jueves, 28 de julio de 2005

Sequía, incendio, atascos, pesca

Leí en algún sitio que Zapatero estaba muy contento con la línea política de su Gobierno, en el sentido de sacar adelante leyes como la del divorcio o la del "matrimonio gay", porque eran populares y no tenían costo económico.

Pues muy bien, que con su pan se lo coma. Pero eso no es gobernar. O al menos no es la parte principal de dicha función, la cual está reservada a los problemas cotidianos de los ciudadanos. Y en esa área la verdad es que el Gobierno deja mucho que desear.

LLegó la sequía... y todos descontentos con el trasvase de agua. Llegó el incendio... y 11 muertos. Llegó el puente festivo... y atascos hasta las narices. Llegó el acuerdo pesquero con Marruecos... y recorte de casi 300 barcos.

Las leyes "políticas" están muy bien, pero la realidad cotidiana es otra cosa. Y en esa realidad del día a día, en cuanto la carrera se pone cuesta arriba, el Gobierno, con su Presidente a la cabeza, se queda atrás y es vencido por los acontecimientos.

Que triste padecer un Gobierno que a cada circunstancia contraria tiene que poner un excusa, porque simplemente no sabe gobernar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario