sábado, 30 de abril de 2005

Fatal lo del PP y las sanciones

Estoy totalmente en desacuerdo con que el Partido Popular sanciones a Celia Villalobos y a Federico Trillo, por votar en forma diferente de lo exigido por el partido. Por lo que comenta la noticia, la práctica es común en el PP, y supongo que también en otros partidos políticos.

Lo anterior me parece un síntoma más de que quien gobierna en España no son los ciudadanos, sino los partidos políticos; al menos no como deberían. Y es que lo suyo es que tanto Celia Villalobos como Federico Trillo sean responsables por sus votaciones ante los ciudadanos que les han elegido. Pero no, quien exige es el partido. Claro, porque el partido es quien los colocó en una lista cerrada, y al partido le deben el cargo.

Lamentable. Va siendo hora de una elección abierta por los ciudadanos de sus representantes, para ser ellos, los votantes, quienes exijan, y no los partidos políticos (que muchas veces, casi siempre, son los primeros en incumplir lo que prometieron).

Muy mal por el PP en esta ocasión. Y muy mal por la disciplina de voto.

4 comentarios:

  1. Pues si, José. A mi juicio (conste que soy militante desde tiempos de AP), la respuesta real de la Democracia, tendría que darla la elección de los Diputados en listas abiertas. ¿En nombre de qué, un individuo ha de elegir para que la represente a un Partido y NO a otra persona?
    Pero... ¡amigo! los partidos perderían muchos votos... todos votarían a quizás UNO SOLO.
    Además, se darían cuenta de lo poco que saben conectar con la gente. Estarían obligados a presentar a personas realmente válidas; en caso contrario, no las votaría ni PENEQUE. Tanto aparato... tanta maquinaria... para nada.
    Siempre he sido un férreo defensor de las listas abiertas, y siempre he encontrado en los congresos en donde iba, la frontal oposición del aparato del Partido.
    Bueno... quizás sea un tipo raro, que no encaja del todo en un Partido político.
    Saludos liberales.

    ResponderEliminar
  2. Lamento disentir. Creo que cuando votamos a un partido votamos unas ideas, si luego cada uno sale por piernas mal vamos. Y en un caso tan delicado como este que saben de sobra lo que piensa gran parte de la sociedad española, que tan solo es una cuestión de nombre, como bien ha dicho ºEsperanza Aguirre, llamarlo matrimonio, ha sido tan solo ganas de meterle los dedos en los ojos a los católicos, con otra denominación y más diálogo nada de esto habría pasado. Y los homosexuales solo querían igualdad de derechos, menos rollos con la palabreja. El matrimonio no significa nada para gran parte de la sociedad y muchisimo para el resto así que dejemos de joder. Y lo menos que puede hacer un partido es ser consecuente con sus votantes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que no sé por qué se escandaliza tanto la gente por este tipo de sanciones.

    Si un diputado se opone en una votación a la LINEA POLITICA MARCADA por su partido, pues es normal que reciba algún tipo de penalización.

    Hay que tener en cuenta, que en las votaciones, los diputados deben de supeditar sus sentimientos y pareceres personales a la disciplina de grupo.

    Sería muy peligroso para un partido político que cada cual votara a su parecer en cualquier cuestion. Otra cosa es que sea justo/injusto.

    ResponderEliminar