domingo, 13 de marzo de 2016

Pablo Iglesias y Podemos caerán

Leo de mucho miedo a Podemos. Y con toda la razón. Son completamente extremistas, totalmente antidemocráticos, absolutamente totalitarios. Y, lo que es peor, son manipuladores, falsos, mentirosos, todo ello para ocultar ese extremismo, ese antidemocratismo, ese totalitarismo.

Pero hay un dicho muy real que declara que se puede engañar a todos algún tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo. Y eso, más temprano que tarde, se aplicará a Podemos.

La historia reciente nos muestra ejemplos de ello. Recordemos al líder político por excelencia de la España democrática, Felipe González. Una terrible crisis económica y de corrupción se lo llevó por delante. Después llegaría el mayor vendedor de humo de nuestra historia cercana, José Luis Rodríguez Zapatero. Otra crisis económica destapó la realidad, y despareció junto a su humo para siempre.

En Grecia tenemos el ejemplo de otro mercader de hermosas pompas de jabón, Alexis Tsipras y su Syriza, que con ellas encandiló a tantos y tantos. Pero esas pompas de jabón han ido explotando una a una, y a día de hoy ya se ve superado en las encuestas por los que ofrecen la dura realidad, el partido de Nueva Democracia.

Podemos, con su jefe Pablo Iglesias a la cabeza, seguirá la misma suerte.

Se me podrá hablar de Venezuela y del desastre económico, político y social que actualmente vive, del que parece haber difícil salida, incluso con la victoria democrática de la oposición, dado el omnipoder del que dotó a su partido con el apoyo de los votantes el difunto Hugo Chávez. Pero España no es Venezuela.

Por ejemplo, España tiene suficientes controles que impidan que un fanático del tamaño de Pablo Iglesias se adueñe irreversiblemente de la nación, como hizo en Venezuela Hugo Chávez, sobre todo porque la Constitución Española no se puede cambiar de buenas a primeras (tres quintos para las reformas no esenciales y dos tercios y disolución de las Cortes, y otra mayoría de dos tercios de las nuevas Cortes seguida de referéndum para las esenciales). Otro ejemplo es que ni tan siquierá podría poner, quitar o cambiar a su personal antojo leyes orgánicas (las que desarrollan la Constitución), porque para eso precisaría mayoría absoluta, cosa que jamás (repito, jamás) conseguirá Podemos (ni por sí solo, ni sumando a todos los paleocomunistas y separatistas); si la sumaría sería con los diputados del PSOE, y estoy convencido de que el actual lider socialista, Pedro Sánchez, a pesar de su inconsistencia, jamás apoyará a estas alturas desvaríos claramente marxistas-leninistas. Existe el riesgo cierto, eso sí, de cesiones a los separatistas, pero para que llegaran a consumarse habríamos de pasar por una crisis política aún mayor que la actual, en la que nuevamente los españoles tendrían que ser convocados a las urnas, y donde verían las orejas al lobo de la coleta, para mandarle fuera del rebaño para siempre.

Que el asunto del auge podemista es grave nadie lo niega. Que ese auge sea una cuestión de vida o muerte es lo que sí me permito negar con total contundencia.

A día de hoy incluso las mismas bases de Podemos han empezado ya a ver la realidad de la falta de democracia interna y de la imposición de las ideas del líder sobre los liderados. Si eso es así dentro de ellos mismos, que esa actitud llegue fuera de sus círculos partidistas es solamente cuestión de tiempo.

Pablo Iglesias y su partido podrán tener toda la propaganda televisiva que quieran. Pero la realidad, por dura que sea (o más bien precisamente por ello), se acabará imponiendo. El humo desaparecerá y las pompas de jabón explotarán. Y Pablo Iglesias y Podemos caerán. No lo duden. Y aquí espero estar para comentarlo.

4 comentarios:

  1. Toda persona que afirme que España es una democracia demuestra de forma irrefutable que no tiene ni idea de lo que es una democracia.
    La democracia se define de forma simple: división de poderes y representatividad. En España no se dan ninguno de los requisitos como sucede en Estados Unidos, ergo aquí no hay una democracia. Hay una oligarquía de partidos o dictadura de partidos que se han apoderado del estado.
    Quien quiera saber lo que es una democracia no le queda otra alternativa que seguir al único luchador que hay en Europa por la libertad política, don Antonio García-Trevijano:

    http://www.diariorc.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy bastante de acuerdo. Pero, a pesar de todo, se puede calificar de democracia (gobierno del pueblo), aunque muy imperfecta, porque al menos cumple el objetivo de poder cambiar el Gobierno sin violencia.

      Otro tema es que cada pueblo tiene el gobierno (y el sistema de gobierno) que se merece. Y el pueblo español no ha luchado por profundizar en una verdadera democracia (división de poderes, representatividad personal y no partidista, toma de decisiones directa por la vía del referéndum, etc.; vamos, como se hace en Estados Unidos), así que tampoco es como para pedirle peras al olmo y que los partidos entreguen sin más su poder a unos ¿ciudadanos? que lo les obligan a ellos.

      Y gracias por el enlace.

      Eliminar
  2. Perdonad pero se equivoca Ud. Si lo Podemitas llegaran al poder ya no se marcharan. Primero que harán es eliminar todos los mecanismos democráticos. Syriza es un juego de niños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Podemos son efectivamente totalitarios a más no poder. Pero por ahora ese totalitarismo les reporta 69 diputados de un total de 322 (la suma de PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos). Y creo que están tocando techo. Así que no creo que puedan convertir España en Venezuela. Al tiempo.

      Eliminar