jueves, 21 de julio de 2005

El nuevo PP deberá tener nuevas propuestas

Todo apunta a que Mariano Rajoy planteará las líneas maestras de un nuevo Partido Popular después del descanso veraniego, hacia el mes de septiembre. Ese "nuevo PP" tendrá que tener cambios en las personas (como ya he comentado aquí y aquí), pero no será suficiente. También tendrá que emplearse a fondo en la oposición pura y dura, sobre todo en los frentes de las cesiones de Zapatero antes terrorismo y el peligro de ruptura de España, pero tampoco eso bastará.

Si el PP quiere llegar al electorado con la suficiente fuerza como para tener posibilidades reales de Gobierno, deberá hacer propuestas serias a los problemas cotidianos. Se me ocurren dos cuestiones muy importantes.

Por un lado, el PP tiene que abordar la problemática del agua en España; es decir, de la falta de ella en la parte sur. Debe hacer una propuesta seria, apoyada por todos los líderes del PP de todas la comunidades, que resuelva de una vez por todas los problemas que en determinadas zonas españolas ocasionan las cíclicas sequías que nuestro país padece. En ese sentido, me parece totalmente plausible una política de trasvases.

Por otro lado, el PP debe enfrentar el cáncer que poco a poco está carcomiendo la política española, que es el peso totalmente desproporcionado que tienen los partidos pequeños cuando no hay un partido que consiga la mayoría absoluta. Ya traté el asunto en el artículo de ayer. Y el Partido Popular debería, desde un debate serio, proponer la elección directa a doble vuelta de todos los Presidentes del país (de Gobierno, de Comunidades Autónomas y Alcaldes). Ello debería ser prioritario en la vida política española, ya que, aunque restará poder a los partidos políticos (a lo que éstos son siempre reacios), se ganará mucho más en estabilidad institucional.

Espero y deseo que el PP sepa encarar esta nueva etapa, mirando al futuro con nuevas propuestas, y dejando el pasado (en todo sentido) atrás.

En ese sentido me felicito de la actitud y las palabras de Mariano Rajoy en su discurso de clausura del "Campus FAES 2005".

Y es que sus palabras de Ahora debemos mirar adelante, disponer con ilusión nuestro futuro y prepararnos para afrontar las responsabilidades de esta nueva etapa, revelan esa actitud de dejar el pasado atrás y encarar el futuro desde una nueva perspectiva.

Y más claras son sus palabras Para ello debemos tomar la iniciativa política, señalar los temas de debate. Así es, el PP no puede ir a remolque del Gobierno, sino que tiene que marcar el tiempo, poniendo sobre la mesa los temas realmente importante para la sociedad española.

Será la única forma de que se vaya ganando nuevamente al electorado, para que haya posibilidades reales de ver a Mariano Rajoy en La Moncloa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario