viernes, 16 de junio de 2017

Que no, que no, que la cosa no va por ahí

Nos cuenta El Mundo, muy sesudamente, que el plan de Sánchez contra Rajoy encalla en unas horas por el hecho de que él quería un tripartido socialista-podemista-ciudadanista y va a ser imposible porque Rivera e Iglesias no se entienden.

Que no, que esas son maniobras de distracción. Todo eso ya es sabido desde la investidura fallida de Sánchez. Lo que está en juego es más profundo. Pero claro, hay que teatralizar un poco primero. La verdadera función discurre, creo que ya lo debe estar haciendo, detrás del telón, como discurrió ya antes (cuando todo estaba ya listo en secreto y se frustró únicamente por el golpe de mano socialista contra Sánchez). Y solamente se mostrará en el escenario cuando todo esté atado y bien atado. Con podemistas y nacionalistas, por supuesto. Al tiempo.

2 comentarios:

  1. LLegado el caso la suma de 85 psoe + 71 podemos+9 erc +2 bildu da 167 que ni es mayoria absoluta 166 ni supera la suma de 137 pp y 32 ciudadanos en total 169.
    Lo unico que puede pasar es que siga el trasvase de votos del psoe a podemos y que ciudadanos quite escaños al pp pero las fuerzas de los bloques no variaran.
    Para cambiar la constitucion y hacer una españa federal asimetrica con capital en barcelona , la cosa no da.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si a esos números les sumamos los diputados del PNV y de Convergencia, dan como 180. Y esos partidos apoyarían a Sánchez a cambio de suculentas concesiones económicas (como ha hecho, por ejemplo, el PNV con los Presupuestos). Además de que para ellos cuanto más débil sea el Gobierno mejor. Por otro lado, ese pacto era el que iba a salir adelante cuando en el PSOE se cargaron a Sánchez en el famoso golpe de timón a cambio de que el PP no forzara nuevas elecciones, sin líder socialista. LO único que hace falta ahora es buscar la ocasión propicia de revitalizarlo. ¿Otoño?

      Eliminar