jueves, 17 de marzo de 2016

"La corrupción", por Mike Sala (duro, duro; cierto, cierto)


La corrupción abarca a tanta gente (políticos y no políticos) y mueve tanto dinero y prebendas, que forma parte de la vida diaria de este país. Y cuando hablo de corrupción, añado a los que no son corruptos porque no pueden y a los que ven y vuelven la cara, callando sus conciencias pensando "no quiero saber nada"

Si decides hablar y denunciar la corrupción, los que la mantienen tratarán de aislarte socialmente, anularte, asustarte, denunciarte, arruinarte, y si aún no callas y decides seguir adelante, en ocasiones hasta te amenazarán de muerte.

Si estás contra la corrupción y lo demuestras, puedes quedarte prácticamente solo, y comprobarás que la mayoría de aquellos que se llamaban "tus amigos" te dejarán solo, ya sea por miedo o porque eran corruptos también. Pero conocerás el verdadero valor de las personas a tu alrededor y frente a tí.

No nos engañemos. La corrupción sobrevive no solo gracias a los corruptos. También se apoya en los cobardes.

Yo lo he vivido. Nadie tiene que explicarme lo que sucede, porque lo sé bien. Conozco a corruptos a los que sus votantes adoran y protegen, y conozco a cobardes que abandonan el barco al primer embate o pasan al bando contrario para conseguir cualquier cosa.

Éstos son igual de impresentables que los primeros. También son culpables.

Y cuando entre unos y otros llegan a ser una cantidad suficiente para seguir gobernando, robando y corrompiendo, el pueblo, la ciudad o el país entero está condenado a convertirse en un vertedero donde la ética y la moral desaparecen y se comercia con los principios a precio de oro para algunos... o de saldo para otros.

Fuente original.

2 comentarios:

  1. http://www.libertaddigital.com/espana/2016-03-17/alaya-se-desahoga-la-corrupcion-se-ha-consentido-durante-mucho-tiempo-1276570050/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el enlace. Así es. Completamente verdad, tanto tu texto como el enlace. Saludos, Mike.

      Eliminar