jueves, 8 de junio de 2017

¡Plas, plas, plas!

Hay veces que estoy en total desacuerdo con Santiago Navajas. No es el caso de su extraordinario texto La traición del alcalde de Londres, con el que estoy de acuerdo de principio a fin. ¡Plas, plas, plas!

1 comentario:

  1. Ergo entiendo que también considera como ejemplar a un personaje como Bertrand Russell.

    ResponderEliminar