lunes, 19 de junio de 2017

Llamas

A uno se le encoge el corazón antes las decenas de personas que han perdido la vida últimamente a causa de dos incendios, ya en un edificio en Londres, ya en un bosque portugués. Lo único que se puede hacer desde el Estado es apoyar incondicionalmente a las víctimas y sus familiares, así como investigar judicialmente las causas, para, si hubiera responsables por negligencia, que paguen por ello, y sobre todo aprender de los errores pasados y no volver a cometerlos en el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario