martes, 12 de enero de 2016

Partidocracia de la buena

Hace mucho tiempo escribí una serie sobre lo que yo llamé la partidocracia en España, En esa serie demostraba que en muchísimos casos la decisión de nombrar al Presidente la habían tomado los partidos ignorando la voluntad de los votantes.

Lo que he venido defendiendo desde siempre (y desde entonces con más énfasis) es que el Presidente de Gobierno (y el de la comunidad autónoma, y el alcalde del pueblo) debería ser elegido no en votación indirecta por el legislativo, sino directamente por los ciudadanos en una votación a doble vuelta. Hasta hice una campaña de ello.

Pues bien, esa partidocracia ha quedado elevada a la máxima expresión con los resultados de las elecciones del 20-D. Los partidos elegirán (o no, ya veremos) al Presidente de Gobierno. Será el gobierno de los partidos, con los ciudadanos ya sin poder de decisión.

Cuando en realidad nos deberíamos ahorrar todo este circo con una democrática segunda vuelta entre Rajoy y Sánchez, y que fueran los ciudadanos los que decidieran. Eso nos daría la oportunidad de ver a los partidos no contendientes retratarse en su apoyo, y, también en función de ese retrato, que los votantes decidieran. ¿Quién ganaría en una segunda vuelta para Presidente de Gobierno, Rajoy o Sánchez? La cosa es tan complicada actualmente que simplemente no se puede saber. Y de eso se trata. De saberlo cuando los ciudadanos votaran. Pero no, no lo sabremos nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario