jueves, 28 de abril de 2005

¿Hay esperanza para América Latina?

Durante los últimos días he mantenido un par de conversaciones con un conocido ecuatoriano, de un alto nivel cultural, partiendo de la crisis política que vive Ecuador.

Lo que me dijo del pasado me sorprendió, pues no estaba al tanto de la situación. Me comentaba que en una crisis pasada (creo que la que colocó en el poder al recientemente destituido presidente) los ejecutivos de los principales bancos ecuatorianos vaciaron de fondos dichas entidades poco antes de que la crisis estallara, transfiriendo dichos fondos a cuentas personales en el extranjero. Cuando la crisis explotó, muchos de ellos abandonaron Ecuador y se fueron a vivir cómodamente a esos países a expensas del dinero que habían robado a los ahorradores.

Estuvimos hablando también sobre la práctica del soborno a la policía en Ecuador. Práctica de la que puedo asegurar su existencia igualmente en países como Bolivia y México, los cuales conozco.

Me informaba mi conocido ecuatoriano que todo el poder en Ecuador está destrozado éticamente, y que la corrupción política y judicial es totalmente normal.

Estábamos hablando de que el soborno y la corrupción campan a sus anchas por toda América Latina, desde México hasta Argentina, con la única excepción de Chile. Comentábamos que la inmensa mayoría de los gobernantes de los países latinoamericanos que llegan al poder, lo único que hacen es vaciar las arcas del Estado en beneficio propio y de sus allegados. En esas condiciones los recursos que deberían ir a infraestructuras básicas del país (puertos, aeropuertos, carreteras) desaparecen, robados por los dirigentes, condenando a los países a una gran pobreza, a pesar de disponer de recursos naturales para salir de ella.

Personalmente creo que la corrupción a todos los niveles en América Latina, desde el simple policía hasta el presidente del país, es la causa que hace que los países de dicha región estén en permanente crisis económica (que en muchas ocasiones se transforma también en crisis política). Mientras la mencionada corrupción exista, será muy difícil, por no decir imposible, que levanten cabeza.

En las condiciones descritas, ¿hay esperanza para los países de América Latina? Quisiera creer que sí, pero la verdad es que mis deseos y mi razonamiento van por caminos opuestos y, desgraciadamente, soy bastante pesimista al respecto.

4 comentarios:

  1. José, te invito a seguir los posteos de la Red Liberal Hispanoamericana. Allí mantenemos un buen trackeo de la crisis permanente de los países latinoamericanos, crisis que ya no es sólo de raíz económica sino que refleja un colapso de la dirigencia.

    ResponderEliminar
  2. El futuro de nuestros hermanos se presenta ciertamente preocupante. Se repite el mismo escenario.: crisis económica, corrupción de la clase política, revueltas sociales y llegada al poder de los Chávez de turno. Posteriormente, giro hacia políticas armamentísticas, populistas y unión con dictadores. La onda expansiva de la explosión de América Latina salpicará hasta la "pacifista" Europa. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Saludos José. Si quieres puedes ayudar a difundir la petición de ayuda de la A.V.T. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. no te culpo por ser tan pesimista ,porq ya nosotros es peor porq lo tenemos q vivir.
    y para mi es triste porq quisiera estar como la mayoria de mis 'vecinos' en la ignorancia porq no se dan cuenta de la realidad y no sufrir por saber la verdad q lo culpable es tanta imposicion, demagogia,estatismo,expropiaciones,etc,etc,etc.
    pero no nos queda mas nada q seguir debatiendo y luchando .
    y no aflojen y se descuiden con zp.
    saludos me gusto los ptos. q tratas aqui.

    ResponderEliminar