista-neocomunista-paleocomunista-separatista... por unos meses

Este texto debí escribirlo el 21 de diciembre. Pero la cosa era tan clara que no la vi, como esas jugadas de ajedrez que de tan evidentes uno las pasa por alto.

Es sabido que Pedro Sánchez necesita ser Presidente o Susana Díaz le va a mandar al rincón del olvido. Así que será Presidente, sin importar el precio a pagar. Los argumentos que esbocé hace una semana siguen siendo completamente válidos. Con un par de añadidos.

El primero sobre la famosa rueda de prensa de Pablo Iglesias exigiendo la Vicepresidencia junto a los ministros nombrados por él. ¿Insultante? Sí, mucho, por supuesto. Con el agravante de que el tipo se permitió utilizar zafiamente al mismo rey para su espectáculo. Pero bueno, así es él, y no va a cambiar. Y los "históricos" del PSOE saliendo a la palestra mostrándose muy ofendidos por el evidente insulto público. Pero es que son eso, "históricos" y nada más; o sea, hisoria, pasado. El jefe del presente, Pedro Sánchez, entre monerías y demás lo que hizo fue quitarle hierro al asunto. Señal de que está dispuesto a tragar carros y carretas con tal de sentar sus posaderas sobre el sillón monclovita.

El segundo añadido trata sobre los tiempos constitucionales. Dice el artículo 115 de la Constitución que "no procederá nueva disolución antes de que transcurra un año desde la anterior" para el caso en que un candidato logre ser investido como Presidente de Gobierno. Las anteriores Cortes fueron disueltas por Rajoy el 27 de octubre, por lo que esa fecha es la que marca el mínino tiempo si Sánchez consigue la Presidencia. Eso quiere decir que si, entre pitos y flautas, se somete a la investidura a finales de febrero, estaremos a solamente ocho meses (si, ocho) del mínimo tiempo exigido para que Pedro Sánchez pudiera disolver las Cortes si lo considerara pertinente.

Esos ocho meses como Presidente del Gobierno de España son los que necesita Pedro Sánchez como agua de mayo. En primer lugar, se aseguraría pasar a la Historia como Presidente (tan solo hemos tenido hasta ahora seis en 37 años de Constitución, así que no es fácil llegar a esa posición). En segundo lugar, podría convocar las elecciones desde la Presidencia en el momento que considerara más conveniente. En tercer lugar, tendría prácticamente asegurada su presentación de nuevo como candidato del PSOE. Y en cuarto lugar, si no pudiera revalidar su liderazgo al frente del Ejecutivo, Sánchez tendría el futuro cómodo y seguro reservado a los expresidentes en el Consejo de Estado.

Por todo lo anterior doy por prácticamente segura la investidura de Pedro Sánchez como Presidente de Gobierno con el apoyo, activo o pasivo, de comunistas de distinto pelaje y separatistas igualmente de distinto pelaje. Y digo "prácticamente" porque en medio de todo hay dos elementos que podrían dar al traste con esa meta presidencial. Uno, que Pablo Iglesias optase por forzar la ruptura para repetir las elecciones y ser él quien llegara a Presidente con apoyo del PSOE. Y dos, que los separatistas fueran quienes decidieran por esa repetición electoral, con la esperanza de que un posible gobierno presidido por Iglesias fuera aún más favorable a sus intereses que el de Sánchez. Pero a esas dos posibilidades se les puede contraponer el hecho de que un resultado de Podemos como segundo en una repetición de comicios no garantizaria un apoyo del PSOE a Iglesias como Presidente, que, bajo un liderazgo muy probable de Susana Díaz, podría decidir dar esa Presidencia al candidato (más bien candidata) del PP.

A lo que cabe añadir que en las actuales circunstancias lo que más conviene a podemistas y separatistas es un Presidente débil, escorado hacia el ala más izquierdista del PSOE y sin ningún tipo de convicción ni principios.

Por todo ello ya veo a Pedro Sánchez como Presidente en la legislatura más corta con diferencia de la democracia. Y, como digo muchísimas veces en estos casos, quisiera equivocarme. Sería mejor que se repetiesen las elecciones para ver si esta vez la tirada de dados es más afortunada y los números de la suma entre PP y Ciudadanos dan para un Presidente (o Presidenta más bien) algo más presentable que Sánchez. Pero me temo que va a ser que no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario