viernes, 29 de abril de 2005

Quien quiera una autonomía, que se la pague

Hace unos días escribí este artículo, título incluido, para publicarlo dentro de la serie que poco a poco voy escribiendo sobre lo que sería mi ideal de sistema de gobierno para España. Hoy curiosamente se ha conocido oficialmente la propuesta del Gobierno de Cataluña. Pero quiero dejar el artículo tal como lo escribí, y comentar por separado la propuesta del "tripartito" catalán, lo cual intentaré hacer mañana.

----------------------------------------------------------------------------------

Creo recordar que hace tiempo leí (no recuerdo ni cuándo ni dónde) que ERC pedía que se publicase lo que los ciudadanos de cada autonomía aportan al Estado vía I.R.P.F., y el Gobierno se negaba. Pues, aunque suelo discrepar en casi todo de ERC, bien por ERC y mal (como casi siempre) por el Gobierno.

Este comentario viene a colación de dos textos que escribí hace días sobre lo que yo creo que es un desproporcionado estado de las autonomías (uno y dos). Es mi opinión. Pero entiendo y respeto que un grupo de ciudadanos españoles quieran libremente asociarse en una autonomía, por pequeño que este grupo sea (o grande, que para el caso es lo mismo), como ya vimos con los números en la mano.

Pero lo que ya no entiendo ni respeto es que ese grupo de ciudadanos quiera que los demás ciudadanos le paguen su capricho autonómico (sea éste grande o pequeño). Y es que creo que cada día que pasa se va haciendo más evidente que hay que llegar a un pacto autonómico (o federal, que sería mi preferencia) donde el Estado asuma unas competencias y las autonomías otras. Y que el Estado se quede con unos impuestos para gestionar sus competencias, y las autonomías se queden con otros impuestos para gestionar las suyas.

Impuestos para gestionar sus competencias que las autonomías deben recaudar de sus propios ciudadanos y no de otros de otras autonomías. Porque si tuviéramos una lista en la mano de las recaudaciones y el gasto me temo que veríamos que hay una terrible desproporción entre lo que aportan algunas autonomías y lo que gastan otras.

Quiero poner un ejemplo, y lo haré en forma de pregunta: Los planes de desempleo y ayudas sociales varias (todo ello me refiero en el plano autonómico) de Andalucía y Extremadura, ¿provienen de sus propios ciudadanos o de otros? Porque creo que es evidente que el PSOE ha convertido a estas dos autonomías en un verdadero granero de votos, y mucho me temo que a base de ayudas económicas sin demasiado control. ¿Podría el PSOE mantener las ayudas económicas a los ciudadanos de esas comunidades con los ingresos de esas comunidades? ¿O tendría que hacer recortes impopulares, con lo que la popularidad socialista se vendría abajo?

Creo que ya está bien de desviar recursos de unos ciudadanos en favor de intereses políticos. Es hora de, por ejemplo (y utilizo estos números completamente al azar), que de todo lo recaudado el Estado se quede con el 50% para sus competencias y las autonomías con el otro 50% de lo aportado por sus propios ciudadanos para sus propias competencias. Y que cada gobierno autonómico haga lo que pueda con los recursos disponibles. Y si el gobierno catalán (por poner un ejemplo) dispone de más recursos que el gobierno andaluz (por poner también un ejemplo), pues así son las cosas, y hay que hacer frente a la realidad.

Ya está bien de querer tener una autonomía, grande o pequeña, y que la paguen los demás. Lo dicho, quien quiera una autonomía, que se la pague él.

1 comentario:

  1. El problema para sera que se verá que no es la unica (ni la que mas) aporta... Y que no es Madrid quien recibe "su" dinero.

    ResponderEliminar