domingo, 20 de marzo de 2011

Aznar, un ídolo con pies de barro

Ahora que en determinados círculos se admira sin límites al ídolo Aznar, habrá que recordar que durante su etapa de gobierno tuvo en algunos aspectos los pies de barro.

Apoyos nacionalistas.
En 1996 Aznar consiguió la investidura como Presidente de Gobierno con el apoyo de PNV, CiU y CC, apoyo que, por supuesto, no fue gratis.

Ley del aborto.
Aznar mantuvo la ley del aborto de 1985, a pesar de que pudo derogarla o reformarla durante su segunda legislatura, en la que contó con mayoría absoluta.

Relaciones con los palestinos.
Las relaciones entre Aznar y Arafat fueron de aliados durante todo el tiempo que estuvo como Presidente de Gobierno, e intentó mantenerse equidistante entre la ANP e Israel.

Relaciones exteriores en general.
En su segunda etapa de gobierno, mantuvo un apoyo incondicional a Estados Unidos, que indudablemente tuvo sus virtudes, pero con el enorme e insalvable defecto de que no supo convencer a la ciudadanía española de dichas virtudes, y evidentemente en democracia no se puede gobernar contra la voluntad de los gobernados. Además, en ningún momento supo poner a España como un país europeo verdaderamente influyente, al nivel de, por ejemplo, Francia, Alemania o Gran Bretaña.

Hace un par de años le llamé estadista, y me equivoqué. Ni lo fue (fue un buen gobernante, sin duda, pero solo eso), ni lo es (es, también sin duda, un muy buen teórico de la política, pero nada más, porque lo que hizo no avala lo que dice).

Es evidente que Aznar fue muchísimo mejor Presidente de Gobierno que el actual que padece España, pero tampoco es como para caer rendidos de admiración a sus pies... de barro.

2 comentarios:

  1. José García Palacios, si que está un poco pasaete ya el Aznar, como para dejarlo en el pasado.
    Y tuvo sus sombras, desde luego, incluso en sus mejores momentos.
    Ahora a soportar todavía al Iluminado y a esperar que el ansiado relevo sea para mejor.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Creo que fué, en líneas generales, buen presidente. Aunque pudo hacer mucho más de lo que emprendió. Su sucesor al frente del PP ahora es una completa inanidad. Este PP de ahora es una ejemplar mierda por la que no pienso votar, dan pena de lo cobardes y tontos que son. Hace mucha falta otra Derecha en España, con coraje, decisión y firmeza en grandes cantidades. Aznar 7, este nuevo PP 3.

    ResponderEliminar