domingo, 24 de julio de 2005

A vueltas con el agua

Resulta que Juan Ramón Rallo Julian ha escrito en su bitácora en Liberalismo.org un post titulado La mentalidad anticapitalista, también en el agua en respuesta al mío titulado ¿Agua solamente para ricos?, el cual era a su vez una muestra de mi desacuerdo con el artículo de Alberto Illán Oviedo titulado El agua no es el problema.

Personalmente, y lo digo sinceramente, no creo que mi pequeño texto mereciera la excelente respuesta de Juan Ramón Rallo, y en cualquier caso la considero un honor. Por ello precisamente quiero responder brevemente a los párrafos que considero más significativos de dicho artículo.

Dice Rallo: Sería interesante que García Palacios explicara por qué supone que el agua se regalará en Galicia mientras que tendrá unos precios inasequibles en Valencia.

Bueno, no son palabras mías, sino que el concepto está claramente en el artículo de Illán, quien defendiendo la privatización del abastecimiento del agua textualmente escribe lo siguiente en su artículo:

El precio final será variable ya que cada zona estará condicionada por su latitud, altitud, orografía y climatología, y podrá experimentar variaciones en función de nuevas tecnologías que favorezcan la eficiencia del proceso. Al mismo tiempo, el sentido común del usuario le permitirá acometer una serie de medidas de ahorro que limiten sus gastos.

Digo yo que si Illán habla de que al final el usuario se verá obligado a ahorrar agua, es porque los precios de la misma no serán precisamente baratos.

Dice Rallo:

Pero me interesa complementar ese primer argumento con el que viene después: Estamos hablando de familias, las más pobres, que se quedarían sin agua corriente en casa (con todo lo que ello implica), ante el corte de suministro de las empresas por no haber podido pagar el alto recibo de agua del ciclo precedente, dada la carestía de llevar el agua a esas zonas.

Sí, estoy seguro de que los malignos empresarios explotarían a los valencianos y murcianos, al fin y al cabo son empresarios. Con la privatización del agua, muchas familias no podrían mantener un ritmo de vida normal, habida cuenta de que se quedarían sin agua corriente. De hecho, para sobrevivir deberían acercarse al supermercado para comprar botellas de Font Vella, a los prohibitivos precios que odos conocemos.


Pues nuevamente no es argumento mío, sino del propio Illán, quien en su mencionado artículo escribió:

Es evidente que habrá una serie de personas que podrán acceder al agua de manera casi gratuita y otros, situados en zonas más desérticas, secas o menos desarrolladas, tendrán problemas para abastecerse hasta que el desarrollo, la tecnología y la imaginación unida a la necesidad, palien el problema.

Es decir que Illán dice que, de llevarse a la práctica la propuesta de él, habría personas que tendrán problemas para abastecerse de agua. Y con eso estoy completamente en desacuerdo.

Ahora bien, si Rallo cree que con el sistema de privatización absoluta de agua habría agua barata para todos, entonces choca con lo expuesto por Illán. Y, por más que los siguiente argumentos de Rallo puedan estar en la más estricta ortodoxia liberal, yo estaré siempre en contra de una propuesta, la de Illán, que según el mismo Illán produciría carestía y problemas de abastecimiento.

Pero si la propuesta privatizadora de Rallo sobre el agua garantizara la asequibilidad en el precio y el abastecimiento del producto, yo estaría a favor de ella sin ningún problema, con la condición de que el Estado velara por el cumplimiento de esas dos condiciones.

Nada tengo en contra de que las empresas privadas desarrollen sus actividades donde quieran hacerlo, sino que estoy completamente a favor de ello, porque esa es una cuestión de libertad, en la que creo a pies juntillas. Pero también creo que las necesidades más básicas del ser humano (repito, las necesidades más básicas, no los lujos) deben ser garantizadas por el Estado, porque ello es una cuestión de justicia, en la que creo por encima de cualquier cosa.

13 comentarios:

  1. ”Pero también creo que las necesidades más básicas del ser humano (repito, las necesidades más básicas, no los lujos) deben ser garantizadas por el Estado, porque ello es una cuestión de justicia, en la que creo por encima de cualquier cosa.”

    ¿A qué justicia te estás refiriendo? ¿A la justicia de confiscar la propiedad de unos para satisfacer las “necesidades básicas” de otros? Lo que tú llamas garantías mínimas son en realidad derechos (sic) positivos, esto es, un derecho a recibir, lo que implica una obligación a suministrar. Redistribución, vamos. Y no veo cómo puede calificarse de justa la usurpación-transferencia de la propiedad ajena para satisfacer los fines de algunos.

    Permíteme una pregunta: ¿por qué no defiendes la renta básica? Al fin y al cabo estas garantías mínimas no son más que una renta básica en especie.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Albert, ¿y qué alternativas propones para los más débiles, los más enfermos, los más desprotegidos? Y me refiero a aquellos que no pueden pagar agua privada, medicina privada, educación privada, seguridad privada, etc.

    Otro saludo para ti, y gracias por tu participación.

    ResponderEliminar
  3. ¿Es muy difícil concluir que las soluciones pasan siempre por la voluntariedad, la libertad y no el agresionismo? Si la necesidad de unos (necesidad que tendrá que ser determinada siempre por una elite político-redistribuidora ejerciente de la fuerza agresiva precisa) se convierte en derecho sobre lo ajeno (pretender hacer de la necesidad derecho), entramos simple y claramente en la servidumbre, donde el mundo se divide en acreedores-explotadores y deudores-explotados.

    Por mucha economía monetaria que se cavile, por encima está el principio de Justicia de no agredir.

    ResponderEliminar
  4. Libertarian, y en caso de que esa voluntariedad de la que hablas no llegue a cubrir, por ejemplo, la sanidad y la educación de los más pobres, ¿qué hacemos con ellos? ¿Los dejamos que se mueran de sus enfermedades y a sus hijos sin educación? Son solamente preguntas que me hago. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Al final la respuesta es siempre la misma, si el pan es básico, nacionalícese también el pan, para garantizar que habrá para todos...

    Parece que no es necesario, pues el pan es lo suficientemente "barato"..., igual si los demás productos y servicios estuviesen igualmente liberalizados serían también lo suficientemente baratos como para llegar al noventa y muchos % de la población....

    (P.D.: Y para los que digan que qué se hace con el pico que falta.., pues ahí está la caridad, sin tener que robar a nadie....)

    ResponderEliminar
  6. El argumento esencial para no privatizar el agua y si la panaderia es que el pan no es un monopolio natural, mientras que en el caso del agua, no cabe la competencia.

    ResponderEliminar
  7. ¿Es muy difícil concluir que las soluciones pasan siempre por la voluntariedad, la libertad y no el agresionismo?
    Y entonces ¿cómo evitar que quien no tiene lo mínimo para sobrevivir te agreda para obtenerlo y en consecuencia tú legítimamente te defiendas?
    No estoy tan seguro que ciertas cosas se dejen al arbitrio de quien dispone de una posición dominante ¿por qué no habría de revolverse agresivamente el desfavorecido?

    Para mí es tan legítimo defender tu propiedad como robar para mantenerme con vida, ¿cómo se soluciona ese evidente conflicto? Por la fuerza, claro.

    Los ancaps hacéis juicios unipolares, todo lo enfocáis desde el punto de vista del propietario, no entendéis el punto del vista del "colgao".
    No veo absolutamente nada malo en quien le roba fruta a un propietario para evitar su hambruna, del mismo modo que no veo tampoco nada malo en que el propietario reaccione ante esa agresión.
    Las cosas no son tan simples.

    ResponderEliminar
  8. "Los dejamos que se mueran de sus enfermedades y a sus hijos sin educación?"

    ¿Dónde queda la verdadera solidaridad y la caridad, acciones no basadas en la agresión y coacción?

    "Los ancaps hacéis juicios unipolares, todo lo enfocáis desde el punto de vista del propietario"

    ¿Qué ser humano es para el iusnaturalismo libertario no propietario de su cuerpo y del fruto de su trabajo?

    "No veo absolutamente nada malo en quien le roba fruta a un propietario para evitar su hambruna, del mismo modo que no veo tampoco nada malo en que el propietario reaccione ante esa agresión."

    O es justa la agresión o lo es la repulsión.

    ResponderEliminar
  9. "Para algunos, tener derecho a la vida significa tener derecho a que se conceda al menos el mínimo indispensable requerido para conservar la existencia. Pero, ¿qué ocurre cuando ese mínimo indispensable consiste en algo a lo que no se tiene derecho? Si tengo una enfermedad mortal y lo único que puede curarme es el contacto de la refrescante mano de Henry Fonda sobre mi enfebrecida mente, no me asiste ningún derecho a que Fonda toque con su fría mano mi calenturienta piel. Sería una inmensa delicadeza por su parte que volara desde la costa occidental para hacerlo...Pero yo no tengo derecho alguno a nada que él tenga la obligación de hacer por mí." Judith Thomson

    "No es lícito, por tanto, interpretar el 'derecho a la vida' en el sentido de que alguien tenga derecho a exigir a otros acciones que sustenten su vida. Semejante exigencia sería una intolerable violación del derecho de otra persona a la posesión de sí." M. Rothbard

    "La
    situación puede ser verdaderamente dramática para los consumidores, como tantas otras en
    la vida; pero difícilmente podrá decirse que el oferente de un servicio particularmente
    escaso y vital “coacciona”, tanto si se niega a venderlo como si marca el precio que los
    compradores tendrán que abonar. Ambas acciones caen dentro del ámbito de sus derechos
    en cuanto hombre libre y justo dueño del manantial. El propietario del oasis sólo es
    responsable de la existencia de sus acciones y de sus propiedades; no se le pueden pedir
    cuentas porque exista el desierto o porque se hayan secado los restantes manantiales.
    Imaginemos una situación distinta. Supongamos que en una determinada comunidad
    sólo hay un médico y que se desencadena una epidemia; sólo él puede salvar la vida de sus
    numerosos convecinos, una acción ciertamente determinante para su existencia. ¿Les
    “coacciona” si a) se niega a hacer nada y simplemente abandona la ciudad, o b) exige un
    precio realmente elevado por sus servicios? Ciertamente no. No hay, por un lado, nada
    reprobable en el hecho de que una persona cargue sobre sus clientes el valor de sus
    prestaciones, es decir, lo que aquéllos están dispuestos a pagar. Y a toda persona le asiste,
    además, el derecho a negarse a hacer algo. Puede tal vez merecer severas críticas morales o
    estéticas, pero en cuanto propietario de su propio cuerpo tiene todo el derecho del mundo a
    negarse a curar o a marcar un alto precio si opta por prestar sus servicios. Afirmar que actúa
    “coactivamente” implica que sería adecuado y no coactivo que los clientes o sus agentes
    obligaran al médico a atenderlos: en suma, sería justificar su esclavización. La verdad es
    que toda esclavización, todo trabajo forzoso, debe ser considerado “coactivo” en el pleno
    sentido de la palabra." M. Rothbard

    ResponderEliminar
  10. O es justa la agresión o lo es la repulsión.
    Ambas pueden ser justas.
    Sois unipolares y rígidos en algunos planteamientos.

    ResponderEliminar
  11. Algo no puede ser justo e injusto a la vez; si la agresión es injusta, es justa la repulsión, y viceversa. Si a la coherencia la llamas unipolaridad... La fuerza defensiva se legitima por la ilegitimidad de la fuerza agresiva.
    Es algo jurídicamente bastante simple.

    Si declaráramos, como haces, que ninguna acción es injusta (sea o no invasora de esferas ajenas), evidentemente eso no es el liberalismo-libertarismo sino el libertinismo liberticida (claro está renunciaríamos a cualquier teoría del castigo, ya que no habría nada que castigar). Curioso que luego algunos lancéis este muñeco de paja contra los liberal-libertarios.

    ResponderEliminar
  12. Libertarian, ¿qué culpa tengo yo que no entiendas? Te lo pondré más fácil, tú tienes un campo de melones y yo estoy muerto de gana, te robo un melón (no está mal porque mi vida vale para mí más que tus melones), pero llegas tú y me lo impides (es también correcto).
    No es tan difícil de entender.

    ResponderEliminar
  13. Si te lo impido es que tu acción es ilegítima, si no no podría impedirtelo al ser una acción no delictiva.
    El melón creo q eres tú

    ResponderEliminar