domingo, 17 de abril de 2005

Un año de incumplimientos y desastres

Hoy se cumple un año de que Zapatero tomó posesión de su cargo como Presidente del Gobierno de España. Un año que se puede resumir en el título de este texto.

Excelente la recopilación del PP titulada 100 promesas incumplidas.

La introducción ya es demoledora:

"Los ciudadanos nos exigen a los políticos que seamos fieles a nuestras promesas. Esta exigencia es para mí la más apremiante, la más obligada. Haré honor a la palabra dada."
Zapatero en su discurso de investidura. 15 de abril de 2004

Para luego, después de un resumen de los 100 incumplimientos, ir exhaustivamente desmenuzando, en un cuadro, cada promesa con su respectivo incumplimiento.

Brutal.

Pero es que no es solamente eso.

Porque, si hablamos de desastres, quiero recuperar un comentario a uno de mis textos (de Kasulibes, quien cuenta con su propio blog):

O quizá lo que prefieren los españoles mayoritariamentes es, ¿una reforma urgente de la Constitución? ¿una comunidad nacional vasca? ¿alianza con Cuba, Marruecos y Venezuela? ¿prefieren mayoritariamente los españoles que en el Congreso se hable en catalán? ¿pagar entre todos la deuda sanitaria catalana? ¿no dirigirnos la palabra con Bush? ¿cargar sin motivo, gratuitamente, contra la Iglesia Católica? ¿subvencionar a imanes? ¿Usar el poder para desde él intentar asaltar empresas particulares como el BBVA? ¿la desaparición del déficit cero? ¿la concesión a sus amigos de licencias de comunicación? ¿el monopolio de Polanco? ¿Es eso lo que prefieren los españoles mayoritariamente, un gobierno que tras un año todavía no sabe que hacer en economía, organización del estado...? ¿quieren los españoles que Moratinos se vaya a Damasco a intentar excluir a la basura de Hamas de la lista de organizaciones terroristas? No sé yo...

Sinceramente, yo no sé lo que prefieren los españoles, y lo digo sin la más mínima ironía. Pero, en cualquier caso, la lista es un muy buen resumen de los desastres de Zapatero al frente del Gobierno durante un año. Aunque, por supuesto, se pueden añadir más. Y me viene a la mente, por ejemplo, el desastre en política exterior (aislacionismo de Estados Unidos y Gran Bretaña, unión con Cuba y Venezuela, seguidismo contra intereses españoles de Francia y Alemania, y corrreteo indigno tras Bush y Rice por parte de Zapatero y Moratinos).

En cualquier país civilizado eso podría servir de base para empezar a cuestionarse la permanencia del Presidente de Gobierno, bien en función de dimisión o de elecciones anticipadas.

Pero no así en España. Zapatero seguirá. Y seguirán los incumplimientos y los desastres. Deseo equivocarme. Pero mucho me temo que no será así.

4 comentarios:

  1. El informe no tiene en cuenta que las promesas electorales son de legislatura.

    ResponderEliminar
  2. Además, las tonterías que sí (política exterior, PHN, venta a los de ERC, inversiones públicas con criterios electoralistas, tonterías en vivienda, demagogia en educación y sanidad, etc...) hacen son bastante más graves que lo que no hacen...

    ResponderEliminar
  3. Manu... no se trata de eso; no hay voluntad, por mucho que se empeñe Vd... en minimizar los imcumplimientos de los socialistas.
    Porcentualmente, hemos consumido (afortunadamente) más de una cuarta parte de legislatura. ¿Qué porcentaje de cumplimiento pondría que nuestro des-Gobierno ha alcanzado?¿Llevamos, aunque sólo sea un 20%? Sinceramente, creo que NO.
    Y lo normal, es que en donde dije digo, digo Diego: soluciones habitacionales, vs. viviendas... enfín.
    Saludos liberales

    ResponderEliminar
  4. Hola a todos. Casi no me acordaba de eso que escribí, José. En fin qué voy a añadir, si basta con leer el comentario al que en el post de José se hace referencia.

    Tras un año de gobierno ZP, he echado la vista atrás. He recordado aquellos tiempos de Felipe, y luego la victoria de Aznar y los siguientes, y me he dado cuenta de que para la ciudadanía, para la masa, entonces existía una clara diferencia entre IU y PSOE. Claro quedaba que los primeros eran el hermano loco, la oveja negra de la familia, el partido radical de la izquierda. No sé vosotros, pero hoy tengo la impresión de que la diferencia prácticamente no existe salvo en que unos reclaman la República a viva voz y otros sólo la desean. Como si el mayor estuviera absorbiendo al pequeño gradualmente, con unos planteamientos que hace relativamente poco eran impensables de imaginar en cabezas socialistas.

    Mi resumen del año serían tres palabras: error, radicalidad y engaño. Salu2

    ResponderEliminar