domingo, 18 de junio de 2017

"Corrupción o comunismo"

Buenísimo artículo de Santiago Navajas en LD. Pero mucho me temo que no, que esa ola Macron que ofrece como solución, o sea, en versión española, Albert Rivera, no se va a llevar a cabo. Spain is different. Ojalá me equivoque.

8 comentarios:

  1. Discrepo. Macron no es otra cosa que la reacción de la oligarquía para frenar cualquier cambió en el sistema de poder existente en Francia.

    De la misma manera que el "loup de Bercy" fue promocionado hasta extremos insultantes cuando Juppé, la otra opción de la enarquía, perdió frente a Fillon; Rivera fue aupado por la oligarquía española cuando hace dos años los escándalos de corrupción laceraban al PP y la criatura creada por éstos, los protofascistas de "we can" dirigidos por el comunista Pablo Manuel Iglesias, no paraban de subir en las encuestas.

    Por otra parte, lo corrupto no es el PP o el PSOE, es el propio Estado de partidos (español, en este caso). Nada que ver entonces con una "democracia".Desde esas primeras votaciones regidas por la Ley electoral franquista (aprobada ya muerto Franco pero igualmente franquista al estar respaldada por la propia legislación del régimen autoritario) sólo se han alternado en el poder facciones de ese propio Estado "social-democratico", los partidos políticos estatales. El primero, la UCD del "reformista" Suárez, antiguo ministro-secretario general del movimiento (franquista). Le siguió el PSOE de Mister X, alias Isidoro, antiguo protegido de la Policía secreta del franquismo apadrinado por el SPD de la partitocracia alemana con la bendición de la CIA y Kissinger. A continuación, vuelta a los orígenes con el PP,heredero de la AP del franquista Fraga. Durante este proceso se consumó la liquidación de la industria española, se inició la concentración financiera, el crecimiento sin freno del Estado de mano de esas instituciones aberrantes que son las comunidades autónomas y se multiplicó significativamente la carga fiscal a soportar por unos ciudadanos/súbditos a los que se negó desde el primer momento la posibilidad de representación política y dotarse de un gobierno con separación de poderes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Macron es a quien han votado democráticamente (sin comillas de ningún tipo) los franceses, en una impresionante votación a doble vuelta. Y le han elegido mandando al cuerno a Le Pen (creo que usted puso una lista aquí de que determinados números la hacían ganadora) y a Melenchon, además de a los partidos clásicos.

      Eliminar
    2. Efectivamente, mi cálculo demostró ser un tremendo error de cálculo.
      Básicamente, sobrestimé enormemente la pulsión de los votantes de Mélenchon y los situados a su izquierda a votar a Le Pen antes que ver al "niño bonito" de la plutocracia francesa en el Elíseo.

      También subestimé significativamente el miedo de los votantes conservadores a la salida del euro de ganar Le Pen.

      Lo cierto es que el poder de los medios de comunicación, que lograron imponer a Macron como único candidato "aceptable", es el más claro ganador de las presidenciales.

      En cambio, en las legislativas, la abstención es el ganadora incontestable.

      Eliminar
  2. Seguidamente, en un contexto financiero internacional favorable para ello, se sentaron las bases de una crisis económica cuyos efectos todavía están lejos de disiparse. Consecuencias amplificadas por la acción gubernamental de dos de los más negados personajes que hayan ocupado el cargo.

    Y todavía algún iluso supone que alguien incapaz de nombrar el título de una obra de Kant como es Rivera (Iglesias sólo logró citar erróneamente una), que es correligionario, en el seno del partido "liberal" europeo, de los sediciosos catalanistas (y vasquistas); va a lograr algo positivo. Como mucho, en su afán "reformista" nos retrotraeremos al equilibrio originario del régimen del 78 para después acabar llegando a una situación análoga a la actual dada la naturaleza corrupta del sistema.

    Algo mejor que con Iglesias, que nos traería la "revolución pentiente" que se lleva aplazado desde que fusilaron a José Antonio.

    No obstante, comparar el currículo de Rivera con el de Macron causa sonrojo. Uno trabajo en La Caixa, el segundo para los Rothschild. Eso dice quizá algo del sistema educativo superior. El francés ha intentado preservar la excelencia en las Escuelas Nacionales, el español contrata a personas como Iglesias como profesores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, es que no se puede comparar los curriculums de los políticos españoles con otros de países como, por ejemplo, Francia o Estados Unidos, eso es evidente. En España hay lo que hay y nada más.

      Eliminar
  3. Reducir la corrupción es simple: reducir el poder de los políticos (reduciendo los impuestos) y... separación de poder Judicial.
    http://etrusk.blogspot.com.es/2012/07/leendo-fahayek.html
    http://etrusk.blogspot.com.es/2013/08/la-constitucion-radical-del-siglo-xxi.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, pero hace falta que alguien lo lleve a la práctica. ¿Quién le pone el cascabel al gato, eh?

      Eliminar
  4. Urge más separar el poder legislativo y el ejecutivo y que los ciudadanos puedan tener representación política, aspectos inexistentes en las partitocracias como España, Italia o Alemania.

    ResponderEliminar