miércoles, 13 de julio de 2005

¿Soy un fascista por querer defenderme?

Me han llamado fascista. No es la primera vez, y probablemente tampoco será la última. Aunque ahora por lo menos quien así me ha adjetivado ha dado la razón para él de que yo sea tal. Unas palabras mías que él destaca:

Son unos fanáticos asesinos, y o acabamos con ellos (yendo donde están, y deteniéndolos para encerrarles de por vida en la cárcel si se entregan, y si no matándolos) o ellos acabarán con nosotros

Que se pueden leer en un artículo que titulé O nosotros o ellos.

Las palabras mencionadas merecieron este comentario por parte de Fran:

Con esos mismos argumentos son con los que se captan, enfervorizan y con los que se les lava la cabeza a los que luego son terroristas, hombres bomba, etc.

No entiendo como puedes decir eso y más tarde decir que crees en la libertad y la democracia, no como ellos.

Espero que haya sido simplemente un calentón, porque como opines exactamente lo mismo los 365 días del año, eres un fascista.


La pregunta que yo me hago es si el hecho de que yo este a favor del derecho a la defensa me convierte en un fascista. Porque eso y no otra cosa es lo que defiendo en todo el artículo.

Me gusta la paz, creo en la paz, defiendo la paz. Pero si alguien quiere acabar conmigo, o con mi familia, o con mi barrio, o con mi ciudad, o con mi país, o con mi civilización, me tendrá en frente de él, con todos los recursos de los que yo disponga. No intentaré matarle, porque estoy en contra de la pena de muerte. Intentaré detenerle, para encarcelarle de por vida. Pero si no se deja, y si no me queda otro remedió, le mataré. Y lo haré en defensa propia. ¿Eso es ser fascista?

Por cierto, que el amable lector de mi blog decía que Con esos mismos argumentos son con los que se captan, enfervorizan y con los que se les lava la cabeza a los que luego son terroristas, hombres bomba, etc.

¿Con qué argumentos? Yo defiendo ir a por los terroristas o, si hace falta, contra los Gobiernos que los protejan y no los quieran entregar. ¿Es lo que han hecho ellos? Estos asesinos han matado indiscriminadamente, que es, además, lo que buscaban.

Y sí, creo en la libertad y en la democracia. Y también creo que la libertad y la democracia hay que defenderlas de los que buscan acabar con ellas. Y la única forma es, a los que buscan hacerlo mediante el asesinato, buscarles, encontrarles, detenerles, juzgarles y meterles de por vida en la cárcel. Pero si, una vez buscados y encontrados, no quieren ser detenidos, y se resisten por todos los medios a su alcance, lo único que se puede hacer con ellos es matarles, porque de lo contrario los muertos seremos nosotros.

Sé que no es políticamente correcto decir las cosas así. Pero es lo que pienso. Aunque por ello para algunos, Fran incluido, ello me convierta en un fascista.

Por cierto, que Fran no propone ninguna alternativa en como luchar y vencer al terrorismo islamista. ¿La tendrá? Espero que sí. De ser así, me gustaría conocerla.

10 comentarios:

  1. No hombre, es que realmente los terroristas no matan indiscriminadamente. Matan a ciudadanos de sociedades occidentales enemigas y que por tanto son responsables de todos sus males.
    Es decir, en el fondo todos nosotros somos terroristas.
    El tan extendido complejo de occidental acomodado, ya sabes.

    ResponderEliminar
  2. Entonces ¿pretendes "matar" a todos los habitantes de los países que albergan terroristas? ¿ hacer la guerra contra el ejercito de esos países? O vas combatirlos de una forma mas selectiva que tienes en mente, no sé, incursiones selectivas, o algo así.

    ResponderEliminar
  3. O nosotros o ellos.

    Solo un Sith es tan extremista

    Obi-Wan Kenobi

    ResponderEliminar
  4. Pero esto es típico de los progres desnortados que nos toca padecer, el arremeter contra ciudadanos cumplidores por diferencias políticas.

    En realidad el argumento es de juzgado de guardia. Lo digo en serio, es para denunciar por difamación porque en realidad parte de la premisa de que eres un fascista. La apariencia es la contraria, de que es la conclusión del argumento. Identifica una cierta conducta (u opinión) evidentemente indiferente de la ideología con el fascismo. Esa identificación es, no menos evidentemente, posterior a tu argumento. Más aún, si hubieras dicho cualquier otra cosa diferente de la consigna políticamente correcta te habría calificado igual, no importa si lo que hubieras dicho fuera contradictorio con la afirmación que comentamos. Por ejemplo, merecería el mismo adjetivo (de hecho lo merece) que te parezca una solución el aislarte de esa gente aunmentando controles en las fronteras.

    En realidad el problema es saber qué quiere esta gente. No me cabe duda de que algunos lo hacen por un odio atroz al sistema occidental de valores, pero otros me da la impresión de que es irresponsabilidad pura y simple. Son ellos, ellos y ellos, digan lo que digan. No importa que compartamos con ellos el 99,9% del modo de vida y manera de ver la realidad en los asuntos corrientes, ya se las ingeniarán para montar argumentos tramposos en el plano político para prevalecer.

    A estos les da igual la realidad de la que supuestamente hablan. La miserable realidad de la lucha política es la que les importa e instrumentalizarán cualquier cosa para situarse moralmente por encima, para autodarse la razón.

    ResponderEliminar
  5. fascista.

    1. adj. Perteneciente o relativo al fascismo.
    2. adj. Partidario de esta doctrina o movimiento social. U. t. c. s.
    3. adj. Excesivamente autoritario.


    Real Academia Española © Todos los derechos reservados

    ResponderEliminar
  6. Al "francista" ese que le den por culo las hordas sarracenas.

    Hasta que no les toca a ellos no se enteran de que van los islamofascistas. Y a veces ni siquiera asi, como la Manjon.

    ResponderEliminar
  7. A toda esta gente que llama fascistas a los demás deberían experimentar el asesinato de algún familiar querido a manos de algún terrorista de estos para ver si opinaba igual. Animo José, opino como tu, si alguien me atiza le atizaré de vuelta y si insiste, provoca y finalmente mata, le mataré. Derecho a la defensa propia, ni más ni menos.

    ResponderEliminar
  8. No te preocupes. A ésta ( http://www.antonioburgos.com/sevilla/sevillanos/1999/05/se053099.html ) también se lo han llamado. Empiezo a creer que, viniendo de algunos, lo de que te llamen fascista es una medalla.

    Mónica

    ResponderEliminar
  9. Creo que no se ve bien el enlace. Lo repito:
    http://www.antonioburgos.com/sevilla/sevillanos/1999/05/se053099.html

    Mónica

    ResponderEliminar
  10. Vaya, que no se ve.
    Pues era Soledad Becerril, la marquesita de Salvatierra que, mientras todos estos progres estaban apuntados al Sindicato Vertical, ya corría delante de los grises y andaba enredando con Joaquín Garrigues. Fascista la llamó un sindicalista. Antonio Burgos le pone las peras al cuarto en mi enlace, ese que no se ve.
    Lo dicho: lo de fascista, una condecoración.

    Mónica

    ResponderEliminar