martes, 29 de marzo de 2016

La exclusividad de Jesús (y, por lo tanto, del cristianismo)


Vivimos tiempos de ecumenismo buenista, de lo políticamente correcto, de toda creencia vale y nadie se equivoca, de lo importante es la sinceridad de la fe sea cual sea el objeto de la misma. Y en todo eso se mete por completo al Jesús de la Biblia. Algo que carece de sentido.

Solamente en el Evangelio de Juan Jesús mostró siete veces su exlusividad. "Yo soy el pan de vida", "yo soy la luz del mundo", "yo soy la puerta", "yo soy el buen pastor", "yo soy la resurrección y la vida", "yo soy la vid verdadera". Pero, por si todo lo anterior fuera poco, Jesús dijo también: "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí." Vamos, el mismo concepto que desarrolló el apostol Pablo con diferentes palabras cuando dijo: "Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre".

Si las palabras de Jesús son las de un mentiroso, no hay validez ninguna en El ni en el cristianismo, y sería mejor irse buscando otra religión. Si las palabras de Jesús son las de un alucinado, pues mala cosa andar siguiendo a un lunático, así que mejor buscar otro lider. Pero si las palabras de Jesús son ciertas, entonces no hay lugar para el ecumenismo, porque sin fe en Jesús no hay la más mínima esperanza de llegar al Padre para obtener gracia para la salvación. Así que, por favor, no me hablen de que todas las religiones conducen a Dios y de que todos somos hermanos y tal y tal. Porque en el mismo Evangelio de Juan el evangelista dice, refiriendose a Jesús: "Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios". O sea, que la vía, la única vía, para ser un hijo de Dios es la fe en Jesús, y sin esa fe pues no, no se es hijo de Dios.

Jesús se mostró en todo momento completamente exclusivista. Con Jesús todo, sin Jesús nada. No hay lugar a otro mediador para llegar al Padre, no hay lugar a otra fe para alcanzar la salvación. Y sí, cada cual tiene todo el derecho del mundo a creer lo que quiera. Faltaría más. Y a quedarse completamente alejado del único Dios verdadero si no llega a El a través de Jesús. Y quien diga otra cosa miente, sea quien sea.

8 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Jesús dijo incluso algo mucho más radical: "El que no está conmigo, está contra mí." (Mateo, 12, 30.) Y la experiencia cada día me lo confirma más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, efectivamente. Y sí, el día a día lo confirma, como cada palabra de Jesús.

      Eliminar
  2. Gente que cree que lo que dice la Biblia es el fiel reflejo de lo ocurrido y no un texto editado mil y una veces a interés de cada editor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta ahora todas las pruebas históricas y arqueológicas corroboran los relatos de la Biblia. La fe se apoya en la evidencia.

      Eliminar
    2. Falso.

      https://es.wikipedia.org/wiki/La_Biblia_desenterrada
      https://en.wikipedia.org/wiki/Misquoting_Jesus

      Eliminar
    3. Todas esas obras fuerzan la realidad para llevar el agua a su molino.

      Eliminar
  3. Srt, los católicos (hablo por mí) no creemos en la interpretación literal del AT. Y en cualquier caso, no suelo preocuparme mucho por las impactantes revelaciones del último best-seller que cuestiona la verdad histórica que subyace en la Biblia, que a través de los siglos sigue siendo el mayor best-seller de la historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el punto precisamente. La Biblia sigue siendo el mayor best-seller de la historia.

      Eliminar