viernes, 16 de junio de 2017

Despiden a un entrenador de fútbol por ganar

El buenismo zapateriano casi no conoce límites. Resulta que han despedido a un entrenador de fútbol de un equipo alevín (niños de 11 y 12 años) por ganar a su rival por 25-0, ya que dicen que dicho resultado humilló a los niños del equipo contrario.

Y eso sucede cuando hay de por medio, supongo, un premio al máximo goleador de la competición. Pero independientemente de lo anterior lo que es incomprensible es que se penalice ganar, sea por el marcador que sea. Si no quieren tanteadores de ese calibre lo que hay que hacer es cambiar las normas y, por ejemplo, hacer que un partido finalice cuando haya una diferencia de diez goles.

Lo contrario, intentar que no se produzcan estas goleadas por otras vías, es simplemente adulterar la competición. Y, lo que es peor, enseñar a los niños que no pasa nada por jugar mal (o que no pasa todo lo que debería pasar). Pues sí pasa.

En mis tiempos jóvenes jugué fútbol, voleibol, tenis, ping-pong y ajedrez. A veces machaqué y a veces me machacaron. Pero aprendí a dar lo mejor de mí en ambas situaciones. Y a no burlarme del rival en la primera ni a perder mi autoestima en la segunda. Lo que nunca hubiera aceptado, por supuesto, es que el rival no diera lo mejor de sí por compadecerse de mí. Supongo que eran otros tiempos.

4 comentarios:

  1. Por desgracia, creo que es un ejemplo más de cómo estamos malcriando a las próximas generaciones. A este ritmo, distopías, como la plasmada de el cortometraje 2081, serían aceptables al haberse sacralizado el aborrecer las diferencias a fin de lograr la "igualdad".

    Le dejo enlace del corto:

    2081: todos seremos iguales

    https://m.youtube.com/watch?v=Wnz1OOD61LU

    ResponderEliminar
  2. Como el anterior vídeo resultaba un poco deprimente le dejó también uno cómico que parodia la "educación progresista" (acéptese el oxímoron)

    https://m.youtube.com/watch?v=qCB9Zz2bMJs&feature=youtu.be

    Al fin y al cabo, ambos traducen el mismo principio. El culpable es el que destaca.

    ResponderEliminar
  3. ya decia Gila, que gane un partido cada uno

    ResponderEliminar
  4. Quién no quiera perder, que salga a correr solo por el bosque.

    Cosas como ésta desaniman al que gana y también al que pierde.

    ResponderEliminar