viernes, 8 de julio de 2005

O nosotros o ellos

Cuando un amigo me comunicó en el trabajo la noticia, esa fue la frase que me vino a la mente.

O nosotros o ellos.

Estoy convencido de que no hay opción intermedia. Son unos fanáticos asesinos, y o acabamos con ellos (yendo donde están, y deteniéndolos para encerrarles de por vida en la cárcel si se entregan, y si no matándolos) o ellos acabarán con nosotros, o al menos con la civilización occidental que, aunque imperfecta, al menos nos da una justicia, una libertad y una democracia que son envidiadas en casi todo el globo terráqueo.

Lo de Londres es terrible, por sí mismo (cada atentado terrorista es espantoso, se cometa donde se cometa), pero empeorado más, si cabe, por lo que significa. Primero fue Nueva York el 11 de Septiembre del 2001, después fue Madrid el 11 de Marzo del 2004, y ahora ha sido Londres el 7 de Julio del 2005. ¿Cuál será la próxima ciudad? No quiero dar nombres, porque puede ser cualquiera. Cualquiera de cualquier Gobierno que no se pliegue a las exigencias de estos, repito, fanáticos asesinos.

¿Qué vamos a hacer? ¿Vamos a claudicar ante sus exigencias? ¿Vamos a hacer lo que ellos quieren que hagamos, y dejar de hacer lo que a ellos les convenga? No, no, y mil veces no. Tenemos que enfrentarlos, y vencerlos, porque somos mejores que ellos y porque somos más poderosos que ellos. Creemos en la justicia, creemos en la libertad, creemos en la democracia, valores con los que ellos están totalmente enfrentados; y, además, tenemos los recursos (humanos, armamentísticos y jurídicos) para defender esa justicia, esa libertad y esa democracia de estos miserables llenos de odio.

Comparto plenamente las palabras de Tony Blair que dan título al artículo de "El Mundo":

No nos atemorizarán, no nos intimidarán, no nos vencerán.

Palabras igualmente de claras y determinantes como las que había pronunciado al enterarse de los atentados, mientras participaba en la cumbre de los G8:

Las bombas de hoy no debilitarán de ninguna manera nuestra determinación de mantener nuestros principios más importantes en nuestra sociedad y derrotar a aquellos que querrían imponer su fanatismo y su extremismo a todos.

Para terminar con esto:

Nosotros ganaremos, ellos no.

Totalmente de acuerdo.

4 comentarios:

  1. Son unos fanáticos asesinos, y o acabamos con ellos (yendo donde están, y deteniéndolos para encerrarles de por vida en la cárcel si se entregan, y si no matándolos) o ellos acabarán con nosotros

    Con esos mismos argumentos son con los que se captan, enfervorizan y con los que se les lava la cabeza a los que luego son terroristas, hombres bomba, etc.

    No entiendo como puedes decir eso y más tarde decir que crees en la libertad y la democracia, no como ellos.

    Espero que haya sido simplemente un calentón, porque como opines exactamente lo mismo los 365 días del año, eres un fascista.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, no hay punto intermedio. O ganan ellos, o ganamos nosotros. En cualquier caso, perderemos mucho por el camino. Pero espero que no la dignidad.

    ResponderEliminar
  3. ¿Y qué propone Vd., Fran?
    Lo siento... pero creo que el tiempo de las tonterías políticamente correctas ya ha pasado. A no tardar (esperemos que nuestros mandatarios tengan la valentía suficiente) tendremos que tomar decisiones trancendentales sobre como protegernos de los criminales.
    Saludos liberales

    ResponderEliminar
  4. No tiene nada que ver con ser políticamente correcto. Sinó en no convertirse en asesino para luchar contra los asesinos. Si empezamos así entramos en la ley del más fuerte. Y en esa situación siempre hay muchas muertes de los dos bandos.

    ¿Qué propongo?
    Que hagáis el favor de madurar un poco y tener algo más de sentido de la responsabilidad en vez de poneros a jugar a la guerra.

    ResponderEliminar